Susana Díaz responderá al pulso de Sánchez con una exhibición de poderío orgánico
  1. España
  2. Andalucía
crisis EN LA CASA SOCIALISTA

Susana Díaz responderá al pulso de Sánchez con una exhibición de poderío orgánico

El PSOE andaluz votará una resolución dura para fijar posiciones, da por hecho que tumbará el plan de primarias exprés y trabaja para ganar el pulso "cuanto antes"

placeholder Foto: La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, el pasado 16 de septiembre en Sevilla. (EFE)
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, el pasado 16 de septiembre en Sevilla. (EFE)

Ni en los peores tiempos de ‘guerristas' y 'renovadores’, dicen quienes conocen bien al PSOE, y en una situación de debilidad extrema que no había en los noventa, añaden. Los socialistas andaluces asisten atónitos y con las espadas en alto a la batalla interna. El PSOE andaluz tiene muy claro que ya no hay marcha atrás ni salidas intermedias. “Cuanto antes mejor”, aseguran desde la dirección andaluza sobre la manera de desalojar a Pedro Sánchez. La actividad de Susana Díaz es frenética. La guerra, feroz, está declarada y los bandos, alineados.

El PSOE andaluz trabaja para evitar como sea que la propuesta de un congreso exprés, con primarias en octubre y cónclave federal en diciembre, salga adelante. El pulso en abierto de Pedro Sánchez a la dirigente andaluza, a la que sin mencionar le pidió que dé la cara y un paso al frente si cree que puede ofrecer un mejor liderazgo, terminó de revolver al partido en el sur. Si les salen los números, nadie duda de que tratarán de evitar que la partida se resuelva antes del comité federal, un órgano de muchos más miembros y donde el voto puede ser secreto. Nadie descarta que se fuerce la dimisión del secretario general con la dimisión de la mayoría de la ejecutiva. “Si no lo han hecho ya, es porque no salen las cuentas”, deslizan los sanchistas.

Susana Díaz convoca a su ejecutiva y al comité director 48 horas antes del comité federal del PSOE

El número dos de Susana Díaz dejó claro que celebrar ahora un congreso es “una torpeza increíble”, una “huida hacia delante” y “una cortina de humo” para esconder las “derrotas históricas” del PSOE. Lo acusan de trazar un plan por su propia supervivencia personal y sin pensar en las siglas. Evitó el secretario de Organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo, pedir directamente la dimisión de Sánchez, pero sí lo hizo con un rodeo, le reclamó “responsabilidades políticas”. Aún el jefe de Ferraz no había expuesto formalmente sus planes en la sede federal. Tras la comparecencia pública, los socialistas andaluces respondieron con la convocatoria de un comité director, equivalente en Andalucía al comité federal, justo 48 horas antes del convocado este sábado en Madrid.

Con todo el boato orgánico

El mensaje es claro. Susana Díaz, que milita en el PSOE desde antes de cumplir la mayoría de edad y conoce como nadie las cañerías del partido, piensa desembarcar en Madrid sacando músculo y con todo el boato orgánico. “Nada de personalismos”, insisten. No es un desafío entre dos personas con nombres propios, Pedro Sánchez frente a Susana Díaz, recalcan fuentes socialistas en Andalucía afeando al líder del partido ese planteamiento. Quieren dejar claro que la convocatoria de un congreso es “la decisión unilateral” de un secretario general sin contar con los órganos del partido.

El comité director del PSOE andaluz aprobará una resolución y fijará con claridad una posición colegiada de la que recuerdan es la federación más importante del partido y la última, insisten, que ha sido capaz de ganar unas elecciones. Nada de un congreso hasta que haya Gobierno en España, subrayan, dejando claro que esto mismo fue lo que defendió Sánchez en el comité federal del pasado enero. Nada de Gobierno alternativo pactando con Podemos y los independentistas, subrayan. Quieren la dimisión de Sánchez y una gestora. Ya se sabía, pero ahora es público.

Foto: Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa posterior a la reunión de la permanente de la ejecutiva federal, este 26 de septiembre. (Reuters)

Mensaje contra Podemos

El único mensaje propio, sin intermediarios, que lanzó la baronesa andaluza se refirió a la quiebra de los pactos con Podemos en Castilla-La Mancha y en Extremadura, aunque en esta no hay ningún acuerdo con la formación morada. “Todo mi apoyo a @GFVara y @garciapage frente a los que quieren secuestrar la voluntad de los socialistas. Es una injerencia inaceptable”, dejó escrito en su cuenta de Twitter. Lo que más enerva a los socialistas andaluces es que Pedro Sánchez haya planteado ante la militancia que él es el ala izquierda del partido, el del no al PP, y haya situado a los líderes territoriales, con Susana Díaz al frente, en el ala derecha, como los que darán paso a Rajoy. “Es inaceptable. Él llama a la militancia como un gesto democrático, y es todo lo contrario, actúa de espaldas al partido y con tics autoritarios. No llega ni a párvulos del PSOE”, en palabras de un destacado dirigente provincial. “Es el momento de hablar claro. Si se dice que no se quieren terceras elecciones y no se puede gobernar con 85 diputados, que digan qué quieren hacer”, retó Pedro Sánchez.

Frente al reto, los socialistas andaluces mueven sus peones. Susana Díaz cuenta con el apoyo de los expresidentes y los ex secretarios generales. Pesos pesados como José Luis Rodríguez Zapatero o José Blanco ya dejaron claro en qué bando están. Felipe González o Alfredo Pérez Rubalcaba también saldrán en los próximos días, según fuentes del PSOE andaluz. Eduardo Madina hizo también su diagnóstico sin paños calientes.

Se espera la salida a escena de referentes del PSOE como González, Rodríguez Zapatero o Pérez Rubalcaba para elevar la presión a Sánchez

La dirigente andaluza se mueve para lograr algo así como un golpe de autoridad orgánica, una cascada de apoyos públicos, mientras que entre bambalinas los suyos tienen orden de amarrar cada voto del comité federal del sábado. La presidenta de la Junta se ha llevado dos meses en un silencio táctico con el que quería preservar su liderazgo y evitar ser vista como la responsable de acabar políticamente con Pedro Sánchez. Pero en su intensa “agenda privada”, con el máximo secretismo posible, no ha parado de citarse con militantes socialistas y captar apoyos de todos los críticos en las federaciones afines al secretario general, cuentan. La última información la dio 'La Opinión de Zamora', que daba por hecho una reunión el pasado viernes hasta altas horas de la madrugada con los críticos de Castilla y León. Una cita que no está confirmada ni desmentida, pero un ejemplo gráfico de que la andaluza es capaz de llegar hasta Benavente, a horas de la capital andaluza, para pelear cada voto hasta horas intempestivas.

La mayoría de diputados andaluces

El primer asalto pensaban librarlo este mismo martes durante la reunión del grupo parlamentario del Congreso. Los diputados andaluces y el resto de quienes pertenecen a federaciones críticas piensan tomar la palabra para dejar claras sus posiciones en contra de Sánchez. Nunca como ahora insiste el PSOE andaluz en recordar que tiene 22 de los 85 diputados socialistas en el Congreso. Ya en la reunión de la permanente de este lunes, el secretario general oyó cómo los andaluces se mostraban en contra de sus planteamientos. La presidenta del PSOE, la andaluza Micaela Navarro, a quien muchos situaban en las tesis de Sánchez, se opuso claramente a la fecha del congreso. También Antonio Pradas, diputado por Sevilla y mano derecha de Díaz en Ferraz, pidió “un cambio de rumbo” para el partido tras los resultados “malos sin paliativos” de gallegas y vascas.

Quienes conocen cómo se mueve Díaz en la vida orgánica del partido saben que este es su hábitat natural. El PSOE de Sevilla, el más importante de Andalucía, donde la andaluza afiló su colmillo político, es un partido de tribus donde las guerras fratricidas se libran con sangre. Díaz tiene escuela. Como secretaria de Organización del PSOE andaluz propició las dimisiones en bloque de las direcciones de Almería y Cádiz para desalojar a los secretarios provinciales críticos con San Vicente, la sede regional. Cuando llegó a la secretaría general del PSOE andaluz, anuló a sus adversarios inundando de avales la sede socialista. Sus primarias fueron por aclamación.

A nadie se le escapa que la oferta de Sánchez de un congreso con primarias en otoño es una encerrona para la andaluza. No tiene tiempo de amarrar su sucesión y de plantear un relato político sin que parezca una fuga. Además, es una “trampa”, admiten los suyos, porque tras someterse al desgaste de un enfrentamiento durísimo con Sánchez le tocaría administrar el paso al PP o ser cartel en unas terceras elecciones. Con cualquiera de estos dos pasos dilapidaría su liderazgo nada más llegar. El PSOE andaluz quiere que dimita Sánchez, doblarle el pulso, desautorizar al secretario general y que sea una gestora la que administre la decisión política del partido ante la amenaza inminente de terceras elecciones. Dicen los socialistas andaluces que tienen votos de sobra en el comité federal. Pero ese es un órgano mucho más amplio e incontrolable que una ejecutiva, y allí el voto, si se pide, es secreto. Muchos, incluso en el PSOE andaluz, se preguntan a qué esperan. Pese a la experiencia política de Díaz en estas batallas, el nerviosismo es máximo. El riesgo es muy importante y estas balas ya no son de fogueo.

Investidura Rajoy José Luis Rodríguez Zapatero Pactos Electorales Partido Popular (PP) José Blanco Eduardo Madina Felipe González Alfredo Pérez Rubalcaba Micaela Navarro Barones del PSOE Juan Cornejo Susana Díaz Pedro Sánchez PSOE Congresos PSOE
El redactor recomienda