'Dottoresa' no equivale a doctora

Narbona corrige su currículo tras 40 años: su falso doctorado se convierte en 'carrera'

La presidenta del PSOE asegura que en ningún caso buscó inflar sus estudios y que avisó de la titulación que tenía antes de participar en un tribunal de evaluación de tesis en la Carlos III

Foto: La presidenta del PSOE, Cristina Narbona. (EFE)
La presidenta del PSOE, Cristina Narbona. (EFE)

La presidenta del PSOE, Cristina Narbona, ya no se presenta como doctora. Tras más de 40 años asegurando tener esta titulación, la número uno en la candidatura al Senado ha corregido sus estudios en la web del PSOE y ahora habla de una carrera en Economía. "Si he recogido en mi currículo hasta ahora la obtención de un doctorado en Italia ha sido absolutamente de buena fe, porque así era mencionado en la documentación que yo conservaba", defiende la política. El cambio llega cuatro meses después de que El Confidencial informara sobre su verdadero nivel de estudios y justo antes de que arranque la campaña electoral.

La página web del partido ha pasado así de presentarla como "doctora en Economía por la Universidad de Roma" a "economista" que "cursó la carrera en la Universidad LUISS de Roma". La presidenta del PSOE, sin embargo, asegura que en ningún caso quiso inflar su currículo, para lo que se apoya en un título de 1973 que la define como 'dottoressa' y que se puede consultar en este enlace. El documento en cuestión hace referencia a la presentación de una "tesi di laurea" por parte de la "dottoressa Narbona" en la universidad, pero dicho término no equivale desde un punto de vista académico al de doctora, sino al de licenciada, un nivel de estudios que exige la presentación de una "tesi di laurea" en Italia. En 1973, cuando terminó esta carrera, los doctorados ni siquiera existían en el país.

Narbona, por tanto, no tiene un doctorado sino una licenciatura, unos estudios que antes de 1997 "se definieron como un solo ciclo con una duración mínima de cuatro años", explican desde el Ministerio de Educación italiano. Asimismo, resulta interesante comparar esta definición con la descripción que hace la presidenta del PSOE de su supuesto doctorado, pues ambas encajan a la perfección: "Empecé la universidad en 1968, con 17 años. Antes había hecho el bachillerato español, en el Liceo Cervantes de Roma, con un año de adelanto. En abril de 1973 tenía casi 22 años y había ido preparando la tesis, junto con otros trabajos, durante los cuatro años que duraba la carrera de Economía y Comercio".

La presidenta del PSOE volvió a España en 1975, un año después de realizar "un curso de posgrado sobre economía internacional" y de ganar "una beca del CNR [el equivalente italiano al Consejo Superior de Investigaciones Científicas] para trabajar en la elaboración del modelo econométrico del Banco de Italia". Con estos estudios y la licenciatura, a la que Narbona se refería como doctorado, la socialista consiguió una plaza de profesora de Economía Internacional en la Universidad de Sevilla con tan solo 24 años, plaza que mantuvo hasta 1982. Ese mismo año, Narbona dio el salto a la política de la mano del PSOE y se convirtió en viceconsejera de Economía de la Junta de Andalucía.

La socialista fue enlazando entonces un cargo tras otro hasta la actualidad: directora general del Banco Hipotecario, directora general de Vivienda, secretaria de Estado de Medio Ambiente y Vivienda, diputada por Almería, portavoz adjunta en el Ayuntamiento de Madrid... Una trayectoria que la llevó a ser ministra de Medio Ambiente en 2004, con la llegada de Zapatero a la Moncloa. El nuevo cargo hizo que sus apariciones en los medios de comunicación se multiplicaran, surgiendo así perfiles y entrevistas en los que se la presentaba como doctora en Economía. Incluso en comunicados del Gobierno se referían a ella como si tuviera el más alto nivel de estudios: "Cristina Narbona, de 52 años, es la nueva ministra de Medio Ambiente desde el pasado 18 de abril. Es doctora en Ciencias Económicas por la Universidad de Roma", explicaba en 2004 su nuevo ministerio tras la correspondiente toma de posesión.

Tras convertirse en una de las caras visibles del socialismo a nivel nacional, su experiencia política dejó la académica en segundo plano. Pese a ello, la Universidad Carlos III le ofreció formar parte de un tribunal de evaluación de tesis doctoral en 2016, cuando trabajaba para el Consejo de Seguridad Nuclear. Narbona aceptó y ejerció como vocal, incurriendo así en una ilegalidad: el artículo 14 del Real Decreto 99/2011 exige que "la totalidad de los miembros que integren el tribunal deberá estar en posesión del título de doctor". La presidenta del PSOE defiende en este sentido que informó "por escrito a la universidad de que no tenía un título homologable al doctorado español y de ahí la exención de toda responsabilidad", versión que confirman desde el propio centro.

En lo que se refiere a que la tesis que evaluó fuese elaborada por Jordi López Ortega, un investigador con el que cuatro años antes había publicado un libro sobre Fukushima, la socialista mantiene la misma argumentación. La Carlos III establece que "no podrán formar parte del tribunal de evaluación de la tesis doctoral los coautores de publicaciones con el doctorando", pero la socialista asegura que "desconocía" este requisito porque no está "familiarizada con las prácticas y normativas" de la universidad. En la tesis que evaluó, el libro de ambos aparecía citado 20 veces.

La Carlos III borra la reseña de su libro

La página web del PSOE no es la única que ha sufrido cambios desde que El Confidencial publicara que la presidenta del PSOE hacía pasar una licenciatura por doctorado. La propia Carlos III también ha eliminado la reseña de 'La energía después de Fukushima', el libro que escribieron López y Narbona en 2012. La mención a la obra en cuestión aparecía como un documento PDF en una página de la universidad que se titula 'Sociología del cambio climático y desarrollo sostenible', documento que se incluía en un apartado dedicado a 'Actividades recientes'.

"Aún se desconoce la plena magnitud de los efectos de la catástrofe nuclear de Fukushima (Japón). Nada extraño, si se tiene cuenta que todavía no se pueden evaluar las consecuencias del accidente de Chernóbil (1986), porque ni siquiera han llegado a nacer todas las personas cuyas vidas estarán marcadas por ese accidente. Este libro aborda el presente, futuro y el riesgo de la energía nuclear en Europa, España y el mundo, de una manera rigurosa y sin embargo didáctica", decía la reseña dedicada a Narbona y López. Tras destapar este diario las irregularidades en torno al tribunal en el que participó la presidenta del PSOE, el PDF ha desaparecido de la página web.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
34 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios