foro ciudad futura

Espadas: "De Montoro a Montero, Sevilla quiere la tasa turística y nuevo metro"

El alcalde de Sevilla cumple tres años con un gobierno en minoría y en solitario, con pactos con Podemos, Cs y el PP, y defiende que hay que estar "siempre en posiciones centradas"

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas (PSOE), cumplirá el miércoles tres años en el cargo con un gobierno en minoría y en solitario, que sobrevive sin grandes estridencias ni ser “rehén de los partidos de la izquierda radical”, como pronosticaron sus adversarios. Llegó al ayuntamiento contra pronóstico después de que su antecesor, Juan Ignacio Zoido, perdiera más de 60.000 votos y una mayoría absolutísima.

Sin ser la lista más votada, se quedó a 2.000 votos del PP, el socialista logró la investidura de la mano de Participa Sevilla e IU. Ese acuerdo a su izquierda no ha sido problema para pactar presupuestos con Cs y PP, incluyendo bajadas de impuestos. Con solo 11 de 33 concejales, ha pactado con todos los partidos del consistorio. Su ejemplo, sostiene, puede ser espejo para un gobierno en minoría como el que ahora ostenta Pedro Sánchez. “He querido que la mayoría de los sevillanos vean en este alcalde socialista una persona totalmente centrada. Eso es lo que tiene que hacer quien gobierna, hacerlo para todos. Así lo defiendo aquí, en Madrid y en Andalucía”, asegura Espadas en el Foro Ciudad Futura organizado por Ferrovial y El Confidencial.

"Un alcalde tiene que tener capacidad para desarrollar su territorio buscando alianzas con el sector privado, con el capital humano e intelectual"

“Tengo un discurso moderado de centro-izquierda, no desde luego de centro derecha”, se defiende cuando se le pregunta si no es demasiado conservador para ser del PSOE. “Lo que soy es muy respetuoso con los votantes de derecha de esta ciudad, que es muy diferente” -sostiene- “pero mi orientación es clara desde el punto de vista de las políticas sociales, de sostenibilidad y de proyecto de ciudad”.

“No hay que generar más inestabilidad de la que ya hay ‘per se’. Hay que generar crédito. ¿Recuerdan aquello del ‘no nos representan’? Eso es lo peor que le puede pasar a la política. Necesito gente que cuando pregunte digan ‘a mi ese alcalde sí me representa, no hace tonterías, es serio, es riguroso, no opino al cien por cien igual que él pero creo que las cosas que está haciendo por la ciudad son razonables’. Ese es mi perfil. A partir de ahí entiendo que el PP y Cs tienen un problema porque votantes que teóricamente podrían ser suyos me van a votar a mí. Si mañana hubiera elecciones le puedo garantizar que el PSOE va a ser primera fuerza política con seguridad y lejos de la segunda. Por ese espacio ganado en credibilidad respecto a lo que debe ser un alcalde de Sevilla”, dice como carta de presentación.

Recaló en el ámbito municipal desde la gestión autonómica. Dejó la consejería de Vivienda de la Junta de Andalucía para ser candidato en Sevilla. Antes tuvo responsabilidades en Medio Ambiente. Era hombre de despacho. Cuando llegó declaró que no repetiría más de dos mandatos y aseguró que no quería ser el relojero que arreglara el reloj sino el que le diera vida. Por eso insiste en que al margen de la gestión diaria, su principal credencial es tener un proyecto a medio y largo plazo para Sevilla.

Juan Espadas, en un momento de la entrevista. (Fernando Ruso)
Juan Espadas, en un momento de la entrevista. (Fernando Ruso)

“Cualquier proyecto tiene que desarrollarse en la práctica buscando alianzas y el único actor no puede ser la inversión pública”, sostiene Espadas. “Un alcalde tiene que tener capacidad para desarrollar su territorio buscando alianzas con el sector privado, con el capital humano e intelectual más preparado que tengas, en las universidades, en el aparato productivo”, explica. “El ayuntamiento no puede estar al margen de todo esto. Tiene que ser proactivo a la hora de buscar alianzas. Hay que tener un proyecto atractivo porque nadie se alía con un triste o con alguien que no sabe dónde lleva la nave. Un alcalde tiene que generar ilusión, ser un buen comercial pero siempre con trasfondo, con un proyecto”.

Ejemplo de 'smart city'

Ejemplifica ese papel “facilitador” con el dispositivo de seguridad de la Semana Santa de Sevilla este año. “Hay que saber poner a la mesa a trabajar a cuatro o cinco empresas punteras para que generen herramientas tecnológicas que mejoren la seguridad de la ciudad en Semana Santa de Sevilla. Ese fue un excelente ejemplo de concertación de intereses públicos y privados”. Su proyecto motor, indica, es la creación de “un laboratorio urbano de soluciones a las necesidades de los seres humanos”. Se refiere a la puesta en marcha, en el norte de la ciudad, en unas naves abandonadas de Renfe y ahora rehabilitadas con fondos europeos, del proyecto de innovación abierta Sevilla Futuro.

“Son ya 16 empresas tecnológicas de primer nivel en esta asociación de empresas”. “Tengo claro que el negocio está en producir cosas, en este caso servicios, donde los ciudadanos encuentren soluciones a sus problemas, en dependencia, mayores, sanidad pública...” Entre esas 16 empresas está Ferrovial, cuyo objetivo principal es ayudar a "modernizar los servicios tradicionales" gracias a las nuevas tecnologías, según explica Juan Ignacio Beltrán, director de desarrollo de negocio de Ferrovial Servicios España. "Optimizar las rutas en la recogida de residuos, incorporar la robótica a la gestión de esos residuos... No solo hablamos de modernizar, sino que ahorramos en consumo energético".

"Los territorios que avanzan y son más competitivos son aquellos que tejen más alianzas con su entorno y aquellos más atractivos a la inversión"

Espadas quiere que Sevilla sea un “laboratorio permanente de ‘smart city’” pero aún la ciudad está muy vinculada a su imagen al folklore y a fiestas como la Semana Santa o la Feria. ¿Cómo combinarlo? “Sevilla está absolutamente encerrada en si misma, es una ciudad a la que le gusta quererse, saborearse, hay muchos sevillanos que no solo lo dicen sino que hasta lo escriben, que creen que tampoco hace falta que venga tanta gente aquí. Ese ombliguismo es un gran problema para ser capaces de crecer y generar riqueza”, advierte el alcalde. “Hoy día los territorios que avanzan y son más competitivos son aquellos que tejen más alianzas con su entorno y aquellos más atractivos a la inversión y a que gente con talento venga a hacer cosas. Eso pasa por un cambio de cultura donde en primer lugar recuperemos nuestra vocación universal, Sevilla fue motor económico”, defiende.

Sevilla y Málaga, unidas

Pero los números y la realidad no son tan optimistas. Por ejemplo, Madrid puede decir que el 71% de sus nuevas empresas vienen de Cataluña. En Sevilla no ha recalado ninguna gran empresa de esa ‘fuga’. ¿Por qué? Espadas pide de cinco a diez años para propiciar un cambio de mentalidad. Defiende, por ejemplo, que su papel en el Comité de Regiones y Ciudades de la UE, que mucho le criticaron, está siendo “importante”. “Las empresas buscan seguridad y no hacen experimentos. Van a los lugares cuando hay un caldo de cultivo. Hay que pasar de un discurso autárquico, cerrado a uno de alianzas”.

Nacho Cardero, director de El Confidencial, y Juan Espadas, alcalde de Sevilla. (F.Ruso)
Nacho Cardero, director de El Confidencial, y Juan Espadas, alcalde de Sevilla. (F.Ruso)

Defiende su apuesta por sellar una alianza entre Sevilla y Málaga. La mayor ciudad gobernada por el PSOE y la más potente gobernada por el PP en España de la mano para asombro, admite Espadas, de muchos, “incluso de muchos de los míos”, señala, y superando un agravio histórico. “Decidimos cambiar el guion y plantear proyectos conjuntos porque estas dos ciudades son el 43% del PIB regional, tenemos dos parques tecnológicos que están entre los cinco más grandes de España, dos universidades que trabajan juntas ya en un proyecto de intercambio de investigadores, de programas conjuntos de patentes, tenemos dos puertos y una realidad empresarial que puede ser complementaria. No tenemos que ser necesariamente competidores, en algunas cosas podemos ser aliados. Hay grandes compañías con inversiones en Málaga o la Costal del Sol que empiezan a fijarse en Sevilla”, admite el alcalde. “Andalucía debe tener aspiraciones a salir de una situación de cola en el conjunto de las comunidades autónomas”, señala Espadas.

"Estorbar lo menos posible"

“Una vez me dijeron en foro empresarial: ‘Al final los ayuntamientos lo que tenéis que hacer es intentar estorbar lo menos posible’. Desde ese día me conjuré para que así fuera, para demostrar que no somos parte del problema sino de la solución. Pero ojo, hay un problema en el dinamismo empresarial de esta tierra. El movimiento se demuestra andando y el movimiento genera movimiento”, argumenta Espadas.

"Decidimos cambiar el guion y plantear proyectos conjuntos entre Sevilla y Málaga porque estas dos ciudades son el 43% del PIB regional"

Respecto al turismo, el alcalde de Sevilla vuelve a la carga con la petición de “una pequeña tasa turística en la ciudad”. Ya la pidieron pero la Junta no estuvo de acuerdo. Calcularon un euro por turista que permitiría recaudar cinco millones de euros anuales que se destinarían en su mayor parte a rehabilitación de patrimonio y a promoción exterior, admitiendo incluso una compensación al sector hotelero, que rechaza esa tasa. “Para esa tasa turística solo hace falta una modificación de la ley de haciendas locales. Lo planteé al Ministerio de Hacienda y lo reclamaré ahora. Se lo dije a Montoro y se lo pediré a Montero”, ministra y compañera del alcalde en el PSOE sevillano.

Espadas admite que hace falta definir un modelo de turismo y que la ciudad empieza a recibir eventos internacionales que antes sólo miraban a Madrid, como la cumbre mundial del 'World Travel & Tourism Council', prevista en abril. Las grandes plataformas de alquileres vacacionales están disparando la demanda y el alcade apuesta por una regulación. “Tenemos que ver nuestro puntos débiles y necesitamos captar turismo de alto poder adquisitivo”. Eso, asegura, se ha traducido en “diez proyectos de hoteles de cinco estrellas en marcha y uno o dos más de gran lujo”. “Pero no podemos soplar y sorber. No podemos estar en una estrategia de expansión y de restricción sino de ordenación”, aclara.

Juan Espadas. (Fernando Ruso)
Juan Espadas. (Fernando Ruso)

Defiende que los alquileres turísticos, por ejemplo, están llevando a rehabilitar muchos inmuebles en el centro de la ciudad. “Sevilla no ha llegado a la situación del centro histórico de Málaga pero podría hacerlo en dos o tres años”, admite. Apuesta por regular establecimientos de alquiler turístico, no pisos aislados, por aprobar ordenanzas que regulen y por hacer estudios de carga que marquen restricciones y eviten que barrios como Triana o el casco histórico pierdan su esencia, sin expulsar al habitante. “Hay que tomar decisiones y tener ideas claras pero no introducir un factor de rechazo al turista”.

Parón en infraestructuras

El alcalde admite que “el parón” en inversiones en infraestructuras los últimos siete u ocho años han marcado la ciudad". "No podemos sustraernos a esa realidad. Volver a poner la maquinaria en marcha no es fácil pero este gobierno municipal ya ha sacado todos los proyectos del cajón". Garantiza que la ampliación del tranvía hasta la estación de trenes de Santa Justa estará en marcha antes de que se acabe el mandato. “La gente verá vallas de obras cuando estemos en municipales. Más quisiera yo que llegar montado en el tranvía pero soy una persona realista”.

Admite graves problemas técnicos en el proyecto de la S-40, “incluso en el trazado”, y asegura que el Gobierno de Pedro Sánchez se encuentra ya muy avanzado el proyecto de una nueva línea de metro para Sevilla. “Estamos justo en el momento en que el Ministerio de Fomento dijo que no había grandes inconvenientes a nivel técnico pero teníamos que ir al Ministerio de Hacienda de Cristóbal Montoro, que aprueba esa financiación, que tiene la última palabra. Pues sí, Hacienda, de Montoro a Montero. Tengo la suerte de poder hablar de este proyecto de metro con quien aceptó que la Junta volviera a situar el metro de Sevilla entre las prioridades Es evidente que espero un sí del Ministerio de Hacienda para firmar el convenio de cofinanciación para la nueva línea de metro”, señala.

Y ahora que el PSOE vuelve al Gobierno y se le piden gestos simbólicos como ilegalizar la Fundación Franco o sacar al dictador del Valle de los Caídos, ¿permitirá Espadas que el general golpista Queipo de Llano siga en la basílica de la Macarena? “Este gobierno municipal ha hecho más por la memoria histórica que cualquier otro en la democracia”, defiende, aludiendo al callejero de Sevilla o a la apertura de fosas en el cementerio de la ciudad. El ayuntamiento ya pidió por carta a la hermandad de la Macarena que actuara, recuerda, y no ve mucho más margen. “Estamos en vías diplomáticas y el nuevo hermano mayor tiene una oportunidad de oro. Me gustaría saber qué piensan mayoritariamente los hermanos de la Macarena”, insiste animando a convocar una consulta. “En este asunto soy un sevillano de a pie más pero sí, el sentido común se impone y la imagen de la hermandad de la Macarena no se merece que esa persona esté ahí”.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios