El acuerdo entre Génova y Andalucía para evitar la guerra en el PP de Sevilla se aleja
  1. España
  2. Andalucía
SIGUEN LAS ESPADAS EN ALTO

El acuerdo entre Génova y Andalucía para evitar la guerra en el PP de Sevilla se aleja

La presidenta del PP sevillano, Virginia Pérez, llama a los militantes a acudir este sábado a las urnas y la justicia deniega la suspensión cautelar del congreso como pidieron sus rivales

Foto: Juan Manuel Moreno (d) saluda a Pablo Casado. (EFE)
Juan Manuel Moreno (d) saluda a Pablo Casado. (EFE)

La pugna abierta en el PP de Sevilla, con dos candidatos enfrentados por ostentar la presidencia del partido, tendría este sábado un día clave con la primera vuelta y votación en urnas de los militantes. Se revelará el reparto de fuerzas. Ahora mismo el enfrentamiento se encuentra en una especie de callejón sin salida y pese a los intentos denodados de llegar a un acuerdo y evitar el choque de trenes, todo ha saltado por los aires en el último minuto. Desde la dirección andaluza advierten de que "queda aún mucho día".

La última noticia ha venido de los tribunales. Según un auto al que ha tenido acceso este periódico, la justicia deniega la suspensión del congreso como habían pedido dos militantes como medida cautelar. "Dicha medida no resulta idónea", señala el auto, "si bien debe considerarse el derecho fundamental del demandante a participar en dicho proceso, no puede obviarse que el mismo derecho fundamental tiene el resto de afiliados, que lo verían impedido al adoptarse esa medida cautelar, con el consiguiente perjuicio para ellos y para el propio partido".

No obstante, la justicia ampara a dos militantes en cuestión que pusieron sendas demandas y que trasladan que quisieron ponerse al día de pago de cuotas de afiliados, requisito imprescindible según los estatutos del PP para poder participar en primarias, y se encontraron con que la cuenta bancaria estaba bloqueada por orden de un abogado llegado de Génova. Detrás está la pugna por el censo y el intento de regularizar militantes, que despertó sospechas en la dirección nacional y mandó bloquear la cuenta bancaria del partido en Sevilla. Según denuncia la dirección nacional alguien entregó "más de 40.000 euros y un listado de nombres" para que se regularizaran en el Banco Sabadell, entidad responsable de la cuenta. Recuerdan que las actualizaciones solo pueden hacerla los militantes y sus familiares, y no de forma masiva. Cabe la transferencia bancaria, eso sí. Al observar esto, explican, bloquearon las cuentas. Los contrarios aseguran que no es verdad y que fue "un intento de Génova de no permitir que militantes afines a su candidatura contrario pudieran votar", lo califican de "chapuza".

La justicia deberá aún pronunciarse sobre el fondo del asunto. En uno de los autos, la magistrada señala que está acreditado que un militante "intentó efectivamente el pago de su cuota en la entidad bancaria", "requiriendo incluso la presencia de un notario", y recoge que el denunciante sostiene que el PP bloqueó la cuenta 'a fin de imposibilitar la asistencia de una parte notable de militantes y menoscabar así los previsibles apoyos de la candidatura de Juan Ávila', extremo este que no ha quedado acreditado por la documental aportada".

La actual presidenta, Virginia Pérez, se enfrenta al alcalde de Carmona, Juan Ávila. La primera cuenta con el apoyo de la dirección nacional. El segundo con el apoyo de la cúpula andaluza. Por eso es inevitable que el pulso al final se lea entre Pablo Casado y Juan Manuel Moreno, en un momento delicado donde hay muchos asuntos sobre la mesa que tensan las relaciones de Génova y la dirección regional. Alejan a ambas cúpulas desde la absorción de Ciudadanos (Cs), con un modelo de opa hostil muy agresivo, hasta los acuerdos tejidos en Murcia con disidentes de Vox o las pugnas reproducidas, en menor medida que en Sevilla, a otros congresos provinciales pendientes de celebrarse.

Foto: Pablo Iglesias. (EFE)

Este viernes, en un último mensaje a los militantes, Pérez mantiene que se abrirán las urnas. “Lo importante es olvidarse del ruido de fondo y que mañana los militantes, la gran familia del PP de Sevilla, vaya a votar. Yo creo que con las elecciones, siempre que hay democracia hay una fiesta y eso es lo que tenemos que celebrar mañana. Nuestro objetivo es muy claro, un PP unido, fuerte, que quiera alcanzar más gobiernos. Confío en que mis compañeros saben perfectamente lo que quieren para el PP de Sevilla, estaremos sumando todos, mañana nos vemos en las urnas”, sostuvo.

El tiempo apremia y las negociaciones están abiertas desde la noche del jueves

El tiempo apremia y las negociaciones están abiertas desde la noche del jueves, cuando se pactó, entre el PP andaluz y el nacional, llegar a un acuerdo que evite abrir las urnas y señalar a un ganador y a un perdedor. Lo que no llega es la fórmula que contente a todas las partes. Sobre la mesa hay una oferta de integración, que dejaría la presidencia en manos de Virginia Pérez y la secretaría general en las de Juan Ávila y que repartiría el resto de cargos al 50% entre las dos candidaturas. Las espadas están en alto, tanto que ahora mismo se antoja imposible imaginar cómo será esa convivencia.

Génova avala a Pérez

Quienes se ven ganadores, es decir la actual presidenta del PP sevillano, con respaldo de Génova, no creen que ese acuerdo a partes iguales represente el reparto de poder ahora mismo en el partido en Sevilla. En una posición de superioridad numérica, al menos en cuanto a avales y gestos de la militancia, avisan de que no tragarán con un reparto en igualdad de condiciones del poder interno en el PP sevillano.

Foto: Ignacio Aguado y Edmundo Bal en la sede del partido. (Eugenia Morago)

La guerra sucia se ha apoderado de esta pugna interna y ha desvelado la peor cara de la política y las primarias. Las acusaciones, cada vez más subidas de tono, de uno y otro lado se hacen públicas o trascienden del ámbito interno y ensucian cualquier negociación. Para asegurar que no habrá acuerdo en los términos actuales, la dirección nacional y la actual cúpula sevillana se aferra a un audio que Ávila dirigió a la militancia donde aboga por llegar a un acuerdo antes de que se vote, dando por hecho que perderán. Su candidatura ya ha denunciado ante los tribunales algunas prácticas, indican sin dar más detalles ni enseñar la demanda, que "atacan derechos fundamentales de la militancia". "Esto está ya judicializado", advierten.

placeholder El alcalde de Carmona (Sevilla), Juan Ávila, a la derecha de la imagen. (EFE)
El alcalde de Carmona (Sevilla), Juan Ávila, a la derecha de la imagen. (EFE)

Hay una pelea abierta por los militantes que han querido actualizar sus cuotas para poder participar en las votaciones. Es requisito imprescindible estar al día de pagos. Génova mandó un abogado de la dirección nacional ante el temor a que se estuvieran provocando irregularidades y pagando cuotas de forma masiva para alterar el censo. Desde la candidatura apoyada por Andalucía aseguran que se ha impedido de forma fraudulenta a estos militantes actualizar sus cuotas.

En un discurso a la militancia de Sevilla que ha circulado y se ha hecho público en varios medios de comunicación, Ávila deja claro que tiene el apoyo incondicional del presidente andaluz y arremete con dureza contra la candidatura rival. Advierte de que hay que llegar a un acuerdo porque el juego no ha sido limpio y se dirigen al matadero y revela que Moreno está "sufriendo" por esta situación. Además dedica varios calificativos muy despectivos a quienes están en el bando rival.

Pablo Casado Sevilla Teodoro García Egea
El redactor recomienda