JUAN ESPADAS, CANDIDATO DEL PSOE EN SEVILLA

"No ha habido una oportunidad para Sevilla que no hayamos perseguido"

Juan Espadas repite como candidato del PSOE con cartel de hombre de centro y el afán de poner Sevilla en el mundo. "Con el Papa, se nos vería más que con Obama", dice

Foto: El alcalde de Sevilla, Juan Espadas. (Fernando Ruso)
El alcalde de Sevilla, Juan Espadas. (Fernando Ruso)

Da la bienvenida con los brazos abiertos hacia la ventana. Detrás está Sevilla vista desde una planta 34. El alcalde de la ciudad, Juan Espadas, nos cita en la cafetería del hotel de la Torre Sevilla, donde lleva todo el medio día en un carrusel de entrevistas de campaña. Repite como candidato del PSOE con las encuestas a favor y el cartel de hombre centrado, capaz de convencer a exvotantes del PP. Pide cuatro años con una mayoría sólida para un Gobierno en solitario y cederá el testigo, asegura. Espadas insiste en la necesidad de internacionalizar Sevilla, en la alianza con Málaga, en la obligación de atraer inversiones privadas, vuelos internacionales y eventos de relumbrón. Pero también defiende que dedicó el mandato que acaba a la micropolítica y a las obras en los barrios periféricos porque todo, lo grande y lo pequeño, es política.

PREGUNTA. Las encuestas le acompañan. Se les ve confiados.

RESPUESTA. Palpo cariño. Haber conseguido conectar con la confianza de los sevillanos. Lo percibo en la sonrisa de la gente y en los comentarios que recibo, incluso cuando son críticos. Espero una participación mayor a municipales anteriores y que consigamos que los abstencionistas vayan a votar, bien porque quieran opinar sobre su alcalde o desde un punto de vista ideológico, porque el Gobierno que se ha formado en Andalucía no les convenza y no quieran que se pueda reeditar. De todas formas, creo que la clave de las próximas elecciones municipales en Sevilla está en cuántos sevillanos van a ir a votar en clave personalista, más allá incluso de la componente ideológica de cada cual. Ha pasado en algunas ciudades, que la figura del alcalde se sobrepone incluso a la marca y suma. Hay veces, no siempre, que hay alcaldes o alcaldesas que consiguen sumar a la marca.

"Quiero el voto del partido y el voto del alcalde, todos. A mí me preocupa la ciudad, no yo"

P. ¿Por eso ha relegado el logo del PSOE en sus carteles de campaña?

R. El logo del PSOE está donde la identidad gráfica que genera Ferraz ha indicado. Eso no lo hago yo en mi casa, hay un manual de identidad. Pero es verdad que defendimos desde el principio una estrategia de campaña con una importante componente de conexión personal. No me cuesta trabajo reconocerlo. Tenemos un perfil de votantes ahora mismo en Sevilla que quieren votar a su alcalde y que a lo mejor no les llama tanto la atención votar al PSOE. Y yo quiero el voto del partido y el voto del alcalde, todos los posibles, porque se trata de gobernar con mayoría suficiente. A mí me preocupa la ciudad, no yo. Necesito la conjunción de los dos factores para tener una mayoría de gobierno que nos permita gestionar al ritmo que necesita la ciudad y sin hipotecas o bloqueos.

P. Sin mayoría absoluta, ¿qué prefiere, Adelante Sevilla o Ciudadanos, izquierda o derecha?

R. Si he gobernado con 11 concejales la ciudad de Sevilla y ahora logro algunos más, no voy a dejar de gobernar en solitario. Lo he demostrado. No voy a hipotecar mi proyecto con un acuerdo que quizá los sevillanos no entenderían ni a un lado ni al otro. Si hay alguna fuerza que quiera gobernar con el PSOE, que explique cuál es su interés.

P. ¿Cs le ha dicho si va a vetarlo?

R. No. No hemos hablado de ninguna cuestión relativa al escenario poselectoral. Veremos las circunstancias. Creo que a Cs ese papel en que intenta encajarlo el PP, como una especie de filial, como un equipo de serie B del PP, le debe incomodar. Cs es un partido que debe decidir con quién pacta y qué hacer al margen de lo que el PP diga. A mí no me preocupa. Mis elecciones son otras.

"Cs no es una filial ni un equipo B, debe decidir con quién pacta al margen de lo que le diga el PP"

P. He leído al señor Antonio Burgos en ‘ABC’ que usted es de derechas y no lo sabe...

R. Bueno, eso le ha dado por decirlo a Antonio Burgos y a algún otro periodista local, pero yo sé perfectamente quién soy y qué soy. Las decisiones que he ido tomando, mi carácter, mi personalidad, empatizo con personas que piensan que actuar de esa forma es de derechas, esa tendencia a patrimonializar las cosas. A mí me parece gracioso que digan esto. Quizá quieran sentirse más tranquilos con su conciencia, decir "mira te voy a votar porque eres de los míos"... Debería ser todo más sencillo. Lo primero que un político debe ser es persona y ser como es. Quizá se está valorando que soy coherente, que me siento cómodo en una línea de socialdemocracia moderada, de coincidir en posiciones de centro y buscar acuerdo con otras formaciones de centro o incluso de centro liberal, pero me siento más cómodo con posiciones socialmente más comprometidas. A mí no me gusta la radicalidad, me gusta pensar que soy una izquierda centrada.

"No soy de derechas, no me gusta la radicalidad, me gusta pensar que soy la izquierda centrada"

P. Pero usted sabe que hay sevillanos que dicen que le van a dar su voto pero que no votarían jamás a Pedro Sánchez. Conozco unos cuantos...

R. Cada uno decide qué ve o no ve en determinados candidatos. El PSOE es único, el partido es el mismo, pero sí es verdad que este partido tiene líderes completamente diferentes. ¿En qué se parecían en su momento los líderes del PSC con Ibarra cuando era presidente de Extremadura? En poco, y estábamos dentro del mismo paraguas del PSOE. O ¿en qué se parece Alfonso Guerra a un socialista de las Islas Baleares? Pues mire, son modelos diferentes dentro de grandes partidos. Ocurre también en el PP. Somos partidos muy grandes y diversos, donde se puede poner el acento en una cosa u otra. Los españoles han hablado y han dicho claramente que quieren un Gobierno de izquierdas y socialista y le han dado a Pedro Sánchez una fuerza que era impensable hace 10 meses. También lo ocurrido en Andalucía el pasado 2 de diciembre ha movilizado un voto de gente que no quiere que se reedite lo mismo en España.

P. Sus detractores dicen que ha hecho poco ruido pero también que ha hecho poco por la ciudad. No ha puesto en marcha grandes proyectos, ni nuevas infraestructuras...

R. Parten de un gran desconocimiento o de una importante contradicción personal. Lo que le criticaban a Alfredo Sánchez Monteseirín era eso. Decían que era el de las grandes obras faraónicas y que no gestionaba la ciudad, el día a día de los sevillanos. El PP dice una cosa y la contraria. [Juan Ignacio] Zoido se presentó a las elecciones diciendo que no iba a hacer macroinversiones ni cosas como Las Setas, y ahora el candidato del PP, Beltrán Pérez, que formó parte de su equipo de Gobierno, utiliza Las Setas en su cartel electoral. Fíjese cómo habrá cambiado el PP. Curioso.

"Hay que pagar las deudas y las cuentas. Hemos amortizado 140 millones de euros de deuda pública. El marco es muy restrictivo"

P. Proyectos de la ciudad como Altadis o Artillería van a paso de tortuga. No cumplió con la ampliación del tranvía. Todo esto señala, ahora, que se desarrollará en un segundo mandato.

R. Soy muy consciente de que he tenido 11 concejales, no tenía mayoría absoluta. Sigo teniendo además recursos económicos limitados. He tenido que ir amortizando deuda cada año, casi 140 millones de euros de deuda he amortizado. Hay que pagar las deudas y las cuentas. Seguimos, además, con un marco restrictivo que empezó en 2012 y que limita la capacidad para la prestación de servicios con empleo público y que limita también las inversiones. Esto es capital a la hora de poder hacer más o menos. Sin embargo, pese a las restricciones, en materia de derechos sociales y de empleo público, hemos recuperado todo lo perdido en la crisis. Es el margen de maniobra en el que nos hemos podido mover.

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas. (Fernando Ruso)
El alcalde de Sevilla, Juan Espadas. (Fernando Ruso)

P. ¿Y las inversiones para Sevilla?

R. En inversiones, como el escenario era el que era, yo tomé la decisión de que en vez de meter todos los huevos en una cesta y pasar a la posteridad con un gran proyecto, que me parece ridículo, distribuirlos entre los barrios de la ciudad. Si eso a la oposición no le parece relevante... ¿Sabe desde cuándo no se invertía en Palmete, en Torreblanca, en Cerro Amate? Hay muchos barrios que se consideraban abandonados. Hablemos de obras en los colegios, de podas, de zonas verdes... Se llama micropolítica y hace unos años estaba de moda. Solo podía regar de inversiones los barrios y empujar inversión privada que estaba bloqueada.

"Una de las claves del éxito de una ciudad es saber generar inversión privada junto a la pública"

P. La inversión privada está en su mano...

R. Eso me dicen, no te apuntes la inversión privada, que es de otros, perdón... Mire por ejemplo el Complejo Torre Sevilla, el parque Magallanes [donde nos encontramos], es inversión privada pero todo este entorno claro que ha necesitado la política. Lo mismo con el complejo de Palmas Altas, 200 millones de euros, la mayor inversión privada en Andalucía en los últimos tres años. Hay muchísimos proyectos para los que hemos buscado inversión privada, hemos desbloqueado muchos millones. Artillería, el mercado de la Puerta de la Carne... 1.000 millones de euros hemos sumado entre inversión pública y privada. Una de las claves del éxito de una ciudad estoy convencido que va a ser generar inversión privada junto a la inversión pública. He buscado a pulso 100 millones de euros de fondos europeos. Reuniones en Bruselas, presentación de proyectos... Eso también es hacer política.

P. Los premios Goya, la gran cumbre mundial de turismo con Obama, ahora los MTV, la cita de la industria aeronáutica, el certamen de la Guía Michelin... Son eventos de muchos relumbrón que ¿sirven de algo para el sevillano de a pie o es 'marketing'?

R. Hay que ver la estrategia en su conjunto. Los eventos no dejan de ser más que chispazos de la capacidad que tiene la ciudad para atraer eventos que tienen gran impacto en términos de promoción y que vienen porque hay capacidad organizativa y una infraestructura para acogerlos, por ejemplo el Palacio de Exposiciones y Congresos Fibes. Estamos rentabilizando inversiones discutidas en la ciudad en otro tiempo y convirtiéndolas en imagen de marca de Sevilla. Hay una apuesta por la cultura como motor económico. El año Murillo ha sido un éxito. Sí que se podría haber tenido más repercusión, también es verdad, y creo que las empresas de la ciudad se deberían haber implicado más.

Juan Espadas. (Fernando Ruso)
Juan Espadas. (Fernando Ruso)

P. ¿Un alcalde tiene que salir a buscar negocio?

R. Hay una estrategia de internacionalización de la ciudad. Cuando tú piensas en grande, cuando tú sales fuera, es cuando ves las oportunidades. Recuerdo que me llamaron y me dijeron que con el Brexit, Málaga se estaba moviendo en la City porque hay oportunidades y gente dispuesta a analizar otros escenarios de implantación de sus sedes. ¿Usted piensa que en el mandato anterior alguien hubiera movido una ceja?... Yo me fui para allá con el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre (PP), que también estaba. No ha habido una oportunidad, una mosca que volara, que no fuéramos a por ella. El Día de Francia hace un año, en el Acuario, conocí a directivos de la Guía Michelin y les pregunté "¿esto cómo va?, ¿qué necesitáis"?. [Sevilla acogerá en noviembre la gala internacional de esta guía]. Igual que con la WTTC [World Travel Tourism Council]. Todo esto genera mucho brillo, un impacto económico, pero sobre todo esto son ventanas de oportunidades.

P. ¿Sabe usted, alcalde, que está consiguiendo reavivar los recelos Málaga-Sevilla? Los directores de los periódicos 'Sur de Málaga' y 'Diario de Sevilla' se han cruzado artículos muy interesantes días pasados.

R. No creo que haya que abonar esa línea. Debemos ir de la mano. Por la parte sevillana, no le viene mal el espoleo. Es en Málaga donde han dicho que parece que en Sevilla despiertan y hay que estar vigilantes. Somos especialitos para ver las cosas. Lo de las alianzas de ciudades existe, hay proyectos, hay posibilidades. Pero no me gustaría volver a la historia de ver quién llega antes. Lo que tenemos que conseguir es que Sevilla y Málaga estén mucho más cerca de Madrid y Barcelona en un par de años, y si tenemos que trabajar de manera complementaria, qué problema hay.

P. ¿La periferia corre el riesgo de perder peso político en este pulso Madrid-Barcelona, España-Cataluña que se come todo el espacio?

R. La crisis con Cataluña y el contexto político en algún caso nos han abierto oportunidades. Hay eventos que han venido aquí porque buscan en el sur estabilidad, paz. Hay que pensar que en España, además de Madrid y Barcelona, hay más cosas. Hay que pensar en un modelo descentralizado. Sevilla es fuerte porque es capital de Andalucía. Nosotros solos no podemos hacer nada. La marca fuerte, la potencia, se llama Andalucía, y Sevilla tiene una responsabilidad con Málaga que es el 43% del PIB.

"Con el Papa, nos podríamos visibilizar más aún que con Obama"

P. ¿El reto de traer al Papa es broma o es verdad?

R. Es un reto. Que nadie piense que tengo agenda disponible. Una ciudad como esta, con unas características muy claras, vería con muy buenos ojos que Sevilla esté en la agenda si hay una visita institucional del Papa a España. Esta ciudad tiene una idiosincrasia. Aún se recuerda la visita de Juan Pablo II. El papa Francisco es un líder mundial. Nos podríamos visibilizar más aún que con Obama...

P. Habla de la marca Andalucía, se ve usted como candidato a la presidencia de la Junta...

R. A mí esas especulaciones no me gustan nada. Están fuera de lugar. No es el momento.

P. Pero usted sabe que su nombre está ahí. Como una tercera vía para renovar el PSOE andaluz, para evitar una guerra interna entre Ferraz y San Vicente, como vía entre Susana Díaz y María Jesús Montero...

R. Me incomoda. Entonces estamos diciendo que hay otras personas que sobran, que ya no cuentan.

P. Mírelo de otra manera. Usted mismo ha dicho que si no logra revalidar la alcaldía, no garantiza que se quede en la oposición otros cuatro años. A veces hay que saber marcharse, ¿no le parece?

R. Si se refiere a Susana Díaz, ganó las elecciones, no las perdió. Es muy diferente. En este momento, lo que hay que hacer es consolidar en los municipios el magnífico resultado del 28 de abril.

"Soy un firme defensor de la limitación de mandatos. Después, cederé el testigo"

P. Se descarta entonces usted como líder del PSOE de Andalucía, ¿no? Si su partido viene y se lo pide, dirá que no...

R. Yo estoy en mi compromiso personal con la ciudad de Sevilla. Nadie me puede pedir otra cosa que no sea asumir la alcaldía. Necesito otros cuatro años para desarrollar el proyecto para la ciudad. Es mi única prioridad ahora mismo. Y cuando pasen esos cuatro años, mi compromiso estará cumplido. Soy un firme defensor de la limitación de mandatos. Después, cederé el testigo.

P. Criticó mucho que el anterior alcalde del PP abonara la confrontación con la Junta de Andalucía del PSOE. Y usted ahora, ¿qué actitud tendrá con un Gobierno de PP y Cs con el apoyo parlamentario de Vox?

R. En mí va a primar siempre que soy Gobierno de la ciudad frente a otro Gobierno legítimo, y mi obligación es llegar a acuerdos. Si mi partido no lo entiende o le molesta a alguien, es lo que pienso. Una cosa es la lógica política en el ámbito del Parlamento andaluz y otra la lógica institucional entre administraciones. Igual le digo con el Gobierno de España. Si deciden no hacer cambios en la autonomía municipal y las restricciones presupuestarias, tendré que alzar la voz.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios