carga contra la directora de la tesis

Un consejero de la Carlos III alza la voz ante la "ilegalidad" del falso doctorado de Narbona

El profesor José Luis Ferreira dedica una entrada en su blog "a la espera de lo que el rector pueda dictaminar para exigir responsabilidades y, en su caso, realizar alguna acción disciplinaria"

Foto: La presidenta del PSOE, Cristina Narbona. (EFE)
La presidenta del PSOE, Cristina Narbona. (EFE)

"El caso Narbona-Pardo. Cómo juntar la baja calidad y la ilegalidad". Así titula la última entrada en su blog el profesor y miembro del Consejo de Gobierno de la Universidad Carlos III José Luis Ferreira. El profesor se hace eco de las informaciones adelantadas por El Confidencial sobre cómo la presidenta del PSOE y candidata al Senado, Cristina Narbona, se saltó la ley al formar parte de un tribunal de evaluación de tesis doctoral en febrero de 2016 en la Carlos III de Madrid, labor para la que se requiere un doctorado que ella no tiene. Su opinión al respecto es clara: "De nuevo tenemos un caso de un político engañando en su currículo". La propia Carlos III ha reconocido su error, mientras que Narbona asegura que si se ha presentado hasta ahora como doctora "ha sido absolutamente de buena fe, porque así era mencionado en la documentación [de la universidad italiana] que conservaba".

Ferreira explica a este diario que, tras publicarse la noticia de que Narbona hace pasar una licenciatura por doctorado, él mismo preguntó al rector en una de las reuniones del Consejo de Gobierno sobre las medidas que se iban a tomar. El profesor va ahora un paso más allá y aumenta la presión con un artículo crítico en el blog 'Nada es gratis': "A propósito de estas noticias, y a la espera de lo que el rector pueda dictaminar para exigir responsabilidades y, en su caso, realizar alguna acción disciplinaria, quiero aprovechar para denunciar la falta de incentivos que la universidad tiene para evitar que ocurran estos hechos y otros que hemos conocido recientemente, pero que solo son la punta del iceberg".

Tras publicarse esta información, la universidad anunció "la apertura de actuaciones de información previa de carácter reservado", investigación que concluyó casi cuatro meses después: sus responsables aseguran que la tesis que se evaluó sigue siendo válida, pero al mismo tiempo reconocen que Narbona no puede ser considerada doctora en España. "Una vez finalizadas las actuaciones de carácter reservado, se ha concluido que Cristina Narbona puso en conocimiento de la universidad que su título italiano no estaba convalidado en España, por lo que no ha incurrido en ninguna irregularidad", explican en un comunicado enviado a este diario. Una línea similar a la expresada por la propia presidenta del PSOE: "Yo informé por escrito a la universidad de que no tenía un título homologable al doctorado español y de ahí la exención de toda responsabilidad por mi parte en el episodio del tribunal en el que participé". Ferreira, sin embargo, pone también el foco en Mercedes Pardo, directora de la tesis y del programa de doctorado en el que se realizó: "Era su responsabilidad proponer un tribunal para la evaluación de la tesis".

En el comunicado, la universidad evita pronunciarse sobre cómo se saltaron sus propias normas al dejar que Narbona evaluara la tesis de Jordi López Ortega en 2016, un académico con el que había publicado cuatro años antes el libro 'La energía después de Fukushima'. Según el artículo 29 del Reglamento de la Escuela de Doctorado de dicha universidad, "no podrán formar parte del tribunal de evaluación de la tesis doctoral los coautores de publicaciones con el doctorando", una exigencia que la socialista ignoró. Ferreira aborda esta irregularidad en su texto, apuntando en este sentido que "Mercedes Pardo no puede alegar desconocimiento de este hecho, puesto que la tesis (que, recordemos, ella dirige) cita 20 veces ese libro".

El Confidencial se ha puesto en contacto con Pardo para preguntarle por ambas cuestiones: por qué permitió la participación de Narbona en el tribunal después de informarles de que "su título italiano no estaba convalidado en España" y por qué quiso que formara parte del mismo cuando la universidad prohíbe expresamente que las tesis sean evaluadas por "coautores de publicaciones con el doctorando". La directora del programa de doctorado argumenta a este diario que "los títulos para participar en un tribunal de tesis no es obligatorio que estén convalidados", pero al mismo tiempo reconoce que "el tema ya está subsanado habiendo quitado del tribunal a Cristina Narbona". En la misma línea, subraya que "la normativa del ministerio [de Educación] sobre doctorados no indica incompatibilidad alguna por coautorías de publicaciones o de haber participado en proyectos de investigación o grupos de investigación", un razonamiento en el que evita abordar el reglamento de su propia universidad, que sí lo impide expresamente.

La directora del programa de doctorado se escuda además en que su "función se limitaba a proponer, pues es la dirección de la Escuela de Doctorado la responsable de aprobar o no la propuesta", una respuesta con la que pone la responsabilidad de lo ocurrido sobre los hombros de sus superiores. Asegura también que "en el ámbito de la sociología en España, no existen especialistas en política del cambio climático, siendo Cristina Narbona la persona que desde las ciencias sociales podía estar más cualificada para la valoración de una tesis sobre política internacional del cambio climático", una argumentación en la que evita en todo momento referirse a la presidenta del PSOE como 'doctora'.

La universidad trata de cerrar el caso con el mencionado comunicado y Pardo se agarra al mismo para no asumir la responsabilidad de lo ocurrido, pero profesores como Ferreira no dudan en alzar la voz para que una situación así no vuelva a producirse. "Queda por saber si Mercedes Pardo aceptó por bueno un currículo de Narbona al que hubiera accedido en alguna página de internet o si Narbona envió 'ex profeso' un currículo falso a Pardo como parte de una documentación oficial. Esto importará para la atribución de responsabilidades", sostiene en su escrito, lanzando así una cuestión que este diario tampoco ha podido resolver por el momento. El falso doctorado de la presidenta del PSOE no ha sentado bien en la Carlos III. Y todavía menos su participación en un tribunal para el que se exige esta titulación.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
36 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios