Moreno planta a Génova: el PP de Sevilla no logra un acuerdo y se ahonda la fractura
  1. España
  2. Andalucía
GUERRA INTERNA

Moreno planta a Génova: el PP de Sevilla no logra un acuerdo y se ahonda la fractura

Los dos bandos se acusan de haber reventado un acuerdo para sellar la paz y Moreno rechaza clausurar el congreso de un partido "roto" pese a mensajes de paz de García Egea

Foto: El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. (EFE)
El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. (EFE)

La convocatoria del congreso del PP de Sevilla este sábado llegó a las nueve de la mañana de la misma jornada. Hasta entonces no se sabía ni siquiera quién iba a asistir a su clausura. No era baladí. La presencia del presidente de la Junta de Andalucía y líder regional del partido, Juan Manuel Moreno, junto al presidente del PP, Pablo Casado, habría servido para cerrar heridas, enfriar el ambiente y caminar hacia los próximos cuatro congresos que quedan por delante sin que las espadas estuvieran en alto entre Génova y Andalucía. Nada de eso. La fractura es total. La versión es totalmente opuesta según si habla la dirección nacional o la andaluza, en ambos casos se acusan de haber boicoteado el acuerdo y reventado el pacto. Finalmente acudieron el secretario general del PP, Teodoro García Egea, y su homóloga en Andalucía, Loles López.

El plante fue sonado. Moreno sí que ha asistido estas semanas, de forma presencial o telemática, a los otros congresos provinciales ya resueltos en Andalucía: Málaga, Córdoba y Granada. "No recuerdo que el presidente del PP andaluz no haya venido a un congreso en Sevilla", comentaba un militante con muchos trienios a las puertas del hotel que acogió el cónclave. A Génova le molestó. Quedan otros cuatro congresos por delante en los que, de momento y como en Sevilla, no hay candidaturas de unidad. Almería, Cádiz, Jaén y Huelva pueden reproducir la batalla aunque nadie cree que vayan a ser tan fratricidas como el de Sevilla.

Foto: La presidenta del PP de Sevilla, Virginia Pérez. (EFE)

Fuentes de la dirección regional dejaron claro que Moreno no acudió porque no estaba de acuerdo con la forma en la que se ha desarrollado el congreso ni con el resultado. "El presidente no iba a presidir la clausura del congreso de un partido que está roto y que va a acabar impugnado en los tribunales", señalaron desde la dirección regional. La candidatura de Juan Ávila envió un comunicado para informar de que no acudiría al congreso "tras haber intentado un acuerdo hasta el extremo". "Se consuma un proceso fraudulento que no representa a nuestro partido ni a sus afiliados", dijo el candidato perdedor. El vicesecretario general del PP-A Toni Martín, que ha capitaneado esta batalla desde la candidatura de Ávila, dejó escrito en sus redes sociales: "Ahora que estamos en la Semana Santa no quiero dejar de recordar que con los Judas no se pelea... ellos se ahorcan solos".

Un acuerdo firmado

Hubo varios acuerdos de integración redactados y uno último hasta firmado que se rompió a las dos de la madrugada. La ganadora de las primarias, la actual presidenta del PP de Sevilla, Virginia Pérez, la candidata con aval de Génova, ofreció a su rival interno, Juan Ávila, alcalde de Carmona y aspirante con la bendición del aparato andaluz, un comité ejecutivo al 65-35%. Los perdedores podrían tener una vicepresidencia para Ávila y cinco vicesecretarías. “Estaba cerrado y lo reventaron”, señalan fuentes de la actual dirección provincial.

La otra candidatura acusa precisamente a Pérez de haber maniobrado para romper el acuerdo. "Conforme íbamos aceptando sus condiciones iban cambiando la oferta. Ha sido una vergüenza", aseguran. "Se consuma un proceso fraudulento", agregan. Desde la dirección andaluza culpan a Pérez por delante de Génova aunque ella no ha dado ni un paso sin el aval del secretario general, Teodoro García Egea, que quiso asistir a respaldarla.

Desde Génova dejan claro que es una oportunidad perdida y lo lamentan. La dirección nacional traslada que desde su parte ha habido "muchísima generosidad" y que se han realizado ofertas de mano tendida “hasta el último minuto”. “Nuestra voluntad siempre ha sido un congreso de unidad”, subrayan. El siguiente mensaje tiene que ver con el calendario de congresos que quedan por delante y para los que el cierre de hoy en Sevilla podía suponer un punto de inflexión. "A día de hoy seguimos trabajando con nuestro calendario de congresos, que se mantiene, y que como señaló el secretario general en la Junta Directiva supone que todos los congresos deben estar resueltos antes de las vacaciones de verano", señalan desde la ejecutiva nacional. El PP andaluz trató de disuadir a Génova de este calendario y argumentó que la pandemia debía estar por delante de los problemas orgánicos. Desde Madrid no lo ven así. Ambas direcciones, eso sí, abogan por congresos de unidad y consenso. En Sevilla ha sido una auténtica guerra civil.

Foto: El líder del PP, Pablo Casado, y el presidente de Andalucía, Juanma Moreno. (EFE)

Por último, desde la dirección nacional subrayan que la presencia del equipo de Pablo Casado en este congreso es al máximo nivel. Acudieron Egea, y el vicesecretario de comunicación, Pablo Montesinos. "Si otros no vienen deberán explicarlo ellos", señalan sobre la ausencia sonada de Moreno sin disimular el malestar por la intensa madrugada y el resultado final. Tuvo un papel protagonista en el congreso el expresidente del PP andaluz y exalcalde de Sevilla, el eurodiputado Juan Ignacio Zoido.

Peticiones de unidad

García Egea dejó claro su respaldo a la presidenta del PP sevillano, elegida con el apoyo del 93% de los militantes que acudieron al cónclave. Anunció que a partir de ahora será "hijo adoptivo de Sevilla" y piensa estar por aquí "más que nunca". El secretario general pidió "trabajar sin descanso por la renovación desde la base, desde los pueblos" y pidió a Pérez que trabaje con un lema: "Trabajo, unidad y constancia". Gargía Egea reiteró su mensaje de puertas abiertas en su estrategia de reunificación del centro derecha: "Eso que algunos califican de transfuguismo se llama dignidad y amor por España, amor al centro derecha y un paso más para que Sánchez e Iglesias no sigan gobernando".

La secretaria general del PP andaluz, Loles López, mandó un cariño a Juan Ávila, le dio las gracias y defendió que es "bueno confrontar si se hace con respeto a las normas y con respeto a los compañeros".

Virginia Pérez quiso tener palabras de apoyo a su "amigo" Juan Ávila y recalcó que "nada bueno se construye sobre la derrota de nadie". "Nada que merezca la pena se puede construir contando derrotados, sino desde el acuerdo, sumemos", tendió la mano ante las sillas vacías de quienes decidieron no estar presentes en el acuerdo y anunciaron que se dirigirán a los tribunales para impugnar la legitimidad del congreso. "Sé distinguir muy bien a un compañero de un adversario y mis adversarios no están nunca en las filas del PP". Tendrá mucho trabajo por delante.

Teodoro García Egea Sevilla Pablo Casado Javier Arenas
El redactor recomienda