Es noticia
Menú
Génova confía en que el PP-A zanje la guerra judicial en Sevilla y anula votos 'fantasma'
  1. España
  2. Andalucía
FRACTURA INTERNA

Génova confía en que el PP-A zanje la guerra judicial en Sevilla y anula votos 'fantasma'

La dirección nacional espera que se enfríe el conflicto antes de abordar los congresos pendientes para que la pugna abierta no se traslade a otras cuatro provincias sin acuerdo

Foto: La presidenta del PP de Sevilla, Virginia Pérez. (EFE)
La presidenta del PP de Sevilla, Virginia Pérez. (EFE)

El congreso del PP de Sevilla ya tiene resultados definitivos. Virginia Pérez, la candidata de Génova, se proclamó ganadora con un 68,05% de los votos, lo que permite que llegue como única alternativa al congreso que se celebrará el próximo sábado. El resultado final es de 1.129 votos para Pérez y 515 votos para Juan Ávila, el candidato abanderado por la dirección andaluza. La diferencia entre ambos supera los 37 puntos, así que el comité organizador zanjó, conforme a los estatutos, que no hace falta una segunda vuelta de las primarias.

El acta definitiva de los resultados no fue cualquier cosa. Se anularon mesas por aparecer 203 votos ‘fantasma’ al candidato apoyado por Andalucía. El comité organizador anuló las mesas electorales de Carmona, Alcalá de Guadaíra y Lora del Río. Hay que recordar que Ávila, el aspirante perdedor, es alcalde de Carmona. Alegan que se anulan los votos de esas tres mesas porque había más votos que militantes censados. “En Carmona se contaron 104 votos con un censo inscrito de 47 electorales; en Lora se contaron 82 votos y había 41 electores y en Alcalá de Guadaíra constan en acta 147 votos cuando había 42 personas. En estos tres municipios se produjeron 203 votos más de los que oficialmente estaban inscritos para votar”, recoge el comité organizador del congreso.

Foto: El presidente andaluz, Juanma Moreno, y el vicepresidente, Juan Marín. (EFE)

Los votos fantasma son la guinda a un congreso que ha enfrentado a la dirección andaluza con la nacional del PP en un duelo inesperado y muy elevado de tono que ha perdido Juan Manuel Moreno y ha ganado Pablo Casado. Los ánimos siguen muy caldeados. El bando perdedor insiste en que el proceso ha estado plagado de abusos e irregularidades por parte de la candidatura ganadora y que todas las trampas se dirimirán en los tribunales. Ya las primarias están judicializadas.

Antes de la primera vuelta de las votaciones celebradas este sábado, la candidatura de Juan Ávila amparó a dos afiliados que denunciaron que se había vulnerado su derecho a la participación como militantes y reclamaron ante la justicia la suspensión del congreso como medida cautelar. En sendos autos se denegó la suspensión y se amparó a estos militantes, se consideró demostrado que habían intentado ponerse al día en el pago de sus cuotas para poder votar y se les impidió, asimismo el auto instaba a que pudieran participar. Uno de ellos asegura que no pudo votar. Es a lo que se agarran en las filas de Ávila para asegurar que habrá una lluvia de demandas y que de forma colectiva se organizarán para acudir a los tribunales. Entienden que una parte del partido se siente “secuestrada” y aseguran que el conflicto se dirimirá en la justicia. “Hay mucha gente indignada, veremos qué hacer cuando se pronuncien los órganos internos”, anticipan.

Foto: Pablo Casado junto al jefe del Ejecutivo andaluz, Juanma Moreno. (EFE)

El mensaje de Ávila, de que recurrirá “ante todas las instancias” un congreso que tildó de “fraude histórico”, sigue presente. Nada que ver con lo que traslada Génova, que avisa de que la actitud de Moreno fue “inexplicable” y advierte de que confía en que no ocurra lo mismo en los congresos provinciales que quedan pendientes en Andalucía. Los más conflictivos y donde no hay nombres de consenso, por otra parte, porque los de unidad ya se han celebrado.

Ahora desde la dirección nacional se esperan “gestos” que permitan enterrar el hacha de guerra con el PP andaluz y avanzar en el resto de cónclaves pendientes. “Confíamos en que la dirección regional inste a la candidatura de Juan Ávila a no dividir más al partido con procesos judiciales que pueden durar años”, advierten desde la sede nacional.

Cuitas pendientes

Queda por resolver en Málaga qué ocurre con la número dos. En esta provincia Elías Bendodo revalidó su presidencia con dispensa de Génova, por ser consejero de Presidencia, incompatible según los estatutos. Pero mientras se calentaba la batalla en Sevilla, la vicesecretaria de Organización nacional, Ana Beltrán, envió una comunicación recordando las incompatibilidades según los estatutos del partido. No es posible estar en el aparato y ser cargo público en el Gobierno. Aún así, pese a la advertencia, Bendodo revalidó a Patricia Navarro como secretaria general, pese a que es delegada de la Junta en Málaga. Es decir, claramente incompatible.

Foto: El presidente del Partido Popular, Pablo Casado (d), camina junto al presidente del PP-A y jefe del Ejecutivo regional, Juanma Moreno. (EFE)

En Cádiz, la actual presidenta del PP es Ana Mestre, a la sazón delegada de la Junta, así que incompatible también. El aparato regional y nacional deberá dar con un nuevo nombre de consenso para no repetir la batalla sevillana.

En Jaén también hay lío. Al actual presidente del PP de Jaén, Juan Diego Requena, que es diputado nacional, ya le han comunicado que debe dejar sus responsabilidades en el partido si quiere seguir teniendo acta en el Congreso. Así lo hará y ahora se pacta un candidato de consenso para presidir el PP jiennense.

Foto: El líder del PP, Pablo Casado, y el presidente de Andalucía, Juanma Moreno. (EFE)

En Almería la situación es también delicada. Desde Génova asegura que pese a que aseguran habían acordado que la presidencia del PP almeriense la ocupara el actual presidente de la Diputación, Javier Aureliano García, se encontraron con que la persona propuesta volvía a ser Gabriel Amat, presidente desde 2004 y alcalde de Roquetas desde 1995, que ha estado acorralado por varios frentes judiciales por presuntos casos de corrupción e investigado por supuesta financiación ilegal del partido en esa provincia. Nadie se plantea emular en Almería una batalla como la de Sevilla y desde Génova se espera que el presidente sea Aureliano con un secretario general de consenso con el visto bueno del alcalde de la ciudad, Ramón Fernández-Pacheco. En esta provincia la consejera de Agricultura del Gobierno andaluz, Carmen Crespo, se ha significado por Amat como la de Cultura, Patricia del Pozo, lo hizo por el candidato perdedor.

En Huelva se adivina otra batalla que afecta directamente a la secretaria general del PP-A, Loles López, onubense y exalcadesa de Valverde del Camino, tampoco hay fecha prevista para el congreso. Todos confían en que se alivie la combustión interna, pero las espadas siguen en alto en Andalucía, convencidos de que la dirección nacional quiere aprovechar las fisuras para copar el poder provincial y blindar el liderazgo de Pablo Casado. “Madrid ha entrado como un elefante en una cacharrería”, repiten desde la Ejecutiva de Moreno.

El congreso del PP de Sevilla ya tiene resultados definitivos. Virginia Pérez, la candidata de Génova, se proclamó ganadora con un 68,05% de los votos, lo que permite que llegue como única alternativa al congreso que se celebrará el próximo sábado. El resultado final es de 1.129 votos para Pérez y 515 votos para Juan Ávila, el candidato abanderado por la dirección andaluza. La diferencia entre ambos supera los 37 puntos, así que el comité organizador zanjó, conforme a los estatutos, que no hace falta una segunda vuelta de las primarias.

Sevilla Pablo Casado Málaga Gabriel Amat Almería Cádiz Huelva Teodoro García Egea
El redactor recomienda