Es noticia
Menú
El 'think tank' liberal andaluz, cantera de altos cargos económicos de la nueva Junta
  1. Empresas
la cúpula de economía, 'dominada' por el oea

El 'think tank' liberal andaluz, cantera de altos cargos económicos de la nueva Junta

La visión liberal, reformista e independiente del Observatorio Económico de Andalucía impregna la nueva Junta. El consejero de Economía y dos secretarios generales, miembros relevantes

Foto: José Luis Galán, Eustasio Cobreros, Francisco Ferraro (presidente), Juan Moreno, Rafael Salgueiro y Martín Rísquez, en noviembre pasado. (Cámara de Sevilla)
José Luis Galán, Eustasio Cobreros, Francisco Ferraro (presidente), Juan Moreno, Rafael Salgueiro y Martín Rísquez, en noviembre pasado. (Cámara de Sevilla)

Un puñado de catedráticos, profesores universitarios y empresarios andaluces —sin vinculación política y que llevan tres décadas involucrados en el Observatorio Económico de Andalucía (OEA)— son el origen del núcleo duro de la nueva Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad.

Rogelio Velasco, el consejero, es miembro de este 'think tank' desde la década de los noventa, pocos años después de fundarse. Igual que Rafael Salgueiro, que será nombrado secretario general de Empresas e Innovación el próximo martes. Manuel Alejandro Hidalgo, recién designado secretario general de Economía, procedente de la Universidad Pablo de Olavide, suma más de un lustro en el OEA. Y no parece que vayan a ser los únicos profesionales ligados al ente que recalen en este macrodepartamento, que quedó bajo el ala de Ciudadanos en el nuevo Gobierno del popular Juanma Moreno. Pero ¿qué es el Observatorio y cuáles son sus ideas fuerza? Y, sobre todo, ¿cuántas de ellas se llegarán a materializar?

El origen del que se ha revelado como el más potente de los 'think tank' andaluces —otros relevantes son el Instituto San Telmo, Analistas Económicos de Andalucía (Unicaja) o el Instituto de Estudios Cajasol— está en 1990. Y quizás una parte no desdeñable de su resiliencia a todo tipo de ciclos fue que unió de forma natural a dos estudiantes de las dos Andalucías —la Occidental (Sevilla, Antonio Contreras Ramos) y la Oriental (Almería, Jerónimo Molina)— en las aulas de la Universidad de Málaga. Con ellos, aunque oficialmente fueron los dos anteriores quienes cofundaron el OEA tras terminar la carrera, estaba Francisco Ferraro, hoy presidente de la organización. Ferraro ya fue secretario general de Economía de 1990 a 1994, con Jaime Montaner de consejero en la primera legislatura de Manuel Chaves.

Foto: Rocío Blanco tomando posesión de su cargo de consejera de Empleo ante el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. (EFE)

"Velasco y su equipo van a intentar hacer reformas para mejorar la capacidad productiva de Andalucía, para que haya más empresas y de mayor tamaño, que operen en los sectores más dinámicos y que estén cada vez más internacionalizadas. Han asumido todos un coste de oportunidad grande, bien por la pérdida de retribuciones, bien por el paréntesis en su carrera académica. Lo hacen por amor a esta tierra, por compromiso, pero somos todos independientes. Tenemos un recorrido profesional previo muy amplio y a todos nos une el interés en lo público, lo que los ingleses llaman 'policy", resume Ferraro en un breve encuentro con El Confidencial en la sede de la Cámara de Comercio de Sevilla.

Precisamente fueron las Cámaras, la hispalense y la de Almería, las que unieron a Contreras Ramos y Molina para, desde sus respectivos servicios de estudios, crear el OEA. Disputas y envidias entre la igualmente joven patronal andaluza, la CEA, y el OEA derivaron en la desvinculación de las Cámaras del incipiente 'think tank' en 1997. Hoy, tras haber recibido el apoyo de entidades como Unicaja, Cajamar, CaixaBank y las extintas Cajasol, Cajasur y Caja Granada, solo cuenta con el soporte de la primera. A ello añade las cuotas de sus socios.

"Nuestro presupuesto, en comparación con otros entes de pensamiento económico con los que estamos hermanados, como el Círculo de Empresarios o el Círculo de Economía, es ridículo:15.000 euros", reconoce abiertamente Ferraro. No ha recibido jamás dinero público, ni prevé hacerlo, añade. Además de Ferraro, otro relevante y veterano miembro del OEA ha sido también alto cargo en la Junta: Vicente Granados, secretario general de Ordenación del Territorio (2004-2008) y director general y luego secretario general de Turismo (2012-2018).

placeholder Manuel Alejandro Hidalgo, Francisco Herrero (presidente de la Cámara de Sevilla) y Francisco Ferraro. (OEA)
Manuel Alejandro Hidalgo, Francisco Herrero (presidente de la Cámara de Sevilla) y Francisco Ferraro. (OEA)

El Observatorio celebra reuniones regulares desde los años noventa donde un ponente analiza un tema y se genera después un debate en profundidad. Las conclusiones más relevantes se publican, como también sus barómetros económicos trimestrales. Estas previsiones económicas se presentan en la Cámara de Comercio de Sevilla, ya que la vinculación sigue siendo estrecha pese a que el OEA es un ente independiente con estatutos propios desde 1998. Además, desde 2005 organiza anualmente un foro en Carmona (Sevilla) para analizar un tema de actualidad con académicos, políticos y empresarios.

Joaquín Aurioles, vocal del Observatorio y otro de sus miembros de más longeva vinculación, apunta tres medidas clave que debería acometer la dupla de consejerías económicas (la de Velasco y la de Hacienda e Industria, que ocupa Alberto García Valera).

Primero, reformar la administración de la Junta, "obviamente aligerando de peso todo lo que sobra en torno a la administración paralela, pero sobre todo redefiniendo el papel del sector público en la economía. Esto significa definir con claridad el espacio que corresponde a cada uno de ellos, con una clara voluntad de evitar interferencias. Esta línea de trabajo tiene necesariamente que extenderse a los ayuntamientos, el último obstáculo, y probablemente el más difícil de superar, en la lucha contra el exceso de burocracia".

Desde las consejerías de Economía y de Hacienda se debe reformar la administración y desarmar el sistema clientelar de reparto de subvenciones

Segundo, "modificar el marco de incentivos. El clientelismo o la pertenencia a una determinada organización como forma de progreso debe quedar definitivamente desplazado por el reconocimiento del esfuerzo y la capacitación".

Y tercero, revisar la Ley de la Función Pública. "Entiendo que el funcionario debe tener los mismos derechos a la estabilidad en el empleo que cualquier otro trabajador, pero no necesariamente más. La normativa debería recoger mecanismos para aligerar la coraza de impunidad de la que disfruta el funcionario que, en la práctica, impide someter su trabajo a evaluación".

Ajustes y ralentización

Ferraro presentó el martes en la Cámara de Sevilla el último informe elaborado sobre el conjunto del año 2018, cuyo autor es precisamente Manuel Alejandro Hidalgo. Sobre cuándo empezará a notarse la acción del nuevo Gobierno, el presidente del OEA lo pospuso al menos a 2020. "Los políticos han cambiado, esperemos que las políticas también", dijo en tono irónico.

Foto: Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía. (EFE)

"Habrá que acometer un ajuste presupuestario y se está haciendo una auditoría del gasto ejecutado, para determinar si se ha hecho correctamente. Ahí hay opciones de encontrar ahorros que colaboren a ese ajuste. Otra cosa será, y entiendo que es la intención de la nueva consejería, evaluar el gasto, ver si ha sido eficaz. Aquí es donde más ahorros se pueden identificar. Aunque, claro, para evaluar tienen que haberse establecido antes objetivos ligados a ese gasto, algo que no siempre ha existido".

El OEA nació entre la entrada de España en la entonces Comunidad Económica Europea en 1986 y la Expo de Sevilla de 1992. La ilusión de los jóvenes profesionales, implicados en la creación igualmente del Instituto de Estadística de Andalucía ha logrado mantener vivo el ideario de una sociedad andaluza "más libre, educada, transparente, justa, cosmopolita y desarrollada", como resumía el prólogo de Ferraro al libro que conmemoró los 25 años de existencia del 'think tank'. Su nombre, por cierto, lo ideó el ya fallecido Antonio Contreras, miembro de la familia propietaria de Azvi (primer grupo de construcción y servicios de Andalucía) y expresidente de la Cámara de Sevilla. Desde hace algo más de un lustro, el OEA incorporó la necesidad de una 'regeneración democrática' en Andalucía a su argumentario. Especialmente tras explosionar los casos de corrupción en la Junta a inicios de la década actual.

Foto: Juanma Moreno, en Sevilla antes de anunciar su Gobierno. (EFE)

Ferraro, catedrático de Economía Aplicada que compartió con Rogelio Velasco ('Roger', para los miembros del OEA) etapas investigadoras en EEUU, mandó en cualquier caso sus advertencias sobre la ralentización de la actividad económica este año. "Prevemos un crecimiento del 2%, inferior en dos décimas a la estimación para el conjunto de España. Una tasa que está muy bien en cualquier caso, pero que confirma la desaceleración del crecimiento ya vivida el pasado 2018".

Los vientos de cola se han acabado y la incertidumbre sobre el comercio global ya pasa factura a las exportaciones, que han caído a final de año por primera vez en los últimos dos. El sector exterior ha venido siendo la estrella del último ciclo de alza del PIB en la comunidad.

Contra la concertación social

Algunos otros mensajes que el OEA ha venido lanzando insistentemente está por ver si se van a materializar en la acción de Gobierno. Quizás el más 'heterodoxo' de todos es el que rechaza de plano la denominada concertación social: el reparto de fondos de formación de la Junta entre la patronal CEA y los sindicatos UGT y CCOO a cambio del apoyo de Gobierno y agentes sociales a las grandes líneas de la política económica de la Junta. La crisis que dejó sin margen presupuestario la Junta ya dejó en suspenso una concertación ideada en la década de los noventa y que derivó en la firma de hasta siete acuerdos, el último en 2009.

Tras una década desactivada esa concertación, ahora queda por ver qué papel quiere otorgar Velasco a patronal y sindicatos, procediendo de una corriente de pensamiento muy crítica con todos ellos. Básicamente, el OEA ha lamentado que el sistema de la concertación no ha servido para mejorar las condiciones económicas y competitivas de Andalucía a tenor de la incapacidad para converger con el resto de España. De momento, el grupo de tecnócratas del Observatorio ya ha ganado la primera batalla, ya que el catedrático Manuel Alejandro Cardenete, vinculado a la CEA y fuertemente respaldado por la patronal (sin éxito) para que ocupara el cargo de Velasco, ha acabado como viceconsejero de Juan Marín (vicepresidente de la Junta). La cercanía entre Velasco y el gurú económico de Ciudadanos, Luis Garicano, ha sido determinante.

El gran melón por catar es la agencia Idea, epicentro de varios casos de corrupción como los ERE. Reconvertirla y revitalizarla, reto clave de Velasco

En cualquier caso, el gran melón por catar de la Consejería de Economía es la agencia Idea (con su empresa de capital riesgo Invercaria y su filial de participadas Soprea), encargada de apoyar iniciativas empresariales generales. Rafael Salgueiro, como secretario general de Empresas, y la viceconsejera Lorena García, tienen la tarea de reconvertirla y revitalizarla. Una opción es que Salgueiro asuma la presidencia (no ejecutiva) de la agencia pasado un cierto periodo de tiempo desde su toma de posesión. Mientras tanto, y según el organigrama vigente, es el viceconsejero de la consejería a quien se adscribe Idea quien ocupa la presidencia, en este caso sería la citada Lorena García.

Idea ha sido, junto a la Consejería de Empleo, el epicentro de los casos de corrupción de los últimos años. Precisamente en la última semana se han conocido las denuncias de autónomos y empresarios de base tecnológica contra Idea. Han levantado la voz ante las peticiones de devolución anticipada de los incentivos recibidos, derivada de la mala gestión de los expedientes dentro de la propia agencia. Algo que está derivando en masivas demandas judiciales contra la Junta.

Un puñado de catedráticos, profesores universitarios y empresarios andaluces —sin vinculación política y que llevan tres décadas involucrados en el Observatorio Económico de Andalucía (OEA)— son el origen del núcleo duro de la nueva Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad.

Think Tanks Noticias de Andalucía Noticias de Unicaja
El redactor recomienda