El sector de la moda flamenca pide ayuda tras su segundo año negro
  1. España
  2. Andalucía
Semana de la Feria de Abril de Sevilla

El sector de la moda flamenca pide ayuda tras su segundo año negro

La falta de fiestas y romerías hunde una industria textil muy atomizada y artesana que emplea a miles de autónomos y micropymes por toda Andalucía

placeholder Foto: Manifestación de #LunarOff. (EFE)
Manifestación de #LunarOff. (EFE)

Una de las imágenes que se asocia en todo el mundo con España es el de una mujer vestida de flamenca, una estampa que hace años se vinculaba a un traje regional más o menos anticuado, pero que en estos momentos es un sector prestigioso que marca tendencia en otros ámbitos de la moda nacional e internacional.

El sector vivió el pasado año una hecatombe de la que aún no se ha repuesto. El primer trimestre del año es la temporada alta de esta industria, el momento en el que se producen y venden la inmensa mayoría de los miles de trajes que se lucen en las fiestas de toda Andalucía, empezando por la Feria de Abril de Sevilla y terminando por las múltiples fiestas y romerías que se producen hasta final de verano.

El pasado año, con la mayor parte de la inversión realizada y la producción fabricada, España entró en estado de alarma el 15 de marzo y los trajes quedaron colgados y sin vender en cientos de negocios, provocando la quiebra de muchas familias, ya que buena parte de la producción es artesanal y por micropymes o autónomos.

Foto: Foto: Asociación SOS Souvenirs.

Muchos de estos pequeños empresarios confiaban en que esta primavera 2021 se pudiera dar salida a todos esos 'stocks', porque el anuncio de la vacuna en Navidad hizo albergar esperanzas de que este año se pudieran producir muchas de estas fiestas populares, pero la dura realidad se ha impuesto a los deseos y las fiestas se han anulado.

Esta semana se debían celebrar dos eventos multitudinarios: la Feria de Abril de Sevilla y la romería de la Virgen de la Cabeza en Andújar (Jaén), que suelen congregar cada uno a medio millón de personas, la mayoría de las mujeres vestidas de flamencas. Son solo las primeras cancelaciones de otras muchas festividades que no se van a realizar, incluso en verano.

Esto ha llevado a la ruina a un sector que se ha aglutinado en los últimos meses en torno a una plataforma denominada #LunarOff, que ya en octubre protagonizó una espectacular manifestación de flamencas vestidas de luto que caminaron por las calles de Sevilla hasta el Palacio de San Telmo, sede de la Junta de Andalucía.

placeholder Manifestación de #LunarOff. (Cedida)
Manifestación de #LunarOff. (Cedida)

El sector pide ayudas directas y rebaja del IVA o exoneración de impuestos, entre otras cosas. Pero el principal problema al que se enfrentan es que no existen cifras oficiales del sector, cuántos empleos generan, cuánto dinero mueve, qué repercusión tiene en la economía regional.

Una mayoría de los talleres son artesanales, compuesto por dos o tres personas, muchas de las cuales se dan de alta como autónomos unos meses mientras que otras muchas se mantienen en la economía sumergida. Lo que antiguamente era una forma de ganar un dinero extra para muchas madres que hacían trajes de flamenca para sus conocidas se ha convertido en una industria muy atomizada en la que es difícil encontrar datos oficiales.

De eso se queja amargamente la modelo y empresaria Raquel Revuelta, que desde hace 26 años organiza la feria más importante de este sector, Simof (Salón internacional de la moda flamenca) con su empresa DobleErre y con el Ayuntamiento de Sevilla. Su última edición se celebró el mes de febrero del pasado año y sus cifras dan idea de lo que mueve. El Palacio de Congresos de Sevilla recibió esos días más de 72.000 visitantes, con un incremento del 42% de los extranjeros, para ver los desfiles y pabellones de más de 50 firmas de moda flamenca que ocuparon 7.000 metros cuadrados.

placeholder Desfile en la última edición de Simof.
Desfile en la última edición de Simof.

Además, en esos días de Simof se celebraron más de 42 desfiles. Es precisamente esa rama de actividad de la moda flamenca una de las que también ha crecido de manera exponencial en los últimos años, con numerosos eventos especializados como 'We Love Flamenco' en Sevilla, la Pasarela Flamenca de Jerez, Fimaf en Málaga o Andújar Flamenca en Jaén, entre otros muchos.

Para Revuelta, “es fundamental que se haga un estudio serio del sector que ponga en valor lo que significamos y lo que aportamos como industria cultural a la economía de la región”. Algo parecido reclama Pablo Retamero, de la plataforma #LunarOff, que estima en unos 200 millones las pérdidas del sector desde el pasado año, así como un número superior a las 25.000 personas en paro de varios cientos de empresas y subsectores (diseñadores, costureros, flecos, complementos, mantones, zapatos, pendientes, etc.).

“Es fundamental que se haga un estudio serio del sector que ponga en valor lo que significamos y lo que aportamos como industria”

“Mi empresa es pequeña y tengo a 10 personas en talleres y 5 en tienda, pero hay empresas que tienen a cientos de empleados que están en ERTE o directamente han cerrado”, explica Retamero. Es el caso de firmas como Ajolí, Yolanda, Molina, Aires de Feria, que facturan cada año miles de trajes, con una producción más industrial.

Y es que la red de micropymes y autónomos de la moda flamenca convive con grandes empresas que llevan, en algunos casos más de 50 años. Algunas de ellas son las que se atreven a la exportación, con gran éxito en algunos casos, de la mano de la agencia andaluza de promoción exterior de la Junta de Andalucía, Extenda, que apoya misiones comerciales en países en los que existe interés y potencial de ventas. Fuera de España, Japón y China se llevan la palma en cuanto a ventas de moda flamenca, aunque hay otros países europeos como Francia e Italia donde también se exporta.

placeholder Catálogo de moda flamenca de Extenda para Japón.
Catálogo de moda flamenca de Extenda para Japón.

El pasado año, Extenda organizó durante Simof una misión inversa en la que trajo a 8 agentes y compradores de EEUU, Japón, Italia, China y Rusia que generaron 184 entrevistas de negocios.

La diversidad de formas de emprendimiento en torno a la moda flamenca es enorme. En el mismo espacio conviven autónomos y micropymes con grandes empresas, y diseñadores de alta costura con fabricación industrial, lo que lleva a la coexistencia de varias asociaciones diferentes.

Otra de ellas es Mof&Art, la Asociación de Diseñadores de Moda y Artesanía Flamenca de Andalucía, que lidera una veterana del sector, Pilar Vera, y que aglutina a esa parte del sector más sofisticada. Su entidad ha organizado junto al Ayuntamiento de Sevilla, Qlamenco y #LunarOff un mercadillo especializado de moda flamenca que cuenta con 35 expositores en la Plaza Nueva de la ciudad, frente al Ayuntamiento, y que está permitiendo a muchos negocios dar salida a los productos que aún guardaban desde el pasado año.

placeholder Mercado de moda flamenca frente al Ayuntamiento de Sevilla. (J. L. Losa)
Mercado de moda flamenca frente al Ayuntamiento de Sevilla. (J. L. Losa)

Desde trajes hasta complementos de lo más variado: flores, mantones, joyería, castañuelas, peinetas, peinas, abanicos, mascarillas e incluso camisas o camisetas que adoptan las formas flamencas, este mercadillo ofrece artículos que reflejan la diversidad de la moda flamenca y del trabajo de la costura y la artesanía.

Pilar Vera también lamenta esa falta de datos oficiales sobre el volumen sector, pero es capaz de hacer unos “números caseros”: “En Sevilla capital y alrededores vive un millón de personas, de los que la mitad son mujeres, y que cada una de ellas se compra un traje de flamenca al año como media (hay quien se compra dos y habrá quien no se compra ninguno). Eso ya hace medio millón de trajes anuales solo en esta ciudad…”. El precio de un traje de flamenca puede variar mucho en función de todo lo comentado, si bien puede situarse entre los 300 y los 1.000 euros, a lo que hay que añadir todos los accesorios y complementos.

Existe una moda flamenca que cada año se actualiza en función de las tendencias, y que exhiben muchas pasarelas

Existe una moda flamenca que cada año se actualiza en función de las tendencias, y que muchas pasarelas exhiben para marcar el ritmo de lo que 'se va a llevar'. Por otra parte, existen diversos géneros de moda flamenca, como el de las ferias o el de las romerías, que también mueven a millones de mujeres peregrinas ataviadas con trajes flamencos.

También es cada vez más numerosa la producción tanto en España como fuera de 'moda de inspiración flamenca', que es rechazado por los más puristas, pero es considerado por los más vanguardistas como símbolo del atractivo de este sector. Diseñadores de fama mundial se atreven a incorporar a sus trajes elementos claramente inspirados en este sector. Un buen ejemplo de ello, lo exhibió la actriz Ángela Molina al recoger su Premio Goya con un traje de Armani de este estilo.

placeholder Ángela Molina en la gala de los Goya 2021. (Reuters)
Ángela Molina en la gala de los Goya 2021. (Reuters)

Esa apertura también la defiende Francisco Valderrama, director de EESDM, el Centro de Enseñanzas Artísticas Superiores de Diseño, que ofrece en Sevilla un título propio dentro de su Cátedra Internacional de Moda Flamenca, y que en los dos últimos años ha recibido más de 200 alumnos extranjeros.

A pesar de esa diversidad de estilos o de planteamientos empresariales, en lo que todos coinciden es la situación de agonía de un sector en ruina tras dos años sin ventas. Algunos están reorientando sus negocios y se han puesto a producir desde pijamas a trajes de baño o incluso 'mascarillas flamencas'.

Este jueves, los representantes de esta plataforma se reunieron con la consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Patricia del Pozo, para trasladarle la desesperación del sector, que ni siquiera existe oficialmente. Precisamente, una de las reclamaciones que le hicieron llegar a la responsable autonómica fue la necesidad de creación de un epígrafe concreto de la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE) del Gobierno central que recoja el diseño de moda flamenca, al igual que sí lo hay para la moda fallera o para el arte sacro. Actualmente, estos autónomos o empresarios se dispersan a través de 18 epígrafes distintos.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Moda Internacional Primavera Málaga IVA Economía sumergida
El redactor recomienda