Es noticia
Menú
La espada de Bolívar: el especial simbolismo para Colombia y para Petro del arma del Libertador
  1. Mundo
polémica con el rey felipe VI

La espada de Bolívar: el especial simbolismo para Colombia y para Petro del arma del Libertador

El arma que empuñó Bolívar es un símbolo poderoso en el imaginario colectivo de Colombia y en la historia personal del propio Gustavo Petro, un recuerdo de su pasado guerrillero que convirtió en lucha política

Foto: La espada de Simón Bolívar durante la investidura de Gustavo Petro como presidente de Colombia. (Reuters/Cesar Carrión)
La espada de Simón Bolívar durante la investidura de Gustavo Petro como presidente de Colombia. (Reuters/Cesar Carrión)

La hoja de la histórica espada de Bolívar volvió a brillar durante unas horas este domingo bajo el sol de Bogotá. La sacó de su reclusión Gustavo Petro, en lo que fue su primer acto como presidente de Colombia, y el hecho de que el rey Felipe VI no se levantase a su paso ha avivado la polémica en España.

En una ceremonia de investidura cargada de elementos simbólicos, fue la espada del Libertador Simón Bolívar el que acaparó todo el protagonismo. Petro, el primer presidente de izquierdas de la historia de Colombia, quiso que fuera así.

Su importancia no se debe solo a su legado histórico. El arma que empuñó Bolívar es un símbolo poderoso en el imaginario colectivo de Colombia y en la historia personal del propio Gustavo Petro, un recuerdo de su pasado guerrillero que convirtió en lucha política y que le ha llevado ahora al frente del país latinoamericano.

Foto: Gustavo Petro abraza a la vicepresidenta de Colombia, Francia Márquez, durante su toma de posesión como presidente. (Reuters/Luisa González)

La memoria de los colombianos atesora vivamente el momento en el que la espada del Libertador fue robada en el primer acto de la guerrilla Movimiento 19 de Abril (M-19), grupo al que perteneció Petro en su juventud. El arma encarna el legado de Simón Bolívar, urdidor de los principales movimientos de independencia del continente y encarnación del orgullo latinoamericano.

El grupo guerrillero la sustrajo el 17 de enero de 1974 de la Quinta de Bolívar, una casa museo en el centro de Bogotá donde estaba en exhibición, en un acto de insurgencia. Tras varios años en paradero desconocido, la pieza histórica fue devuelta por el M-19 al Gobierno colombiano con ocasión de su desmovilización tras firmar un acuerdo de paz en 1990, durante el Gobierno del entonces presidente Virgilio Barco, y desde ese momento permanece en la Casa de Nariño, sede del Ejecutivo.

placeholder Foto: Reuters/Luisa González.
Foto: Reuters/Luisa González.

“Llegar aquí junto a esta espada, para mí, es toda una vida, una existencia. Quiero que nunca más esté enterrada, quiero que nunca más esté retenida; que solo se envaine, como dijo su propietario, el Libertador, cuando haya justicia en este país”, así comenzó Petro su discurso.

Petro, que en su juventud militó en el M-19, quería que estuviera en su acto de investidura, junto con la escultura de la paloma de la paz, creada por el maestro Fernando Botero para la firma del acuerdo de paz con las FARC, en 2016, pero el Gobierno de su ahora antecesor, Iván Duque, no se lo permitió.

De hecho, la espada del dirigente independentista latinoamericano no estaba en el lugar por orden expresa del presidente saliente, Iván Duque, que a última hora no permitió su traslado. Y las primeras palabras del nuevo mandatario, antes de tomar juramento a la nueva vicepresidenta, Francia Márquez, fueron para que trasladaran el arma junto a él antes de su discurso.

placeholder Foto: Reuters/Luisa González.
Foto: Reuters/Luisa González.

"Como presidente de la República, le ordeno a Casa Militar que traigan la espada de Bolívar a la plaza de Bolívar", proclamó Petro. Tras un inusual receso de 10 minutos en la ceremonia y la orden presidencial, cuatro soldados vestidos con el uniforme de la época de la Independencia llegaron a la plaza de Bolívar llevando la espada en una urna de cristal que depositaron sobre una mesa en la tarima principal.

"Esta espada tiene tanta historia que hoy sumará una más, de por qué se demoró en llegar a esta plaza", dijo Petro al recibir ese símbolo histórico. La fecha de su toma de posesión, 7 de agosto, tampoco es casual. El 7 de agosto de 1819, hace 203 años, la batalla de Boyacá fue el punto de inflexión en la guerra de independencia de Colombia y el culmen de la campaña liderada por Simón Bolívar, que situaría al país en el camino de la descolonización del Reino de España.

La hoja de la histórica espada de Bolívar volvió a brillar durante unas horas este domingo bajo el sol de Bogotá. La sacó de su reclusión Gustavo Petro, en lo que fue su primer acto como presidente de Colombia, y el hecho de que el rey Felipe VI no se levantase a su paso ha avivado la polémica en España.

Colombia Rey Felipe VI
El redactor recomienda