las claves del pequeño gigante de moda infantil

Mayoral: cómo vender el doble de ropa infantil y ganar 15 veces más que en 2008

La textil malagueña que controla la familia Domínguez logra un envidiable margen neto del 17% sobre ventas, hasta 58,2 millones: reinversión e internacionalización son sus pilares

Foto: Rafael Domínguez de Gor, presidente de Indumenta Pueri. (Álex Zea)
Rafael Domínguez de Gor, presidente de Indumenta Pueri. (Álex Zea)

Mayoral se ha hecho su propio traje a medida para sortear la crisis económica sin que se le note una sola arruga. Y para exprimir ahora todo el jugo de la recuperación económica. La firma de moda infantil controlada por la familia malagueña Domínguez, con el ingeniero Rafael Domínguez de Gor aún a la cabeza tras ocho décadas de vida a sus espaldas, ha logrado duplicar ventas y ganar 15 veces más en 2016 respecto a 2008. Indumenta Pueri, la matriz del grupo que incluye la actividad de moda infantil y las inversiones financieras de la familia, facturó 352 millones y ganó 58,2 millones (casi un 17% de margen neto) en 2016. ¿Cómo lo ha logrado?

Pese a que la empresa prefiere no comentar sus números a El Confidencial, los balances hablan por sí solos. Primero, Mayoral aprovechó la recesión en España para lanzarse decididamente al mercado internacional. Ha incidido así con fuerza en la senda iniciada en la década de los años noventa del siglo pasado, cuando comenzó su salto exterior ante la crisis de natalidad en nuestro país. Desde final de 2008 y hasta final del pasado 2017, la compañía con sede en Málaga ha abierto nueve filiales en el exterior (India, Colombia, Ucrania, EEUU, Rumanía, Kazajistán, Reino Unido, Perú y Bulgaria).

Como consecuencia, opera ya en 19 países extranjeros con filiales propias y la facturación internacional se ha triplicado hasta 224 millones en 2016 (último año del que hay cuentas disponibles), desde 81 millones ocho años antes. El negocio en nuestro país muestra el efecto de la crisis, pero también de un mercado maduro, ya que los ingresos se sitúan en 108 millones, 30 millones más que en 2008. Además, crecen muy lentamente: cuatro millones más en ese último ejercicio con cifras respecto a 2015. Muy al contrario, el negocio exterior creció un 12% solo en 2016, hasta esos 224 millones que representan dos tercios de las ventas. Una red de 100 agentes —que le permiten estar presentes en otros 80 países en los que no cuenta con filial propia— completa esta ambiciosa apuesta global.

En segundo lugar, la empresa ha mantenido a raya su volumen de deuda mediante la reinversión de sus beneficios y el modesto reparto de dividendos. El pasivo bancario asciende a solo 32 millones, desde los 5,2 millones de 2008. Precisamente "la renuncia a la financiación bancaria" fue uno de los méritos que la escuela de negocios IESE destacó para sustentar la concesión a Mayoral en 2015 de su Premio a la Excelencia Industrial. Domínguez de Gor estudió ingeniería en la Politécnica de Barcelona y comenzó a trabajar en el sector textil en Tarrasa.

Dividendo modesto

IESE ponía el acento igualmente en otro aspecto clave, "la reinversión constante de los beneficios". Solo de esa forma se ha podido crear un pequeño pero robusto gigante del sector textil con un patrimonio neto de 570 millones, de los que 507 millones son fondos propios. Ocho años antes, ese patrimonio era de 167 millones. Es decir, se han multiplicado por más de tres. Algo que se entiende mejor si se tiene en cuenta que de los 58,2 millones de resultado neto en 2016, la familia Domínguez solo ha repartido como dividendo cinco millones: el resto, a reservas. Un año antes, sobre ganancias de 54,3 millones, entregó a sus dueños 4,5 millones.

Junto a todo ello, la empresa especializada en ropa y calzado para niños de cero a 16 años ha apostado por invertir a largo plazo en participaciones empresariales, sobre todo en bolsa. Así, los 30 millones que se contabilizaban en 2008 como instrumentos de patrimonio se han multiplicado por 13,5 veces, hasta los 407 millones ocho años más tarde. La recuperación del parqué ha tenido su papel y ha complementado así la estrategia de prudencia en el reparto de beneficios.

Solo en 2016, Indumenta Pueri se anotó 38 millones por la variación positiva de sus activos financieros disponibles para la venta. La matriz de Mayoral está presente a día de hoy en nueve sociedades cotizadas españolas (Adolfo Domínguez, MásMóvil, CAF, Miquel y Costas, Renta 4, Azkoyen, Laboratorios Rovi, Adveo y Barón de Ley) y en otras firmas extranjeras en bolsa en Portugal, Italia o Irlanda.

Está presente en nueve cotizadas españolas de forma relevante, varias en otros países de la UE, y se anotó 38 millones en 2016 por su revalorización

La perspectiva de crecimiento sigue inalterable, ya que según el portal moda.es, la compañía prevé facturar este 2018 hasta 365 millones solo en la rama textil (aportó 333 millones de los 352 millones totales en 2016) tras cerrar 2017 con 1.250 empleados, el doble que a finales de 2008. Casi se duplicó igualmente en esos ocho años el sueldo del consejo de administración, compuesto por 12 miembros de las distintas ramas familiares tras cuatro generaciones de singladura: de 400.000 euros a 735.000 en 2016.

Con esta fortaleza financiera, y con estas perspectivas de crecimiento, se explica que Domínguez de Gor haya regresado a Intelhorce, ya no como empleado sino como propietario. Es decir, que la histórica fábrica textil malagueña en la que el presidente de Mayoral trabajó al regresar a la Costa del Sol desde Cataluña ha sido adquirida ahora por el grupo para levantar sobre ella un nuevo macrocentro de distribución de 155.000 metros. Invierte en este proyecto 70 millones y abrirá el próximo año, lo que dará nueva vida al gigante caído en 2004.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios