petición en el parlamento

Vox calienta el 8-M: la Junta no dará datos de trabajadores en unidades de género

El vicepresidente Juan Marín (Cs) no quiso entrar en polémicas con Vox, pero ha dejado claro que no van a dar esas listas

Foto: Santiago Abascal. (EFE)
Santiago Abascal. (EFE)

El diputado andaluz de Vox Francisco Serrano ha solicitado al Gobierno andaluz los datos, nombres y apellidos, de los trabajadores en las unidades contra la violencia de género en Andalucía. El vicepresidente Juan Marín (Cs) no quiso entrar en polémicas con Vox pero dejó claro que no van a dar esas listas.

Serrano, juez en excedencia y activista contra lo que llama el “yihadismo de género”, registró esa petición en el Parlamento andaluz, tal y como avanzó Abc, al amparo del artículo 7 del Reglamento de la Cámara, que permite a los diputados solicitar información al Gobierno para un mejor ejercicio de su labor. Dice ese artículo, “tendrán la facultad de recabar de las Administraciones públicas de la Junta de Andalucía los datos, informes o documentos administrativos consecuencia de actuaciones realizadas por dichas Administraciones, siempre que su conocimiento no conculque las garantías legalmente establecidas para la protección de los datos de carácter personal”.

Vox solicitó los nombres y apellidos de todos los trabajadores de las Unidades de Violencia de Género. El escrito, presentado a la presidencia del Parlamento, es del pasado 15 de febrero y se registró cinco días después. Se reclama una relación detallada, con nombres, apellidos y número de sus colegios profesionales, de las unidades de valoración integral de Violencia de género, equipos psicosociales de los juzgados de familias y equipos de menores en las ocho provincias de Andalucía, entre el año 2012 y 2019.

Desde el grupo parlamentario de Vox, el portavoz, Alejandro Hernández, consideró que “es una de las muchas peticiones de información que está realizando y realizará Vox para fiscalizar y comprobar el destino que se le ha ido dando a las ayudas y los fondos concedidos en los últimos años”. Serrano fue relevado como portavoz en la Cámara andaluza y se dedicará a la portavocía de la comisión de igualdad.

Twitter responde: #ApuntaMiNombreVox

La respuesta viral a esta decisión polémica de la formación ha sido tendencia durante toda la tarde de este viernes, en cuanto se ha publicado la noticia. Así, miles de usuarios a través de sus perfiles de twitter han respondido con el hastag #ApuntaMiNombreVox para solidarizarse con los funcionarios de la Junta. Entre los perfiles más destacados se encuentran la expresidente andaluza, Susana Díaz, o la portavoz del PSOE en el ayuntamiento de Madrid, Purificación Causapié

Guerra contra el feminismo

El juez en excedencia fue apartado de la carrera judicial inhabilitado por prevaricación en 2011 acusado de favorecer a un padre en un caso de custodia. Después, 2017, fue rehabilitado por el Supremo. Serrano en Sevilla ya era un conocido y combativo juez, que saltó a los medios de comunicación por su enfrentamiento abierto con las asociaciones feministas, a las que acusa de haber conseguido su inhabilitación como magistrado en una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que cumplió dos años, condenado por prevaricación. Después fue rehabilitado por el Supremo y ahora, en excedencia de la magistratura, pide una indemnización de medio millón de euros al Ministerio de Justicia.

En su cuenta de Twitter, el diputado de Vox explicó su petición de listados de estos trabajadores porque “se están violando sentencias de Altos Tribunales que exigen la colegiación. Los jueces dictan sentencias en base a informes de profesionales no cualificados y altamente ideologizados y de los que depende la libertad de un acusado o el futuro de niños”. Actualmente Serrano es diputado y tiene un despacho de abogados en Sevilla especializado en estos casos. Ha solicitado en la Cámara poder seguir compatibilizando el escaño con su actividad privada, algo sobre lo que aún el Parlamento andaluz no se ha pronunciado. Acaba de sacar el libro "Guía práctica para padres maltratados".

Cs: un no "tajante"

El vicepresidente del Gobierno andaluz, Juan Marín, que tiene las competencias en justicia dentro de la administración autonómica, declaró sobre esta petición de Vox que tenía “pocos comentarios que hacer”. “Saben cuál es la posición de Cs en materia de violencia de género y está claro que Vox no va a conseguir que Cs se mueva ni un milímetro de las posiciones que hemos marcado. Es tajante”, señaló Marín. Fuentes del Gobierno explicaron que no se podrán difundir esos nombres por la ley de protección de datos.

Desde la oposición, la líder del PSOE andaluz, Susana Díaz, que participó en un acto con mujeres en Sevilla para denunciar la brecha salarial, alertó respecto a esa intención de Vox de fichar a los trabajadores en las unidades contra la violencia de género. “Quieren señalar para que las trabajadores y trabajadores de igualdad se avergüencen de los que hacen. Hay una lluvia fina calando para que al final digan ‘trabajo en servicios sociales’... Creíamos que las listas negras eran cosa de hace 40 años”, sostuvo Díaz, que recordó el poema de Bertolt Brecht “Vinieron”.

Susana Díaz advirtió de que "las listas negras" son cosa de "hace 40 años"

Este periódico se dirigió a la Consejería de Igualdad del Gobierno andaluz para recabar su opinión y remitieron a las palabras del vicepresidente Marín. La consejera de Igualdad, Rocío Ruiz, también es diputada por Ciudadanos, declinó hacer esas declaraciones sobre este asunto asegurando que no son suyas las competencias. Desde su departamento, no obstante, recordaron que se mantendrán “en la defensa a ultranza de todos los instrumentos para luchar contra la lacra de la violencia de género”, incluidas, expresaron, las unidades a las que Vox quiere cercar.

En el acuerdo de PP y Vox para formar gobierno en Andalucía el partido de Santiago Abascal exigió la derogación de la ley contra la violencia de género. Medida que finalmente no entró en el acuerdo firmado. En su punto noveno el acuerdo incluía “eliminar toda convocatoria de subvenciones a personas físicas o jurídicas que no cumpla evidentes fines de utilidad pública y social”, lo que, según Vox interpretó, supondría eliminar ayudas a las asociaciones y colectivos feministas y que luchan contra la violencia de género que, según este partido, son solo “chiringuitos”.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
69 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios