Es noticia
Menú
Dirigentes del PP asumen que Vox ha recuperado terreno por la reforma de la sedición
  1. España
PUGNA EN LA DERECHA

Dirigentes del PP asumen que Vox ha recuperado terreno por la reforma de la sedición

Diferentes cargos populares ven a Abascal "más fuerte" tras reunir a 25.000 personas en Colón y recuperar aliento en las encuestas. Génova descarta salir a la calle porque lo importante es "llenar las urnas"

Foto: El líder de Vox, Santiago Abascal, durante una concentración convocada por Vox en Colón. (EFE/Sergio Pérez)
El líder de Vox, Santiago Abascal, durante una concentración convocada por Vox en Colón. (EFE/Sergio Pérez)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La imagen de una plaza de Colón abarrotada por la pugna planteada por Santiago Abascal contra el Ejecutivo no ha movido ni un milímetro a Génova de su estrategia de oposición a Pedro Sánchez. Pero las 25.000 personas que, según los cálculos de la Delegación del Gobierno, logró reunir el presidente de Vox el pasado domingo tampoco han pasado desapercibidas, hasta el punto de que dirigentes del PP, entre ellos presidentes autonómicos, reconocen que el partido situado a su derecha ha recuperado terreno después de meses sin aliento por el terremoto que provocó en sus filas Macarena Olona, al mismo tiempo que el llamado efecto Feijóo se ralentiza.

"Ahora están más fuertes que hace unos meses", asumen voces autorizadas de los populares, que sostienen su análisis no solo en el músculo que volvió a exhibir Vox el pasado domingo, sino también en la tendencia a la que apuntan las últimas encuestas. El último sondeo de IMOP-Insights para El Confidencial, por ejemplo, avaló como Abascal rentabiliza mejor las polémicas del Gobierno con la rebaja de la sedición la ley del solo sí es sí que su homólogo del PP, con un perfil más pragmático y volcado a la oposición por la vía institucional. En la citada encuesta, Feijóo se mantenía en primera posición con 121 diputados y el 29,5% de los apoyos, si bien los ultraconservadores recuperaban parte del terreno perdido con el 16,7% de los votos y 55 escaños.

Foto: La ministra de Igualdad, Irene Montero, conversa con un diputado del PP, Guillermo Mariscal. (EFE/Zipi)

Las tripas del último sondeo del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que van más allá de los datos cocinados por José Félix Tezanos, reflejaban también esa tendencia. El 58,5% de los votantes del PP ven a Feijóo como principal figura presidenciable, una cifra que se situaba casi seis puntos por encima (64,7%) hace solo un mes. La fuga de voto de Vox al PP también se ha frenado en apenas 30 días: en octubre, según el mismo sondeo, un 22,7% de los electores que eligieron a Abascal en las últimas generales optarían por la papeleta que encabezará Feijóo; en noviembre, esa cifra se redujo hasta el 15,5%.

"Vox se ha recuperado, pero también tiene un techo", argumentan desde una baronía popular, donde insisten en que Feijóo debe mantener en los próximos meses "el contacto con la calle", pulsar el descontento "barrio a barrio" e insistir en la denuncia contra un Ejecutivo "a la deriva". "Para que un mensaje cale, hay que repetirlo hasta la saciedad", se resignan. Según las voces consultadas, esta estrategia implica no dejar que sea Vox quien "marque la agenda" de la oposición, sino que sea Feijóo quien "lleve la iniciativa" contra el Gobierno.

Foto: El líder de Vox, Santiago Abascal (i), y el portavoz parlamentario Iván Espinosa de los Monteros en el Congreso de los Diputados. (EFE/Chema Moya) Opinión

Pese al diagnóstico, el PP cierra filas con la estrategia templada de su líder, que descarta de antemano impulsar protestas y manifestaciones bajo las siglas del PP, como hace Vox con su parroquia. El análisis que hacen diferentes fuentes del partido es que Abascal había quedado un tanto desdibujado por su primera gran crisis interna, una circunstancia que se unió al auge de la marca Feijóo cuando este aterrizó en Génova. Pero, con el paso de los meses y "cuando las aguas han vuelto a su cauce", Vox ha vuelto a demostrar que sigue teniendo "un votante muy fiel". "No es una imagen nueva", insisten los populares, que reconocen a Abascal una capacidad de convocatoria que ha caracterizado siempre a la formación y con la que no suelen contar las fuerzas tradicionales.

Lo importante, no obstante, no es tanto "llenar las calles" como "llenar las urnas". Fue el mensaje que empleó el pasado sábado Feijóo ante Ayuso, una dirigente a la que no le tiembla el pulso a la hora de pedir más contundencia contra el Gobierno y que huye, en no pocas ocasiones, del tono moderado de su jefe de filas.

Génova cuenta con una estrategia propia, y se volcará en los próximos días con un calendario de actos "multitudinarios" con un formato de mitin por diferentes feudos socialistas para protestar contra la sedición. El PP se ve con posibilidades en territorios históricos del PSOE, como Extremadura, Castilla-La Mancha, Aragón o Comunidad Valenciana. Saben, no obstante, que toda alternativa a la izquierda pasará por Vox. Su única posibilidad es lograr una "mayoría suficiente" que limite la influencia de los de Abascal en eventuales gobiernos de los populares. Algunos barones ya admiten que, llegado el momento, no será una tarea sencilla.

La imagen de una plaza de Colón abarrotada por la pugna planteada por Santiago Abascal contra el Ejecutivo no ha movido ni un milímetro a Génova de su estrategia de oposición a Pedro Sánchez. Pero las 25.000 personas que, según los cálculos de la Delegación del Gobierno, logró reunir el presidente de Vox el pasado domingo tampoco han pasado desapercibidas, hasta el punto de que dirigentes del PP, entre ellos presidentes autonómicos, reconocen que el partido situado a su derecha ha recuperado terreno después de meses sin aliento por el terremoto que provocó en sus filas Macarena Olona, al mismo tiempo que el llamado efecto Feijóo se ralentiza.

Partido Popular (PP)
El redactor recomienda