Donald Trump quita el mantenimiento de la base de Rota a una firma española y se lo da a EEUU
  1. España
  2. Andalucía
Contrato por 153 millones de dólares

Donald Trump quita el mantenimiento de la base de Rota a una firma española y se lo da a EEUU

La empresa gaditana, que lleva 32 años realizando esas labores, con 180 empleos directos, recurre ante la Corte Federal norteamericana la adjudicación del contrato

placeholder Foto: Miembros de la fuerza naval estadounidense en la base naval de Rota. (EFE)
Miembros de la fuerza naval estadounidense en la base naval de Rota. (EFE)

El 'America First' con el que Donald Trump ganó las elecciones en EEUU hace cuatro años no solo ha afectado a las aceitunas y aceites andaluces, cuyos aranceles han hecho casi imposible competir a estos productos en el país norteamericano durante los dos últimos años. Ahora, poco antes de salir de la Casa Blanca, su Administración sigue tomando medidas que afectan de modo negativo a España, y concretamente a Andalucía.

La última de estas decisiones ha sido conceder el importante contrato de mantenimiento de la base naval militar norteamericana de Rota (Cádiz) a una compañía de EEUU en detrimento de la firma española que llevaba ejerciendo esta labor desde hace más de 32 años.

Se trata de la empresa Newimar, del empresario gaditano Antonio Marcos, con 180 empleados directos, que hasta la fecha contaba con un contrato con la Defensa estadounidense por unos 15 millones de euros anuales para el mantenimiento de estas instalaciones militares, en las que solo la parte norteamericana cuenta con casi unas 6.000 personas (2.846 militares, 400 trabajadores civiles y 2.610 familiares).

Foto: Soldados y personal de la Base Naval de Rota. (EFE)

Este año, la Administración Trump sacó a concurso estos servicios de nuevo, como hace cada cuatro o cinco años, pero por un periodo más largo, de ocho años y medio (del 1 de enero de 2021 al 30 de junio de 2029), y por un montante de 156.375.286 millones de dólares (unos 130 millones de euros).

Se trataba de un concurso competitivo para el programa BOSS Base Operating Support Services (Servicio de Soporte Operativo de la Base)—, consistente en “información general; gestión y administración; apoyo al combustible de aviación; vivienda (vivienda familiar y vivienda no acompañada); apoyo a las instalaciones (gestión de instalaciones, inversión en instalaciones, custodia, control de plagas, gestión integrada de residuos sólidos y mantenimiento de jardines y paisajismo); transporte, y medioambiental”.

Se presentaron siete empresas, entre ellas Newimar, que fue rechazada por un defecto formal en un requisito técnico. La empresa gaditana presentó sus alegaciones, pero el pasado 1 de diciembre, el Comando de Ingeniería de Instalaciones Navales del Atlántico —Naval Facilities Engineering Systems Command (Navfac)—, situado en Norfolk (Virginia), comunicó el rechazo de esas alegaciones.

Foto: El Marine One despega ante la Casa Blanca. (Reuters)

Ante ello, la empresa gaditana ha recurrido la decisión a la Corte Federal norteamericana, que ahora debe fallar a favor o en contra de la legalidad de esta adjudicación, aunque mientras tanto ha dado una prórroga de dos meses a Newimar —hasta marzo— para seguir operando como empresa encargada del mantenimiento de la base norteamericana de Rota, según ha confirmado a El Confidencial el propio empresario, quien prefiere mantenerse al margen de la polémica.

La nueva adjudicataria es la compañía estadounidense J&J Worlwide Services Inc, con sede en Austin (Texas) y delegación en Washington, que es un “proveedor líder de soluciones subcontratadas para el Gobierno Federal de los Estados Unidos a través de sus segmentos de soluciones médicas y de salud, soluciones de apoyo de misiones y soluciones de ingeniería”. La empresa, que ha cumplido 50 años en 2020, cuenta con una plantilla global de más de 3.200 empleados en más de 270 ubicaciones en 10 países. La compañía ayuda a mantener bases e instalaciones gubernamentales norteamericanas en Alemania, Filipinas, Corea del Sur, bahía de Guantánamo y otros países.

La nueva empresa debe subrogar el contrato de la plantilla, unos 180 empleados directos aproximadamente, según explican desde UGT. Sin embargo, la firma norteamericana aún no se ha puesto en contacto con los representantes de los trabajadores, entre los que empieza a cundir la incertidumbre y el miedo a un posible ERE (expediente de regulación de empleo).

Además de los empleos directos, hay más de 300 indirectos e inducidos de suministradoras de Newimar que estarán en el aire

Por su parte, el alcalde de Rota, el socialista Javier Ruiz Arana, considera que la decisión es “una mala noticia para Rota”, a la vez que recuerda que además de los empleos directos, hay más de 300 empleos indirectos e inducidos de empresas suministradoras de Newimar —productos, transporte, etc.— que ahora estarán en el aire.

El regidor gaditano intuye que "ha habido una intención por parte de la Administración Trump de quitarle el contrato a la empresa española para dársela a la norteamericana", por lo que ya ha advertido al Gobierno español a través del Ministerio de Defensa, que dirige Margarita Robles.

Se da la circunstancia de que el pasado mes se renovó por un año el convenio entre España y EEUU sobre las bases de Morón (Sevilla) y Rota (Cádiz), que finalizaba el 21 de mayo de 2021, pero que se prorrogaba automáticamente si seis meses antes ninguna de las partes notificaba por escrito la voluntad contraria. Esto dará tiempo al nuevo Gobierno de Joe Biden a tomar decisiones sobre estas dos bases, que el país norteamericano considera estratégicas.

Foto: Imagen de archivo de un avión cisterna de las Fuerzas Aéreas de EEUU en la base de Morón de la Frontera. (EFE)

De hecho, el Ejecutivo español aún debe responder a la petición formulada por el Pentágono de aumentar en un 50% su fuerza naval, convirtiéndola así en la mayor de EEUU en el sur de Europa. Concretamente, ha solicitado añadir dos destructores de la clase Arleigh Burke, con sus correspondientes helicópteros, a los cuatro que ya tiene allí permanentemente destacados. Para su manejo y mantenimiento, unos 600 militares y civiles estadounidenses más deberían instalarse en Rota.

Además, en las últimas semanas, se ha especulado con nuevas funciones, ya que recientemente el periódico 'Washington Post' publicaba que España es uno de los posibles destinos del Mando de Operaciones de EEUU en África, tras la decisión de Trump de sacarlo de su actual ubicación en Stuttgart por discrepancias con la canciller alemana, Angela Merkel. La base de Rota es una de las que cuentan con mayores posibilidades.

La base tiene una superficie de unas 2.300 hectáreas con 26 kilómetros de perímetro, más la línea de costa en el sur. Entre personal militar español y americano, y personal civil contratado por las dos administraciones, hay unos 10.000 puestos de trabajo directos. En días laborables, entran o salen de la base unos 10.000 vehículos diarios, y al año hay más de 20.000 movimientos de aeronaves y 1.000 de buques.

De la importancia de esta base naval militar da idea la visita que el anterior presidente norteamericano, Barack Obama, realizó en el año 2017, cuando acudió a visitarla y dar un mitin a sus soldados.

Joe Biden Transporte Ministerio de Defensa ERE UGT Pentágono Angela Merkel Guantánamo Barack Obama
El redactor recomienda