Las firmas de moda andaluzas cambian de sexo para seguir creciendo tras la pandemia
  1. España
  2. Andalucía
FABRICARÁN ROPA PARA MUJERES

Las firmas de moda andaluzas cambian de sexo para seguir creciendo tras la pandemia

Álvaro Moreno estudia crear su línea de ropa femenina, siguiendo los pasos de Scalpers, Silbon e incluso el gigante infantil Mayoral, en un buen año de aumento del consumo

Foto: Tienda de Scalpers para hombres.
Tienda de Scalpers para hombres.

La pandemia —y más concretamente los meses de confinamiento— supuso un duro golpe para las empresas españolas de textil y moda el pasado año, pero muchas aprovecharon ese tiempo para sentarse a planificar su futuro y tomar decisiones estratégicas. Es lo que han hecho alguna de las principales marcas de moda andaluzas en estos meses, con apuestas de gran calado y en un momento de mucho movimiento en esta industria.

La última ha sido toda una sorpresa en el sector. La histórica firma malagueña de ropa infantil Mayoral, que cumple este año su 80 aniversario, ha firmado recientemente la compra de la empresa Boston, enfocada en el sector masculino, así como una participación mayoritaria de Hug & Clau, dedicada a la moda femenina.

Foto: Foto de archivo de una tienda de Boston.

Mayoral es un enorme grupo empresarial compuesto por diferentes sociedades dedicadas al diseño, fabricación, comercialización y distribución de moda infantil en más de 100 países. Lo ha logrado a través de una red de 22 compañías comerciales en el exterior, 250 agentes comerciales, 275 tiendas Mayoral y más de 10.000 puntos de venta multimarca repartidos por todo el mundo.

Mayoral cerró el pasado año con una facturación de 315 millones de euros, tras una caída en el año covid del 13,7%. La empresa que preside el empresario Rafael Domínguez de Gor (accionista de MásMóvil y Unicaja, entre otras) vende el 75% de sus productos en el extranjero, donde tiene 22 filiales comerciales. Asimismo, Mayoral desarrolla su venta 'online' en 20 mercados europeos más Estados Unidos y México. Mayoral estima facturar 320 millones de euros en 2021.

En España, Mayoral emplea a unas 1.200 personas, a las que suma otros 300 trabajadores en distintas oficinas internacionales. Así pues, su capacidad de penetración en el mercado de la moda femenina puede ser muy importante en los próximos años aprovechando su red.

Foto: Foto: Reuters.

La empresa señala que para acelerar el desarrollo de estas firmas que ha comprado pondrá el foco en el “reposicionamiento de sus marcas a través de la redefinición de las colecciones, imagen, concepto de tienda y presencia digital. La aceleración y expansión geográfica vendrán marcadas por una estrategia multicanal dirigida a la mujer y al hombre de las nuevas generaciones”.

Scalpers Woman

También otras empresas andaluzas mucho más jóvenes y que nacieron con clara vocación por la moda masculina han apostado recientemente por ampliar su clientela y entrar en la moda femenina.

Es el caso de Scalpers, la firma fundada en Sevilla en 2007 a raíz de una tienda de corbatas. La firma, que sigue dirigiendo uno de sus socios fundadores, Borja Vázquez, prevé facturar este año en torno a los 95 millones de euros, tras un crecimiento de cerca del 30% que le permitirá superar las cifras previas a la pandemia.

Scalpers Woman ya supone entre el 16% y el 18% de su cifra de negocio

La compañía tomó la decisión de crear su línea de moda femenina, Scalpers Woman, hace ya tres años, antes de la llegada del coronavirus, si bien ahora es cuando está empezando a notar su empuje. De hecho, ya supone entre un 16% y un 18% de la cifra de negocio. Además, no es el único nicho de mercado en el que ha entrado, ya que también ha abierto una línea de moda infantil, Scalpers Kids, que supone en torno al 8% de la facturación.

Aunque la marca de mujer comenzó distribuyéndose en las tiendas de Scalpers, ya ha ido creando su propia red. El año pasado, la compañía abrió ocho nuevos establecimientos y sus primeros córneres en El Corte Inglés dedicados a esta línea.

Foto: El Ganso compite con firmas como Scalpers o Massimo Dutti.

Scalpers opera en el mercado global con 229 puntos de venta, incluyendo tiendas propias y córneres en El Corte Inglés y Palacio de Hierro en México.

Silbon Woman

La otra conocida empresa andaluza de moda en expansión que también se ha incorporado recientemente al mundo de la ropa femenina es Silbon, que el pasado año también sufrió el golpe de la pandemia y facturó 12 millones de euros, si bien en el primer semestre de este año han crecido un 57% sus ventas —hasta los 7,4 millones de euros— gracias a ese aumento del consumo y del crecimiento del canal 'online' (un 11% más).

Silbon nació en 2010 en Córdoba de la mano de Rafael Díaz y Pablo López como marca de moda masculina. La empresa cuenta con una red de 30 puntos de venta en España, entre los que se incluyen, además del canal digital, las tiendas dedicadas en exclusiva a la marca y los córneres en centros de El Corte Inglés.

A nivel nacional, dentro de su plan de apertura de tiendas físicas, la compañía ha abierto este año en Cádiz y Salamanca y tiene previsto reforzar su presencia en ciudades demandantes y en las que todavía no cuenta con establecimientos físicos. A nivel internacional, Silbon ha abierto recientemente tienda en París y ahora ha puesto su punto de mira en Lisboa.

“Una decisión que hemos tomado tras constatar que cada día son más las mujeres que usan prendas de la colección masculina”

Hace un par de semanas, la empresa presentó en su 'flagship store' de Madrid, situado en la calle Lagasca del barrio de Salamanca, su colección Silbon Woman, junto a la diseñadora cordobesa Lourdes Montes, con la que prevé estrechar la colaboración próximamente.

La colección otoño/invierno Woman ya se puede adquirir a través de la plataforma 'online' y en las 'flagships stores' de Madrid, Córdoba y Sevilla. “Una decisión que hemos tomado tras constatar que cada día son más las mujeres que usan más prendas de nuestra colección masculina”, ha asegurado Pablo López, quien ha añadido que “son ellas mismas las que durante todos estos años nos han reclamado una línea especialmente pensada para la mujer”.

Foto: Manifestación de #LunarOff. (EFE)

Esta tendencia ascendente llevó a la marca a lanzar el pasado mes de enero, a modo de prueba/error, la primera línea de sudaderas unisex, con excelente reacción por parte del 'target' femenino.

Álvaro Moreno

A estas tres empresas andaluzas —Mayoral, Scalpers y Silbon—, que ya han apostado por incluir la moda femenina en su 'portfolio', se podría unir próximamente la firma sevillana Álvaro Moreno, que está “dándole una vuelta muy profunda” a esa idea, según reconocen desde la compañía a El Confidencial.

La firma, con sede en la localidad sevillana de Osuna, suma ya 50 puntos de venta en toda España —a los que muy pronto se unirá otro en San Fernando— entre tiendas propias, presencia en centros comerciales y 'outlets' y la venta 'online', además de contar con un club de fidelización de más de 150.000 personas.

Foto:

Álvaro Moreno ha creado una marca reconocida en toda España que nació en la tienda que tenía su padre, Antonio Moreno, en Osuna y en la que empezó a trabajar a los 13 años. En el año 2005, con 21 años, Moreno apostó por la ropa de hombre y desde la creación de la firma ese mismo año las cifras de la empresa no han parado de multiplicarse, que facturó en 2019 más de 53 millones de euros.

Hace dos años, anunció una importante inversión para triplicar su sede, situada a los pies de la carretera A-92 en Osuna, de donde son 200 de sus 659 empleados. Igualmente, ha reforzado su 'e-commerce', algo que ha contado con la aceptación de los clientes, puesto que el porcentaje de la venta 'online' supera ya el 36% del total.

Todos estos movimientos coinciden con los que están dando muchas empresas del sector comercial y de la moda para aunar proyectos. De hecho, El Corte Inglés ha tenido contactos con Scalpers y Álvaro Moreno, entre otras marcas, para crear un gigante que incluya algunas de las marcas jóvenes con más capacidad de crecimiento y de penetración entre los nuevos públicos.

Ropa
El redactor recomienda