Andalucía busca alternativas al programa del A400M en la industria militar y el espacio
  1. España
  2. Andalucía
Airbus

Andalucía busca alternativas al programa del A400M en la industria militar y el espacio

España recibe el décimo de los 27 aparatos contratados mientras sopesa cancelar 13, lo que adelantaría el cierre de la FAL en Sevilla, sin tener nuevos contratos a la vista

placeholder Foto: Un avión A400M en Sevilla. (Airbus)
Un avión A400M en Sevilla. (Airbus)

El Ministerio de Defensa de España recibió esta pasada semana en Sevilla el décimo avión de transporte militar europeo de Airbus, el A400M, que llevó hasta Zaragoza, donde tiene su base el Ala 31 del Ejército del Aire que opera estas aeronaves.

Ese aparato es también el número 100 de todos los producidos en la línea de ensamblaje final (FAL) que Airbus construyó en el aeropuerto de Sevilla hace 15 años para dar cabida a este programa del gigante europeo, que ha supuesto una inversión superior a los 30.000 millones de euros.

Hasta la fecha, el país que más aviones ha recibido es Alemania, 36 (de un total de 53 pedidas); seguido de Reino Unido, 20 (22); Francia, 18 (50); España, 10 (27); Turquía, 9 (10); Malasia, 4 (4); Bélgica, 2 (7); y Luxemburgo, 1 (1).

El A400M ha alcanzado también el hito de las 100.000 horas de vuelo desempeñando misiones en todo el mundo para sus ocho naciones clientes y demostrando su enorme capacidad, especialmente en el uso intensivo que ha tenido durante la pandemia, con misiones de emergencia y de cooperación relacionados con el covid.

placeholder Un avión de carga Airbus A400M. (EFE)
Un avión de carga Airbus A400M. (EFE)

Sin embargo, el avión, cuyo precio se sitúa en torno a los 200 millones de euros cada unidad, no ha tenido el éxito esperado en cuanto a ventas y, a día de hoy, este programa tiene fecha de finalización. Inicialmente, debía terminar su producción en el año 2025, si bien Airbus y los seis países clientes del A400M –Alemania, Francia, Reino Unido, España, Turquía, Bélgica y Luxemburgo– acordaron hace año y medio que se mantendría la producción hasta el año 2030 a cambio de ralentizar su producción.

Así, la cadencia de entregas anual ha ido bajando. La planta del aeropuerto sevillano de San Pablo tiene capacidad para producir hasta 40 aviones cada año, pero lo cierto es que ha pasado de los 20 aparatos entregados en el año 2017 a los 8 que ensamblará este año, lo que también ha supuesto un recorte de personal en esta emblemática factoría.

Pero la ralentización de las entregas para alargar la producción hasta 2030 no es la única amenaza que teme el sector aeronáutico andaluz, muy dependiente de la rama militar de Airbus, que supone el 86% de sus contratos. El Gobierno español lleva varios años advirtiendo que no necesita los 27 aviones A400M contratados y que quiere vender 13 (se quedaría con los 10 ya recibidos y otros 4 más). El problema al que se enfrenta es que no consigue encontrar compradores.

Foto: Foto: EC.

Por ello, no se descarta que el Ministerio de Defensa cancele pedidos, a pesar de las consecuencias que tendría tanto en forma de penalizaciones (que están recogidas en el contrato con Airbus) como en el adelanto de la finalización del programa en Sevilla.

Esa posibilidad y el futuro del sector son algunos de los temas comentados esta semana en la quinta edición de Aerospace and Defense Meetings-ADM Sevilla 2021, el mayor evento de negocios del sector aeroespacial de España y uno de los principales de Europa. Este encuentro se celebra cada dos años en la capital andaluza desde 2012, pero el pasado año fue aplazado por la pandemia. Este año, se ha realizado de forma semipresencial y el próximo año volverá a celebrarse en su formato habitual.

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, abrió esta cumbre, que ha estado organizada por la agencia pública de promoción exterior Extenda, y por la empresa francesa BCI Aerospace, especialista en reuniones internacionales del sector aeronáutico, además de contar como patrocinador principal con Airbus, el mayor fabricante europeo, y con los tres fabricantes de primer nivel (Tier1) de aeroestructuras de España, Alestis, Aernova y Aciturri; así como de Ansys, empresa norteamericana de ingeniería dedicada al desarrollo de 'software' de simulación.

placeholder El secretario general de Airbus y el presidente de la Junta de Andalucía.
El secretario general de Airbus y el presidente de la Junta de Andalucía.

El presidente andaluz anunció que el Ejecutivo autonómico aprobará el próximo mes una convocatoria de ayudas que inyectarán 15 millones para los sectores aeroespacial y naval y con las que se intenta “ayudarles a resistir estos meses críticos que han atravesado como consecuencia de la pandemia y a prepararse de cara al futuro”.

Moreno recordó que la industria auxiliar andaluza es la segunda de España, con 140 empresas que generan más de 15.000 empleos directos y contribuye a que Andalucía sea la segunda comunidad más exportadora, ya que acapara cuatro de cada diez euros de las ventas naciones.

Además, tanto el presidente andaluz como el secretario general de Airbus, Jorge Caro; el presidente de TEDAE (Asociación Española de Tecnologías de Defensa, Seguridad, Aeronáutica y Espacio), Ricardo Martí Fluxá; y otros participantes, destacaron la importancia de los fondos europeos Next Generation para la recuperación del sector.

Airbus anunció en un comunicado las buenas previsiones de crecimiento de la producción de su avión estrella, el A320

Jorge Caro reconoció que las previsiones de la compañía pasan por una recuperación del sector de los “aviones de un pasillo” (los de corto recorrido) para 2023 y los de dos pasillos (largo recorrido) para 2025. Paralelamente, la compañía anunció en un comunicado las buenas previsiones de crecimiento de la producción de su avión estrella, el A320, durante los próximos cuatro años. En concreto, en la familia A320, Airbus confirma una cadencia de producción media de 45 aviones al mes en el cuarto trimestre de 2021 y pide a los proveedores que se preparen para llegar a 75 para 2025.

Este anuncio ha disparado las acciones de Airbus en bolsa y también ha tranquilizado a la industria auxiliar y a empleados, que siguen pendientes de los recortes que el gigante europeo anunció el pasado otoño, y que en Andalucía pasa por el cierre de la planta de Puerto Real, una de las cuatro de esta región.

Foto: Avión de Airbus.

Airbus cuenta con cuatro plantas en Andalucía, dos de ellas en Sevilla (San Pablo y Tablada), centradas en la rama militar, cuyo máximo exponente es la línea de ensamblaje final del avión de transporte militar europeo A400M. Actualmente, trabajan en estas factorías unos 4.600 empleados, 2.600 puestos directos y 2.000 de subcontratas.

Además, en Cádiz cuenta con otras dos factorías: el CBC (Centro Bahía de Cádiz) situado en El Puerto de Santa María, también dependiente de la división de Defensa y Espacio de Airbus, con otros 800 empleados aproximadamente, la mitad de ellos de subcontratas, y la factoría de Puerto Real.

Esta última se ha visto muy afectada por la finalización del programa del A380 o superjumbo, el mayor avión de pasajeros del mundo, del que realizaba numerosas piezas de grandes dimensiones. En estos momentos, Airbus negocia la propuesta de Gobierno y sindicatos de crear en esas instalaciones un centro 4.0 gestionado por la administración pública, mientras que los trabajadores de la empresa europea se recolocarán entre el CBC, San Pablo y Getafe.

Foto: Un trabajador de Airbus ante una barricada. (EFE)

Las otras tres plantas, más centradas en la rama militar, siguen pendientes de nuevos proyectos que dinamicen a Airbus y al resto del sector. Así lo reconocía el presidente del 'cluster' Andalucía Aerospace, Antonio Gómez-Guillamón, quien explicó que además de la industria militar y de Defensa, en la que Andalucía está “bien posicionada”, existen áreas de oportunidad en los aviones no tripulados, tanto de pequeño tamaño como de movilidad aérea o de grandes dimensiones, así como en el desarrollo del sector del espacio, que en estos momentos apenas supone un 5% de la facturación de la industria andaluza aeroespacial.

Sobre este aspecto, la propia Airbus reconoce que hay “proyectos muy interesantes” en varias provincias andaluzas que además sirven para diversificar el sector por el territorio regional, muy centrado en el eje Sevilla-Cádiz. Así, en Huelva se desarrolla el proyecto Ceus, un Centro de Ensayos para desarrollo e investigación con sistemas no tripulados en terrenos del término municipal de Moguer (Huelva) que ha sido declarado de interés estratégico por la Junta de Andalucía. En Jaén, el Centro de Vuelos Experimentales ATLAS, situado en Villacarrillo, acogerá vuelos experimentales de taxis aéreos dentro del proyecto europeo AMU-LED.

A pesar de todo, a las empresas del sector en Andalucía le sigue preocupando la falta de alternativas concretas al gran programa militar de A400M para no quedar descolgado en un futuro, especialmente tras la reciente apertura del gran centro de Getafe, con una inversión de 400 millones de euros, o la reordenación que está haciendo en Francia y Alemania, donde ha comprado sus grandes proveedores (Tier1), la gala Stelia y la germana Premium, con las que prevé asumir más carga de trabajo.

De momento, Airbus sigue apostando en Andalucía por el C295, un avión de transporte táctico medio, menos en dimensiones, prestaciones y precio que el A400M pero que ha tenido gran éxito de ventas. El pasado mes de abril, se entregó en Sevilla el número 200 de este avión netamente andaluz, que fue diseñado por la antigua CASA (Construcciones Aeronáuticas), y que sigue manteniendo en la factoría de Tablada buena parte de su producción, aunque el ensamblaje final (FAL) se realiza en el centro de San Pablo.

placeholder Planta de Airbus en Sevilla. (Reuters)
Planta de Airbus en Sevilla. (Reuters)

Junto a este presente, todo el sector tiene la vista puesta en el gran proyecto aéreo militar europeo, el Futuro Sistema Europeo de Combate (FCAS) o Sistema de Armas de Nueva Generación (NGWS), que puede suponer una inversión de 200.000 millones hasta el año 2040. Sin embargo, este proyecto que lideran Alemania, Francia y España a través de Dassault, Airbus e Indra, respectivamente, es aún una iniciativa embrionaria.

En menos plazo, apenas unos meses, el sector espera carga de trabajo de otros proyectos como el Euromale, el futuro avión no tripulado europeo, en el que España participa con un 23%, y del que se espera no solo que se haga parte de aeroestructuras en el CBC de Cádiz y Tablada, sino también el ensamblaje del fuselaje e integración de sistemas en esta última planta sevillana.

También se esperan novedades sobre el avión AFJT, conocido como 'Entrenador', que sustituirá a los F-5 a partir de 2027 y que en breve debe adjudicarse su carga de trabajo, que también llegará a Andalucía, si bien la FAL podría instalarse en Getafe.

Mientras se concretan nuevos contratos y los fondos europeos para el sector, Andalucía ha aprobado una estrategia aeroespacial de Andalucía que convierte a esta comunidad en la primera en disponer de una herramienta de planificación para reactivar el sector y que supone una apuesta por la innovación, la competitividad y por relanzar las empresas al mercado internacional.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en Bruselas. (EFE)

Este programa parte de una inversión de 572 millones de euros, de los que 293 millones procederán de fondos públicos, y los 279 restantes del ámbito privado y tiene como objetivo aumentar la capacidad de Andalucía para atraer inversión extranjera.

El consejero de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades de la Junta de Andalucía, Rogelio Velasco, ha reconocido en el ADM Sevilla 2021 "el durísimo impacto que la crisis de la covid ha tenido en un segmento que no había dejado de crecer en Andalucía" y ha remarcado que el objetivo del Gobierno andaluz es "acompañar a este tejido empresarial en la resistencia ante la crisis y apoyarlo ante las dificultades". Esta industria representó en 2019 un 1,73% en su contribución al PIB global andaluz, manteniéndose un permanente incremento en los últimos años.

Asimismo, puso el acento en la necesidad de que este sector diversifique en mercados, productos y clientes, precisamente uno de los ejes que sustenta la Estrategia. A su juicio, "la dependencia de la industria respecto a un cliente único representa una debilidad estructural, al hacerla vulnerable a un cambio de la política de adquisiciones del cliente".

En 2020, y a pesar de la pandemia, se exportaron productos aeronáuticos por valor de 1.761 millones de euros, el 40% de España. "Andalucía no tiene techo en el sector y ha llegado el momento de redoblar impulsos aprovechando el viento de cola de las ayudas millonarias europeas".

"En paralelo, complementamos la nueva estrategia aeroespacial con una de internacionalización de la economía andaluza"

De este modo, se ha referido a algunas de las medidas o de los proyectos que se han impulsado desde el Gobierno andaluz entre las que se encuentran tres actuaciones de calado con cargo a los fondos Next Generation por valor de 567 millones de euros.

Así, ha hecho alusión al primer proyecto que supone una inversión de 60 millones y cuya finalidad es sacarle el máximo provecho a las infraestructuras aeroespaciales estratégicas andaluzas como es el Centro de Ensayos y Certificación de Vehículos No Tripulados CEUS en Moguer, el Centro de Vuelos Experimentales ATLAS de Villacarrillo, en Jaén, y los nuevos equipamientos para que el Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales (CATEC) de Sevilla sirva de plataforma a más pymes en materia de innovación.

El segundo proyecto que ha mencionado es el de la creación de un 'lab factory' 4.0 con una inversión de 265 millones que adentre a las empresas del sector en el mundo de la Inteligencia Artificial y la tercera propuesta es la que conectará las posibilidades de esta industria con otros sectores a los que puede aportar valor añadido, caso del agroalimentario, el medio ambiente o la seguridad, entre otros.

Foto: Un trabajador de Airbus ante una barricada. (EFE)

"En paralelo, complementamos la nueva estrategia aeroespacial con una estrategia de internacionalización de la economía andaluza, porque queremos que nuestras empresas, sean pequeñas, medianas o grandes, puedan dar a conocer su talento y capacidad en todo el mundo", ha apuntado.

ADM Sevilla 2021 ha concluido con la participación de un total de 502 profesionales de 264 empresas, procedentes de 20 países. Con estos datos, el 60% de las empresas asistentes son de procedencia extranjera y el 40% española, consolidando así su carácter de feria internacional y la consideración de evento de referencia del sector aeroespacial de España. En total, estos profesionales cerraron un total de 3.500 reuniones de negocios y ya se preparan para la próxima edición presencial, que se celebrará en junio de 2022.

Inversión extranjera Malasia PIB Internacionalización Inteligencia Artificial Huelva TEDAE Industria Luxemburgo Reino Unido Cádiz Bélgica Transporte Pandemia Ministerio de Defensa Inversión exterior
El redactor recomienda