Airbus avista la recuperación: el lujo de jugar con ventaja en el terreno adecuado
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Nuevos objetivos de producción

Airbus avista la recuperación: el lujo de jugar con ventaja en el terreno adecuado

El fabricante europeo de aviones manda un mensaje de optimismo sobre las perspectivas de su negocio, apoyado en su dominio en el segmento más prometedor del mercado

placeholder Foto: Foto: EC.
Foto: EC.

Airbus ha ofrecido este jueves una de las mayores muestras de confianza sobre la recuperación del negocio aéreo desde el estallido de la pandemia del coronavirus. El fabricante europeo de aviones ha anunciado un incremento de sus previsiones de producción a medio plazo que supera con creces las expectativas del mercado. Según los cálculos de Barclays, las tasas de producción planteadas por Airbus deben suponer la entrega de hasta 900 aviones en 2023 (en 2019 entregó 863), casi un 15% por encima de lo estimado hasta ahora por los analistas.

Las alzas del 9,22% que registraron sus acciones durante la sesión son la prueba contundente del optimismo con el que los inversores han acogido unas cifras que ofrecen visibilidad sobre el camino de salida de una crisis que, lógicamente, ha tenido un impacto notable en las cifras del grupo (Airbus perdió 1.133 millones de euros en 2020 y tuvo salidas de caja superiores a los 7.300 millones de euros) y que ha provocado que aún hoy su valoración se sitúe un 23% por debajo de los niveles récord en que se movía a inicios del año pasado.

Es indudable que los números desplegados por la empresa que dirige Guillaume Faury solo son entendibles en un escenario de retorno a la normalidad del transporte aéreo, que debe resultar beneficiosa para toda la industria. Pero también es posible detectar en ellos la evidencia de la posición privilegiada con la que cuenta Airbus frente a sus principales competidores (y en especial Boeing) a la hora de capitalizar esa recuperación del negocio, basada en su primacía en el segmento del rango-medio, llamado a concentrar una parte muy sustancial de las nuevas ventas.

Las acciones de Airbus cotizan hoy un 25% por debajo de su récord de inicios de 2020

No es casual que gran parte del incremento de los objetivos de producción anunciados este jueves esté basada en la familia A320, de la que espera generar hasta 70 unidades al mes en 2024. Ya a finales de 2019, un informe de Banco Sabadell ponía el foco en el dominio de Airbus en este mercado, del que se auguraba ya entonces que supondría hasta el 70% de las ventas del sector durante los siguientes 30 años. La crisis del coronavirus no ha hecho sino sumar atractivo a este segmento, ya que se espera que sean los vuelos de rango medio los primeros en recuperarse y porque los nuevos modelos ofrecen unas posibilidades de mayor eficiencia en combustible que pueden incitar a las aerolíneas a renovar sus flotas sin esperar a recuperar sus dañados balances.

"Reiteramos nuestra recomendación de comprar por la posición de liderazgo de Airbus en los modelos de fuselaje estrecho (más del 55% de cuota de mercado), que se ha consolidado en los últimos meses y la fortaleza de su porfolio de A320 (más del 80% de su cartera de pedidos), que debe facilitar un patrón de recuperación acelerado apoyada en la demanda de aviones ambientales más eficientes (como los A320 neo), que pueden acelerarse tras esta crisis", reiteraban en Sabadell tras conocer los resultados del primer trimestre.

Esta situación se produce en un momento en que su máximo rival, Boeing, ha enfrentado una serie de dificultades en algunos de sus principales modelos, como el 737 MAX y el 787 y con la necesidad de ajustar su oferta para competir con garantías en el A320. "En los próximos años tendrá menos capacidad (financiera, operativa y de gestión) para lanzar nuevos productos y recuperar cuota de mercado en el segmento de fuselaje estrecho", destacan los analistas de JPMorgan en un reciente informe entre las razones para confiar en el potencial de Airbus.

Foto: EC

Todas estas fortalezas no han valido a Airbus, al menos hasta el tirón de este jueves, para disfrutar de un mejor rendimiento que Boeing desde el arranque de 2021. Mientras el grupo europeo había recuperado, hasta el cierre del miércoles, menos de un 9% de su valor durante el ejercicio, su competidor norteamericano subía más de un 12%, lo que le ha valido para cotizar con una prima superior al 60% en términos de PER según los beneficios estimados de 2022. Ni siquiera la expectativa de una recuperación más rápida del tráfico aéreo en EEUU justifica este desfase, ya que la exposición de ambos grupos a este mercado es muy similar. No es de extrañar, por lo tanto, el respaldo mucho más contundente que dan hoy por hoy los analistas a las acciones de Airbus frente a las de Boeing.

Los nuevos objetivos de producción de Airbus seguramente también servirán para reforzar el optimismo en torno a las perspectivas de recuperación de Boeing. No en vano, sus títulos suben este miércoles algo más del 3%, a media sesión. Pero conviene no olvidar que la dirección en la que apuntan las proyecciones de Airbus parece más propicia para el grupo europeo que para su rival.

Airbus ha ofrecido este jueves una de las mayores muestras de confianza sobre la recuperación del negocio aéreo desde el estallido de la pandemia del coronavirus. El fabricante europeo de aviones ha anunciado un incremento de sus previsiones de producción a medio plazo que supera con creces las expectativas del mercado. Según los cálculos de Barclays, las tasas de producción planteadas por Airbus deben suponer la entrega de hasta 900 aviones en 2023 (en 2019 entregó 863), casi un 15% por encima de lo estimado hasta ahora por los analistas.

Airbus Boeing Aeronáutica
El redactor recomienda