PRIMER CASO CONFIRMADO

Las semanas de negación de Trump relajaron las normas en la base de Rota

Un caso confirmado en un militar norteamericano vuelve las miradas al cumplimiento de las normas después de varias denuncias porque dentro de la base se ignoraban las restricciones

Foto: Base naval de Rota. (Reuters)
Base naval de Rota. (Reuters)

El pasado fin de semana, en algunos hogares norteamericanos de la base naval de Rota seguían haciendo vida al margen del estado de alarma en España por el coronavirus. Los militares salían a hacer deporte al exterior, las tradicionales reuniones o barbacoas en las viviendas del recinto militar siguieron celebrándose y los supermercados y tiendas, por ejemplo, no observaban las medidas de seguridad que sí había en cualquier establecimiento al otro lado del perímetro de seguridad en la localidad roteña. Un clima al que contribuía la relajación de la Administración Trump días atrás.

“Hoy mismo, dos semanas después del encierro, me ha llegado una fotografía de una reunión de americanos celebrando una barbacoa”, asegura un trabajador de la base. “Son minoría, pero no puede ser. No es de recibo cuando es un recinto militar español y el jefe del estado mayor de la Defensa comparece en rueda de prensa para dar cuenta del decreto de alarma. Debería cumplirse todo con ejemplaridad”, agrega este civil.

Unos 3.000 militares estadounidenses están destinados en la Base Naval de Rota junto a 4.700 españoles. En total 7.700 personas. Aseguran los trabajadores que en la primera etapa del confinamiento se ha notado una gran diferencia entre los españoles y norteamericanos. La relajación en las normas dentro de la base provocó que el comité laboral elevara la voz y denunciara públicamente los incumplimientos del estado de alarma. “No todos, pero algunos no se lo estaban tomando en serio”, aseguraron desde el comité de empresa. La denuncia elevó los controles y tanto el comandante como el almirante estadounidense en la base militar se pusieron a disposición de los trabajadores españoles para asegurar que “la seguridad” era “la prioridad” y se reforzarían las inspecciones. También desde el Ayuntamiento de Rota se ha contribuido a esta mediación.

Al ritmo de Trump

Lo cierto es que la base naval de Rota, según fuentes que conocen de primera mano la vida en el interior del recinto militar, se ha regido más por los tiempos de la Administración Trump que por los del Gobierno español. “Es lógico”, explican, “ellos siguen los medios de comunicación norteamericanos, no los españoles, y hasta que en EEUU no se ha decretado el confinamiento y elevado las restricciones, lo han vivido de forma más relajada”. "Mientras que los españoles estaban dando ejemplo y totalmente concienciados, los americanos lo vivían a otro ritmo". Ahora que en su país de origen se intensifican las restricciones y se baten récords de contagios, la percepción ha cambiado y las limitaciones se cumplen, aseguran desde la localidad roteña, “con mucha mayor disciplina”. “No les gusta seguir las instrucciones de los mandos españoles, esa es la verdad. Muchos además son muy jóvenes y es complicado que cumplan a rajatabla”, añade desde el interior de la base roteña.

Desde el Ayuntamiento de Rota, aseguran que no hay un índice significativo de denuncias ni sanciones relacionadas con los militares norteamericanos y que la situación, por el momento, es de “total tranquilidad, desde la preocupación lógica”. La Policía Local ha estado desde el primer día controlando salidas y entradas de la base para hacer cumplir restricciones de movimientos.

Sobre la posibilidad de que la base se haya convertido en un foco de contagio de coronavirus por no observar a tiempo las restricciones, fuentes municipales aseguran que ese peligro no está detectado y que la colaboración de las autoridades militares estadounidenses ha sido “total” desde el primer momento. “Cualquier denuncia o queja de los trabajadores españoles o de vecinos de Rota ha sido trasladada y se ha atendido de forma inmediata”, aclaran desde el consistorio roteño. “La colaboración ha sido total” desde los mandos militares, agregan.

Personal aislado y vigilado

Este jueves se ha sabido que un militar de la base naval de Rota ha dado positivo en coronavirus, lo que obliga a activar todos protocolos en el recinto. Según confirman fuentes militares, el oficial está aislado en su vivienda con vigilancia médica conforme a las recomendaciones.

La nota difundida por el mando militar norteamericano asegura que se está llevando a cabo “una investigación exhaustiva” para determinar si otros compañeros pueden haber estado expuestos. El personal con el que el militar infectado tiene contacto cercano está avisado y se encuentra en aislamiento en sus residencias.

Desde el ejército de Estados Unidos, aseguran que en la base se han implementado todas las medidas del estado de alarma aprobadas por el Gobierno español. “Las acciones específicas incluyen: cerrar todos los servicios no esenciales, autorizar el teletrabajo para reducir la dotación de personal en los centros de trabajo, sin afectar las operaciones esenciales, y ejercer distanciamiento social en el lugar de trabajo u otros lugares autorizados”.

"La base naval de Rota está en contacto diario con la Armada española para reforzar estas medidas en toda la base", asegura la nota oficial. “Continuaremos nuestra estrecha coordinación con las autoridades españolas, la embajada de los Estados Unidos y las autoridades de salud pública”, concluye el comunicado.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios