Es noticia
Menú
Vox cierra la puerta a la vuelta de Olona: "Este es el fin del camino"
  1. España
"le deseamos lo mejor en lo político"

Vox cierra la puerta a la vuelta de Olona: "Este es el fin del camino"

La exdiputada por Granada colma la paciencia de Vox tras denunciar un "linchamiento" contra ella en el partido. La opción de impulsar una nueva plataforma política cobra fuerza tras la drástica decisión de Abascal

Foto: Santiago Abascal y Macarena Olona. (EFE/Raúl Caro)
Santiago Abascal y Macarena Olona. (EFE/Raúl Caro)

Vox ha dicho basta. El portavoz del partido en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, ha zanjado este jueves la posibilidad de que Macarena Olona vuelva al partido, "a la vista del daño que se está haciendo a través de ella". Con "dolor", el dirigente y miembro de la cúpula de Vox ha dado portazo a un eventual regreso de la exdiputada. "Este es el fin del camino. Le deseamos lo mejor en lo político y nos tendrá siempre a su disposición en lo personal", ha afirmado.

Foto: La diputada de Vox Inés María Cañizares en una rueda de prensa en el Congreso de los Diputados. (EFE/J. J. Guillén)

"Nos está causando un enorme dolor a gente que le tenemos cariño. Lo único que le puedo decir es que estaremos siempre a su disposición", reiteraba Espinosa de los Monteros, que no ha aclarado si finalmente se celebrará o no la cita a la que había emplazado Macarena Olona a Santiago Abascal. El detonante de la decisión ha sido una entrevista que ha concedido la alicantina al diario 'ABC', en la que ha criticado la falta de "democracia interna" y un "linchamiento" por parte de Vox, así como el hecho de que el partido se haya convertido en "máquina de triturar carne" desde que anunció su deseo de volver a la actividad pública.

Olona sorprendió a propios y ajenos cuando hace unos días anunció en redes sociales que telefonearía a Santiago Abascal para emplazarle a una reunión en septiembre, y comprobar así si podían "caminar juntos". El enigmático mensaje ya anticipaba el deseo de la abogada del Estado de regresar a la política, aunque la incógnita era si lo haría de nuevo en las filas de Vox o a través de una plataforma alternativa. Ahora solo le queda la segunda opción.

Foto: La exdiputada de Vox, Macarena Olona; y el líder de la formación, Santiago Abascal. (EFE/Álvaro Cabrera)

La tensión en el partido ha crecido tanto en los últimos días que podía cortarse con cuchillo. El desafío planteado por Macarena Olona ha provocado el primer gran terremoto interno de una formación que se presumía sin fisuras, y que siempre ha observado desde la barrera las guerras orgánicas de otros partidos. Abascal se comprometió a recibir a Olona cuando esta comunicó su idea de regresar, pero las últimas declaraciones de la otrora líder del partido en Andalucía habrían provocado un cambio de idea radical.

Iván Espinosa de los Monteros ha acusado a Macarena Olona de causar "dolor" a Vox, y ha calificado de "prensa rosa" las declaraciones que ha concedido la exdirigente al mencionado diario. Ella misma se hacía eco de la controvertida entrevista en redes sociales. "Espero que algunas respuestas den contestación a vuestras preguntas. Yo tengo una: ¿quién vio mi enfermedad como una oportunidad para sacarme de juego?", escribía.

Olona desliza que hay personas en Vox que han querido sacar jugo de su enfermedad para moverle la silla y expulsarla de la primera línea. Aunque no da nombres por "lealtad", el foco se ha situado en los últimos días sobre el secretario general del partido, Javier Ortega-Smith, un enfrentamiento hasta ahora soterrado que no ha sido desmentido por ninguna de las dos partes. "Siempre he antepuesto el proyecto a cualquier cuestión, sin hacer caso a los que me decían que mi proyección estaba generando antipatías internas", se defendía Olona.

Del Camino de Santiago al 'escrache' en Granada

Macarena Olona ha tensado tanto la cuerda que ha terminado rompiéndose. La alicantina quiso seguir con un pie en Madrid cuando se frustró su aspiración de vicepresidir el Gobierno de la Junta de Andalucía, pero Vox se negó. Poco después, en concreto el 29 de julio, la 'paracaidista' de Vox anunció su dimisión por motivos de salud, que no entró a explicar, aunque con el paso de las semanas ha desvelado que se trataba de un problema de tiroides. El partido creyó haber dado portazo al "error", reconocido por miembros de la cúpula del partido, de enviar a la dirigente a las elecciones andaluzas, pero nada más lejos de la realidad.

Tan solo un mes después de comunicar su adiós, Macarena Olona hizo un curioso anuncio en Twitter: convocó a sus fieles para que hiciesen con ella el Camino de Santiago. Se comprometió, incluso, a correr con los gastos de aquellos peregrinos que tuviesen dificultades económicas. En el entorno de la exdiputada por Granada desmentían los rumores sobre un posible regreso a la actividad pública y vincularon el viaje a una decisión estrictamente personal. Su "camino", insistían, pasaba por regresar a la abogacía del Estado y tramitar la baja de Vox para no comprometer su "neutralidad". Esas fueron las últimas noticias que recibieron en Vox de la mediática dirigente. Pero la guerra interna solo acababa de comenzar.

Foto: La excandidata de Vox en Andalucía y exportavoz en el Congreso, Macarena Olona. (EFE/José Manuel Vidal)

El malestar en Vox se multiplicó cuando la ex secretaria general del partido en el Congreso anunció una serie de conferencias que la llevarían a diferentes puntos de la geografía española. La primera parada era, precisamente, Granada, donde sufrió un 'escrache' y tuvo que abrirse paso entre golpes de los antidisturbios. Olona parecía querer echar un pulso a Abascal testando su tirón en la calle. Los titulares con su nombre se multiplicaron. Y el nerviosismo en Vox no paraba de crecer.

Entre balbuceos y silencios incómodos, el líder de Vox trató de zanjar la polémica el pasado 15 de septiembre. Abascal aseveró en una entrevista radiofónica que Olona tenía "las puertas abiertas", pero que debía "pasar tiempo" antes de valorar su regreso. Con el paso de los días, el presidente de la formación se mostró más seguro y contundente cuando era preguntado por el asunto. "Estamos a la expectativa de que nos cuente si decide volver a la política o mantiene lo que dijo hace un mes", respondió un irónico Abascal el pasado martes, en el marco de una conferencia en la que el dirigente quiso demostrar que su capacidad de convocatoria sigue intacta pese al terremoto orgánico.

Foto: Macarena Olona. (EFE/José Manuel Vidal) Opinión

La alicantina reaparecerá este viernes durante un acto en la Universidad de Murcia, pero ya sin la esperanza de regresar a la que fue su casa política durante más de tres años. La pregunta de Macarena Olona ya tiene una respuesta. Santiago Abascal no caminará junto a ella. Y bloque de la derecha se fractura aún más.

Vox ha dicho basta. El portavoz del partido en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, ha zanjado este jueves la posibilidad de que Macarena Olona vuelva al partido, "a la vista del daño que se está haciendo a través de ella". Con "dolor", el dirigente y miembro de la cúpula de Vox ha dado portazo a un eventual regreso de la exdiputada. "Este es el fin del camino. Le deseamos lo mejor en lo político y nos tendrá siempre a su disposición en lo personal", ha afirmado.

Vox
El redactor recomienda