Es noticia
Menú
Sánchez y Yolanda Díaz se reúnen cuatro semanas después para "fortalecer" la coalición
  1. España
Tras la crisis por el gasto militar

Sánchez y Yolanda Díaz se reúnen cuatro semanas después para "fortalecer" la coalición

El presidente y la vicepresidenta segunda se han visto antes del Consejo de Ministros de este lunes. PSOE y Unidas Podemos quieren convencer de que su alianza perdurará lo que queda de legislatura

Foto: Pedro Sánchez y Yolanda Díaz, durante el debate sobre el estado de la nación. (EFE/Kiko Huesca)
Pedro Sánchez y Yolanda Díaz, durante el debate sobre el estado de la nación. (EFE/Kiko Huesca)

Pedro Sánchez ha concedido a Yolanda Díaz la reunión que la vicepresidenta segunda le reclamó el 5 de julio, hace cuatro semanas. Y lo ha hecho escasas horas después de que se produjera un nuevo desencuentro en la coalición, esta vez a cuenta del anteproyecto de ley de secretos oficiales que el Gobierno ha aprobado este lunes en primera vuelta en el Consejo de Ministros.

El jefe del Ejecutivo y la líder de Unidas Podemos en el Gobierno han mantenido el encuentro este lunes, poco antes de comenzar el último Consejo de Ministros antes del parón estival. En mitad de su gira por los Balcanes Occidentales, que concluyó horas antes en Tirana, Albania, el jefe del Ejecutivo ya había transmitido en conversación informal con los medios de comunicación su intención de mantener unida la coalición, descartando un escenario de ruptura, hasta las elecciones generales, previstas para finales de 2023.

Ambos han querido confirmar este mensaje, mostrar unidad y convencer de que su alianza goza de buena salud. Fuentes del Gobierno aseguran que la reunión ha sido "muy positiva y fructífera" y que ha servido para "fortalecer" la coalición. Explican que han conversado sobre "muchos temas", incluidos algunos de los que tenían "pendientes".

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en Montenegro. (EFE/Boris Pejovic)

Los nuevos impuestos temporales a las grandes entidades bancarias y empresas energéticas, así como la hoja de ruta presentada por Sánchez en el debate sobre el estado de la nación, sirvieron para rebajar la tensión después de varias turbulencias entre los socios a cuenta de sus diferencias sobre el aumento de 1.000 millones de euros en materia de defensa, sobre la tragedia de la valla de Melilla, en junio, y con relación a otros tantos frentes que se fueron abriendo y complicando en las semanas anteriores.

Ahora, desde el Ejecutivo aseguran que son conscientes "de los grandes retos de país" que deben afrontar, y prometen seguir trabajando juntos, "empezando por la negociación de los presupuestos generales del Estado". Estrictamente, la negociación comenzó hace semanas, y el primer hito llegó cuando ambas fuerzas pactaron el techo de gasto más alto de la historia, más de 198.000 millones de euros, para después aprobarlo en Consejo de Ministros, el pasado martes.

Por otro lado, estas fuentes sostienen que el encuentro estaba previsto, pero no especifican desde cuándo. Durante la mañana, en su última rueda de prensa antes del parón estival, desde Tirana, Sánchez fue preguntado sobre esta materia, y aseguró que el socio mayoritario era "favorable" a celebrar esta reunión, si bien no mencionó que hubiera una fecha ya señalada, escasas horas después. Esto se leyó como una forma de pasar de puntillas sobre esta cuestión: Unidas Podemos reclamó que se celebrara antes del debate, pero ha pasado casi un mes hasta que el presidente ha hecho hueco en su agenda.

Foto: El presidente del Gobierno y la vicepresidenta segunda en el Congreso. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

Formalmente, lo que Díaz solicitó fue convocar la comisión permanente de seguimiento del acuerdo de coalición, el espacio diseñado entre PSOE y Unidas Podemos para solventar diferencias de calado y analizar el estado de su alianza. La vicepresidenta segunda nunca ha participado en un encuentro formal de esta comisión, que se reunió por última vez en octubre de 2021, a raíz de las diferencias sobre la reforma laboral —que hoy Sánchez quiere capitalizar, y de cuyos primeros resultados presumió en su balance de la acción del Gobierno del pasado viernes—. En los dos años y medio de andadura del Ejecutivo, sin embargo, buena parte de las grandes discrepancias se han resuelto en encuentros privados o llamadas telefónicas entre Díaz y Sánchez, o entre el exvicepresidente Pablo Iglesias y el presidente, en su día, y no en este foro.

Y, en un momento en el que Podemos marca posiciones sobre Sumar, la plataforma con la que previsiblemente Díaz concurrirá a las generales, hay otra lectura posible de este encuentro. Durante su paso por Mostar (Bosnia-Herzegovina), Sánchez evitó entrar en los equilibrios internos de sus socios, pero sí hizo la lectura de que el partido morado está jugando sus cartas para conseguir una "cuota de poder" que lo satisfaga de cara a la configuración del nuevo sujeto político.

Mientras la líder de la formación, Ione Belarra, ya esboza que Podemos quiere mirar de tú a tú a Sumar, concurrir con Díaz como candidata, pero sin diluir sus siglas en el paraguas de esta plataforma, Sánchez refuerza la figura de la vicepresidenta segunda. El fin de semana reconoció que Díaz tiene "cualidades", dio por hecho que será candidata a las generales y que las fuerzas que integran Unidas Podemos (entre ellas, el partido morado) lograrán un equilibrio para concurrir juntas. Poco después, antes del último Consejo de Ministros, y tras una gira maratoniana por cinco países europeos, le concede la reunión que le había sido reclamada durante casi un mes, sin éxito.

Pedro Sánchez ha concedido a Yolanda Díaz la reunión que la vicepresidenta segunda le reclamó el 5 de julio, hace cuatro semanas. Y lo ha hecho escasas horas después de que se produjera un nuevo desencuentro en la coalición, esta vez a cuenta del anteproyecto de ley de secretos oficiales que el Gobierno ha aprobado este lunes en primera vuelta en el Consejo de Ministros.

Yolanda Díaz Pedro Sánchez
El redactor recomienda