Es noticia
Menú
La pugna entre Juan Marín y Garicano frena los nombramientos económicos en la Junta
  1. España
  2. Andalucía
lío interno en el partido

La pugna entre Juan Marín y Garicano frena los nombramientos económicos en la Junta

El ala naranja de San Telmo impidió la designación de un puesto clave en Economía, donde previamente, desde Madrid, el partido dejó claro al vicepresidente que no iba a tener manos libres

Foto: El líder de Ciudadanos, Albert Rivera (2d), la líder del partido en Cataluña, Inés Arrimadas (2i), el líder en Andalucía, Juan Marín (i), y el coordinador del programa económico, Luis Garicano. (EFE)
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera (2d), la líder del partido en Cataluña, Inés Arrimadas (2i), el líder en Andalucía, Juan Marín (i), y el coordinador del programa económico, Luis Garicano. (EFE)

Ciudadanos está teniendo serias dificultades con sus nombramientos, y eso que solo está trascendiendo una pequeña parte del lío interno. No solo sufre las dificultades de no tener profesionales y cuadros medios ni base en el partido para ocupar tantos cargos en el Gobierno andaluz, lo que le ha llevado a fichar altos cargos de gobiernos socialistas, lo que una parte del partido no acaba de entender. A esto se añaden recelos internos y vetos cruzados dentro de las propias filas naranjas.

Según ha podido saber este periódico, el último lío ha estado en la Consejería de Economía, con profundo malestar del consejero, Rogelio Velasco, y roces por diferencias de criterio entre el vicepresidente, Juan Marín, y el equipo de Luis Garicano. Pocos días antes de que el pasado martes el Gobierno andaluz aprobara el decreto de organización del Gobierno andaluz y más de 150 nombramientos, el ala naranja de San Telmo, es decir desde la vicepresidencia de Juan Marín, trasladaron expresamente a Velasco que no podía nombrar secretario general de Empresas a Rafael Salgueiro, profesor de Administración de Empresas en la Universidad de Sevilla desde hace 30 años y un profesional de una amplia trayectoria.

Foto: El presidente Juanma Moreno saluda al vicepresidente Juan Marín (Cs) en presencia de la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet (Cs) y del consejero de Presidencia, Elías Bendodo (PP). (EFE)

Salgueiro había sido propuesto directamente por los economistas de Ciudadanos vinculados a Luis Garicano. A él "habían ido a buscarlo", explican fuentes que han vivido de cerca el fichaje. Llevaba bastantes días preparando su incorporación al gabinete de Economía, había comunicado su desvinculación de negocios privados, como socio de la empresa Idemina, e incluso había hecho propuestas sobre cómo debía estructurarse la Secretaría General de Empresas que le habían ofrecido desde el equipo de Luis Garicano. De ella dependen la Dirección General de Comercio y la Dirección General de Economía Digital, pero sobre todo la Agencia Idea, Invercaria, Sandetel o los parques tecnológicos. Según explican desde el Gobierno andauz el descarte vino desde Madrid por "incompatibilidades" por sus negocios. No fue eso lo que se le trasladó a Salgueiro, que le explicaron que era San Telmo, ni lo que señalan desde Economía. Quienes han vivido de cerca lo ocurrido hablan de "auténtica chapuza".

Las explicaciones sobre el veto a Salgueiro son diversas. Lo mismo arguyen que es del PSOE que su supuesta vinculación con el PP. El profesor de Administración de Empresas trabajó asesorando a los socialistas en 1990 y fue secretario general de la empresa Egmasa de 2000 a 2002. Recientemente, aceptó formar parte del Consejo de Ciudades en Sevilla de la mano del candidato a la alcaldía del PP, Beltrán Pérez. Previamente asesoró al Gobierno popular de Juan Ignacio Zoido desde una oficina de planificación económica. Su descarte ha sido un jarro de agua fría no solo dentro de Economía sino también en sectores económicos andaluces que habían ya celebrado su fichaje.

La explicación que barajan en una parte de Cs está vinculada al veto previo que desde Madrid hicieron a Marín para los nombres de Economía

Hasta ahora, Marín, cuando se le ha preguntado sobre las críticas por el ascenso de directivos o altos cargos en el Gobierno de Susana Díaz, ha defendido que al hacer fichajes no miraba el carné del partido sino la valía profesional. Por eso la afiliación política no era motivo de peso para el descarte de Salgueiro aunque desde Cs señalen que se enteraron más tarde de que "estaba colaborando en el programa electoral del PP en Sevilla", algo que los implicados niegan. Tampoco cabe que Garicano, como ha intentado trasladar una parte, fue quien lo vetó. "Todo lo contrario", indican fuentes próximas al consejero de Economía, "fue quien lo propuso".

La explicación que barajan en una parte de Ciudadanos está vinculada al veto previo que desde Madrid hicieron a Marín para los nombres de Economía. El vicepresidente andaluz postuló a otro profesor universitario, Manuel Alejandro Cardenete, como consejero de Economía, pero Garicano dejó claro que ese nombramiento quedaba reservado a su equipo. Fue así como llegó al cargo Rogelio Velasco. Ahora, en el entorno del consejero de Economía creen que esta intervención de última hora en los nombramientos de su equipo está directamente relacionada con ese veto previo a Cardenete, que finalmente es viceconsejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, bajo el paraguas directo de Marín.

Foto: El portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Sevilla. (EFE)

Los nombramientos de Cs han estado marcados por la polémica. Primero se supo que Marín había ascendido como número dos de Turismo a quien fue gerente de la empresa pública Turismo Andaluz, que durante años ha sido duramente criticada por la oposición y acusada de falta de transparencia en el reparto de fondos públicos. No es el único cargo en la Administración socialista que asciende.

El nombramiento de Carlos Sierra, abogado del principal imputado en los ERE, como alto cargo de Justicia provocó que incluso en el debate de Presupuestos le llovieran críticas a Albert Rivera en el Congreso. El PSOE denuncia "una colisión de intereses", ya que la Junta está personada en el caso. El último escándalo conllevó la dimisión de la delegada de la Consejería de Marín en Granada antes incluso de tomar posesión y a las 24 horas de su nombramiento. Trascendió que la ex alto cargo había sido la letrada de la Junta en el caso Nevada contra el empresario Tomás Olivo. La Junta perdió y fue condenada a pagar 166 millones de euros.

Los 600.000 empleos eran solo en campaña

Una de las promesas estrella de Juanma Moreno como candidato del PP en Andalucía fue la creación de 600.000 empleos. Cuando PP y Cs firmaron su acuerdo de gobierno, esa cifra desapareció y desde entonces han tratado de desvincularse de esa promesa electoral. Sin embargo, nadie lo había dicho tan claro como lo hizo el consejero de Economía, Rogelio Velasco, entre martes en el Parlamento.

A preguntas del PSOE en comisión parlamentaria, Velasco, que no es político ni había ocupado con anterioridad un cargo público, sorprendió por su sinceridad. "Como pongamos lo que todos los ministros de Economía han dicho en campaña, no quedaría uno sano", sostuvo. Y añadió: "Eso es un lenguaje, una forma de expresarse durante la campaña electoral". PSOE y Podemos han criticado duramente estas palabras.

Ciudadanos está teniendo serias dificultades con sus nombramientos, y eso que solo está trascendiendo una pequeña parte del lío interno. No solo sufre las dificultades de no tener profesionales y cuadros medios ni base en el partido para ocupar tantos cargos en el Gobierno andaluz, lo que le ha llevado a fichar altos cargos de gobiernos socialistas, lo que una parte del partido no acaba de entender. A esto se añaden recelos internos y vetos cruzados dentro de las propias filas naranjas.

Juan Marín Luis Garicano Ciudadanos
El redactor recomienda