Es noticia
Menú
Feijóo retomará la batalla económica tras la Navidad para recuperar impulso ante el Gobierno
  1. España
ESTRATEGIA ELECTORAL

Feijóo retomará la batalla económica tras la Navidad para recuperar impulso ante el Gobierno

Génova aparcará la vara ideológica a partir de enero para regresar al discurso que creen que más daño hace a Sánchez y que "premia al PP" muy por encima de Vox a las puertas de las elecciones de mayo

Foto: El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Sergio Pérez)
El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Sergio Pérez)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Génova ha aparcado temporalmente su discurso económico para centrar la estrategia de desgaste al Gobierno en cuestiones más "sociales", especialmente volcadas en la polémica del solo sí es sí, la reforma de la sedición y la aún hipotética rebaja del delito de malversación, o las fisuras de la ley trans, que enfrenta a amplios espectros de la izquierda. El PP ha salido a combatir al Ejecutivo con la vara ideológica, pero no ha logrado que ello se traduzca en beneficios demoscópicos. Más bien todo lo contrario. Alberto Núñez Feijóo sigue liderando las encuestas, pero Pedro Sánchez ha recortado distancias y Vox gana fuelle. En este marco, la formación asume que deberá volver a mover el timón hacia la economía en cuanto comience el año y se dejen notar los efectos de la "cuesta de enero" en los hogares españoles para recuperar brío electoral.

La tendencia que confirman los últimos sondeos privados es que el PSOE ha emprendido una paulatina remontada que lo acerca al PP y que anticipa, incluso, la posibilidad de revalidar su actual mayoría parlamentaria. El Confidencial ya adelantó en su Observatorio Electoral de octubre cómo Sánchez comenzaba a recortar distancias con el PP ante los primeros síntomas de agotamiento del efecto Feijóo, una evolución que se ha acentuado con el paso de las semanas pese a que el Gobierno atraviesa por uno de sus peores momentos políticos. Y ahora los populares se lanzan a revertir esa tendencia.

Foto: Ilustración: Pablo Learte.

En la dirección del PP no son ajenos a estos datos, pero se escudan en la tesis de que "las encuestas hay que tomárselas en serio a partir de enero", más con un fin de año marcado por el Mundial de fútbol y las festividades navideñas, lo que entienden como una "ventana de oportunidad" para taponar la hemorragia interna del Ejecutivo. Lo que sí reconocen en Génova es la recuperación de Vox. Y no solo por haber logrado apaciguar la tormenta que desencadenó Macarena Olona, sino porque asumen que "el discurso inflamado" de Santiago Abascal capitaliza mejor el hartazgo social en momentos de alta crispación política.

El PP ha elevado el tono contra Irene Montero, a la que acusa de "sacar a violadores a la calle", y contra Pedro Sánchez, al que responsabiliza de una "crisis institucional" sin precedentes. También ha organizado en las últimas semanas una gira de mítines para tratar de remover conciencias en el electorado socialista por la rebaja de la sedición. Pero nada ha servido para doblar el brazo al partido situado a su derecha, que exhibió fuerza con una sola imagen: 25.000 personas en la plaza de Colón para protestar contra el Ejecutivo. Las oscilaciones de voto entre PP y Vox no preocupan en Génova, donde insisten en que lo importante es "la suma" frente a la izquierda. "El bloque no se ha desestabilizado", reiteran.

El portavoz de Economía del PP, Juan Bravo, no comparece en Génova desde el 7 de noviembre

Fuentes de la cúpula popular reconocen que, en las últimas semanas, el partido se ha volcado en los asuntos ideológicos que han monopolizado la agenda política, esperando un desgaste del Gobierno que, finalmente, no se ha trasladado a las encuestas. "Cuando el enemigo se equivoca, no le corrijas", repetían, justificando así el parcial abandono de la vertiente económica en su estrategia. En su último cara a cara con Sánchez, el propio Feijóo no empleó el manido látigo de la inflación o la amenaza de una recesión contra el Ejecutivo. Y el portavoz de Economía del PP, Juan Bravo, no comparece en Génova desde el pasado 7 de noviembre.

Pero Génova se dirige con paso firme a un regreso al discurso que Feijóo gestiona con mayor soltura, y al que dará rienda suelta tras la Navidad. En el partido, creen que los debates sociales quedarán en segundo plano frente al golpe del euríbor en las hipotecas, el estancamiento de la inversión, la subida de la inflación o las revisiones a la baja de las estimaciones presupuestarias del Ejecutivo. Y ahí es donde el líder de la oposición tratará de volver a exhibir músculo, alimentando la imagen de buen gestor que se sobrepone al resto de "debates estériles".

Foto: Feijóo clausura el Congreso del PP navarro. (EFE/Villar López)

Los populares se remiten a los últimos datos demoscópicos para corroborar que el "golpe" de la economía es el terreno en que "más se desgasta al Gobierno", pero también donde "más se premia al PP", muy por encima de Vox. Aunque los últimos indicadores no se muestran tan catastrofistas, Feijóo tratará de recobrar impulso ahondando en el caos económico del Ejecutivo a las puertas de las próximas elecciones autonómicas y municipales.

En la dirección económica del partido, sostienen que, aunque el impacto no será tan profundo como el que se vivió en 2008, las previsiones empeorarán en los próximos meses, sin abandonar el marco de que una recesión azotará el bolsillo de los españoles antes incluso de que se abran las urnas en mayo. El PP se ve con posibilidades de dar la puntilla a Sánchez si logra teñir de azul algunos de sus feudos, con la vista puesta especialmente en la Comunidad Valenciana y en Castilla-La Mancha. Si lo consigue, reiteran en Génova, Feijóo llegará mecido a las generales.

Génova ha aparcado temporalmente su discurso económico para centrar la estrategia de desgaste al Gobierno en cuestiones más "sociales", especialmente volcadas en la polémica del solo sí es sí, la reforma de la sedición y la aún hipotética rebaja del delito de malversación, o las fisuras de la ley trans, que enfrenta a amplios espectros de la izquierda. El PP ha salido a combatir al Ejecutivo con la vara ideológica, pero no ha logrado que ello se traduzca en beneficios demoscópicos. Más bien todo lo contrario. Alberto Núñez Feijóo sigue liderando las encuestas, pero Pedro Sánchez ha recortado distancias y Vox gana fuelle. En este marco, la formación asume que deberá volver a mover el timón hacia la economía en cuanto comience el año y se dejen notar los efectos de la "cuesta de enero" en los hogares españoles para recuperar brío electoral.

Partido Popular (PP) Alberto Núñez Feijóo Pedro Sánchez
El redactor recomienda