Es noticia
Menú
Las credenciales de Felipe VI: 70 tomas de posesión en Latinoamérica y 5 en Colombia
  1. España
Polémica por la espada de Bolívar

Las credenciales de Felipe VI: 70 tomas de posesión en Latinoamérica y 5 en Colombia

El Rey conoce perfectamente Colombia, sus símbolos, su Constitución y su sociedad, porque ha representado a España en la toma de posesión de sus últimos cinco presidentes

Foto: Felipe VI saluda a su llegada a la ceremonia de investidura del presidente de Colombia, Gustavo Petro. (EFE/Mauricio Dueñas Castañeda)
Felipe VI saluda a su llegada a la ceremonia de investidura del presidente de Colombia, Gustavo Petro. (EFE/Mauricio Dueñas Castañeda)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Desde 1996 hasta este mes de agosto de 2022, Felipe VI, primero como príncipe de Asturias y desde 2014 como Rey, ha asistido a más de 70 tomas de posesión de presidentes latinoamericanos. Es el jefe del Estado que más ha viajado al cono sur americano de todos los europeos y que, con alguna puntual excepción, ha representado a España en el acto de entronización institucional de los presidentes de las repúblicas latinoamericanas.

En lo que va de año, Felipe VI ha viajado a Costa Rica para la toma de posesión de Chaves Robles, a Chile para la de Boric Font y a Colombia a la de Gustavo Petro. El Rey no ha hecho excepciones: acude a esos actos con independencia de la ideología del mandatario, siempre que haya sido legítimamente elegido. El costarricense Rodrigo Chaves se confiesa socialdemócrata; el chileno Gabriel Boric, izquierdista y admirador de Salvador Allende; y el colombiano Petro, militante exguerrillero del M-19.

Podemos pide explicaciones por el gesto del Rey en Colombia

El Rey sigue el criterio constitucional para realizar estos desplazamientos: el artículo 56 de la Carta Magna le encomienda la máxima representación de España en sus relaciones internacionales y “especialmente” con las naciones de la “comunidad histórica” de España. Todos los viajes cuentan con el refrendo implícito del presidente del Gobierno y el jefe del Estado va acompañado en estos actos por el ministro de Asuntos Exteriores.

La Casa del Rey prepara a fondo los desplazamientos de Felipe VI en sus viajes oficiales al extranjero. Recaba informes a los ministerios —especialmente a los de Estado y a Economía— e información diversa a reales academias —fundamentalmente la de Historia—, además de a los propios servicios de la jefatura del Estado. El Rey es meticuloso hasta el más mínimo detalle y con frecuencia demanda información adicional.

Foto: El rey Felipe VI al paso de la espada de Bolívar. (EFE/Mauricio Dueñas Castañeda)

Por esta razón, y por su conocimiento de Colombia, a la que ha acudido para representar a España en la toma de posesión de sus cuatro anteriores presidentes (Andrés Pastrana, Álvaro Uribe, Juan Manuel Santos e Iván Duque), Felipe VI estaba al tanto perfectamente de que los símbolos nacionales de la república son la bandera, el escudo de armas y el himno, y que se consideran 'emblemas culturales' el Cóndor de los Andes, la Palma de Cera —un árbol que puede llegar a los 70 metros de altura— y la orquídea. Se incluye, según el Ministerio de Exteriores colombiano, la cumbia, una expresión musical propia del país.

Felipe VI fue el único jefe de Estado europeo que acudió a la cita. Faltaron varios presidentes latinoamericanos y AMLO envió a su esposa

Ni en la Constitución Política (sic) colombiana ni en ningún texto legal se considera ni símbolo, ni emblema, la espada de Simón Bolívar, de la que existen, además, réplicas varias, una de las cuales fue robada por el M-19, mientras Gustavo Petro militaba en esa organización, y devuelta tras los acuerdos de paz sellados entre el Gobierno de Bogotá y la guerrilla, que han hecho 32 años el mes de marzo pasado. Ese pacto permitió a los exguerrilleros incorporarse a la vida política y participar en la elaboración de la Constitución vigente.

Foto: El hijo de Pablo Escobar posa con la presunta espada de Bolívar. La foto figura en su autobiografía 'Pablo Escobar. Mi padre'.

La espada (s) de Simón Bolívar guarda un significado sobrevenido en una parte de la sociedad colombiana y en los países con regímenes denominados 'bolivarianos' de signo izquierdista y populista, lo que no ha impedido la presencia del Rey de España, bien acogido mayoritariamente y cuya presencia es la única a nivel de jefes de Estado de toda Europa. Concretamente, en la toma de posesión de Gustavo Petro, Felipe VI fue el único jefe de Estado europeo. A la cita faltaron varios presidentes latinoamericanos y el de México, Andrés Manuel López Obrador, que envió a su esposa en representación de su país. De ahí que el Rey —más allá de que titularice la Corona de España— sea percibido por las clases dirigentes como legitimador de las democracias latinoamericanas y el más genuino, y único, representante de la Unión Europea.

Fuentes diplomáticas subrayan a El Confidencial que la toma de posesión de Petro fue “desordenada”. Se aplazó su inicio hasta 20 minutos y luego la detuvo el presidente electo reclamando, en un golpe de efecto, que se llevase la espada de Bolívar, rechazada por su antecesor. En el manual de protocolo —en el que constan con detalles los horarios y los hitos del acto— no estaba prevista esta escenificación ni había, en consecuencia, establecida ninguna pauta protocolaria al respecto. En todo caso, las mismas fuentes descartan “por completo” que el gesto de Felipe VI, al permanecer sentado al paso de la reliquia bolivariana, tuviese “en absoluto cualquier connotación ideológica”. Porque, insisten, “el Rey conoce estos actos y de todos los colores”.

Bolaños considera "un detalle sin trascendencia" que el Rey no se levantara al paso de la espada

Recuerdan que en la toma de posesión del presidente de Chile, Gabriel Boric, se afeó al Rey haber llegado retrasado a uno de los actos, lo que se debió “a la organización que detuvo la caravana del Rey en camino cuando no estaba previsto”. El presidente chileno se disculpó posteriormente con la Casa del Rey a través de la ministra de Asuntos Exteriores y atribuyó el reproche presidencial a un “malentendido”.

Fuentes gubernamentales españolas consultadas por El Confidencial dicen estar seguras de que Felipe VI es “observado” especialmente por los sectores más izquierdistas de los países latinoamericanos para incentivar la política iconoclasta respecto del colonialismo español y fomentar el indigenismo, propósitos que conectan en España con Podemos y sus máximos dirigentes, especialmente Pablo Iglesias y sus 'terminales' en el propio Consejo de Ministros y en el Congreso.

De ahí que tanto el ministro de Cultura como el de Presidencia hayan desautorizado cualquier tipo de crítica porque, efectivamente, no hay mayor muestra de consideración, respeto y afecto que el propio desplazamiento del Rey a la toma de posesión de Petro, con el que departió “amistosamente” sin que el nuevo presidente introdujese en sus disertaciones públicas ni una sola palabra relativa a la colonización o la conquista española. “Se trata de una estratagema de Podemos y sus dirigentes para subrayar su obsesivo rechazo a la monarquía parlamentaria”.

Por lo demás, las fuentes diplomáticas conocedoras del viaje del Rey hacen hincapié en que Felipe VI viajó, entre la ida y la vuelta, casi 30 horas —durmió en los dos vuelos— para cumplir por completo su agenda en Bogotá en poco más de ocho horas. “Darle lecciones al Rey de comportamiento en su actividad diplomática es una paletada”, sentencia un embajador de España con destino en uno de los principales países de Latinoamérica.

Desde 1996 hasta este mes de agosto de 2022, Felipe VI, primero como príncipe de Asturias y desde 2014 como Rey, ha asistido a más de 70 tomas de posesión de presidentes latinoamericanos. Es el jefe del Estado que más ha viajado al cono sur americano de todos los europeos y que, con alguna puntual excepción, ha representado a España en el acto de entronización institucional de los presidentes de las repúblicas latinoamericanas.

Rey Felipe VI Colombia
El redactor recomienda