Es noticia
Menú
Los chats de Rubiales tras aplazar el Dépor-Fuenlabrada: "Hemos adulterado la competición"
  1. España
Supercopa Files

Los chats de Rubiales tras aplazar el Dépor-Fuenlabrada: "Hemos adulterado la competición"

Los mensajes del presidente de la RFEF y sus colaboradores desvelan que fueron conscientes de la injusticia de la medida que terminó con el descenso del club gallego: “Van a venir demandas”

Foto: Aficionados del Deportivo de La Coruña lamentan la derrota de su equipo. (EFE/Cabalar)
Aficionados del Deportivo de La Coruña lamentan la derrota de su equipo. (EFE/Cabalar)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, y sus colaboradores reconocieron internamente en verano de 2020 que habían adulterado la competición liguera en Segunda División tras impedir al Deportivo de La Coruña jugar el partido decisivo del campeonato al mismo tiempo que sus rivales para lograr la salvación y evitar el descenso. El motivo fue el brote de covid en la plantilla del Fuenlabrada, el equipo que se enfrentaba a los gallegos. “Tenemos un marrón. Hemos adulterado la competición. Hay que asumirlo”; “Sí. Van a venir demandas”. Estas reflexiones figuran en las conversaciones de WhatsApp que Rubiales mantuvo con su secretario general, Andreu Camps, a las que ha tenido acceso El Confidencial. Los coruñeses acabaron descendiendo en una situación que siempre consideraron injusta.

La noticia saltó el 20 de julio de 2020, horas antes de que se disputase la decisiva jornada que iba a decidir la categoría de plata. La Liga y la RFEF decidieron, con la mediación del Consejo Superior de Deportes (CSD), aplazar el encuentro entre el Dépor y el Fuenlabrada. En lugar de celebrar el partido sin los contagiados, se optó por la suspensión. El resto de partidos, en cambio, sí se disputaron. La Liga informó de la decisión por medio de un comunicado en el que afirmó que se había adoptado de “mutuo acuerdo” con el CSD y la RFEF.

Foto: EC Diseño

Los gallegos se jugaban mantenerse en la categoría y el Fuenlabrada aspiraba a clasificarse para el 'play off' de ascenso a Primera División. El Dépor no dependía de sí mismo, necesitaba ganar o empatar para meter presión al Lugo y el Albacete, también en la parte baja de la tabla. Al mismo tiempo, el Elche estaba en liza con el Fuenlabrada por la sexta plaza que daba acceso a la lucha por el ascenso. Pero un brote en la plantilla fuenlabreña llevó a los organismos gestores del fútbol español a aplazar su encuentro alterando la norma de jugar todos al mismo tiempo: “Son 4 técnicos y 7 jugadores [los contagiados]. Creo que el reglamento no lo permite”, “El Dépor no querrá jugar”, “al revés, querrá jugar para ganarles”. Rubiales y su número dos barajaban qué hacer.

De la conversación de Rubiales con sus colaboradores, se aprecia que preferían no ser ellos quienes tomasen la decisión: “Que propongan ellos y nosotros aceptamos, ¿no?”, “Pero que no nos afecte en nuestras competiciones”, “Creo que lo mejor es que recibamos una orden de sanidad de que no se puede jugar”, “Y así la orden viene de fuera”, “Y no es una decisión nuestra”, “No podemos asumir nosotros la decisión de jugar”, “Voy a proponer llevar la decisión de suspensión al Comité competición”… Rubiales y Camps ponían en común sus impresiones antes de abordar la cuestión con el CSD en una reunión telemática de urgencia en la que se tomó la decisión.

placeholder Luis Rubiales y el presidente de la Federación Gallega de Fútbol, Rafael Louzán, en A Coruña. (RFEF)
Luis Rubiales y el presidente de la Federación Gallega de Fútbol, Rafael Louzán, en A Coruña. (RFEF)

Antes del aplazamiento, todos iban a disputar sus respectivos partidos a la misma hora. Hacer coincidir los encuentros en un mismo horario es una medida habitual en los tramos finales del campeonato para evitar que un equipo juegue condicionado al saber otros resultados. El Deportivo de La Coruña siempre defendió que aplazar su partido contra el Fuenlabrada por unos contagios en la plantilla madrileña les había privado la posibilidad de competir. Sostenían que, de haberse puesto por delante en los primeros compases de su encuentro, habrían metido presión a Lugo o Albacete. Los gallegos rápidamente mostraron su oposición a la decisión y anunciaron medidas legales. En la misma línea se manifestó la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE): “Deberían suspenderse los demás partidos para velar por la total integridad de la competición”.

En la Federación eran conscientes de que lo habían hecho mal. “Tenemos un marrón. Se ha adulterado la competición. Hay que asumirlo. Con el Elche”, “Sí. Van a venir demandas. La mejor noticia aquí es que La Liga está con nosotros”, “No puede prosperar ninguna porque hay un acuerdo de RFEF, Liga y CSD a la una y porque lo ha acordado el comité competición y porque quien debe resolver no va a resolver lo contrario”, “De entrada el CSD se va a declarar incompetente para sacárselo de encima”, “Y si se declara competente decidirá que está bien hecho”, “Tendrían que ir a [jurisdicción] Civil”, “Y Civil después de meses años”...

En los mensajes se aprecian las cuentas que hicieron Rubiales y Camps para medir el alcance de la medida y cómo afectaba al Deportivo o al Elche: “Si el Dépor gana, pasa por delante de la Ponferradina o, ¿no?”, “No, el gol average es para la Ponfe”, “Entonces ya está descendido”, “Así lo único que puede cambiar es que el Elche fuera al play off”, “Pero nada puede alegar porque ha ganado y nada más podría haber hecho”. Efectivamente, el Elche le ganó aquella jornada 2-1 al Oviedo y superó al Fuenlabrada en la clasificación arrebatándole el sexto puesto y el derecho a disputar el ascenso. Pero entonces el Fuenlabrada saltaría al campo a jugar su partido pendiente con la posibilidad de arrebatarle ese puesto al Elche y sabiendo ya su resultado, conscientes de la obligación de ganar.

Foto: Se desbloquea la Liga después de la decisión del CSD que ha caído en favor de Javier Tebas. (Reuters)

La jornada se disputó entera menos ese partido. Lugo y Albacete ganaron y el Dépor descendió a Segunda División B, igual que el Numancia. Los sorianos también anunciaron medidas legales al sentirse igualmente perjudicados. Plantearon anular los descensos y jugar al año siguiente con 24 equipos en lugar de 22 ante lo que entendieron como una adulteración de la competición. El 31 de julio, 11 días después de la suspensión del partido, la RFEF secundó esa idea.

Una liga con 24 equipos

El secretario general de la Federación, Andreu Camps, remitió una carta tanto a la Liga como al CSD —que en ese momento presidía Irene Lozano— como a los presidentes de los equipos implicados. "La RFEF ofrece esta solución como mejor forma de garantizar, en estos momentos, las posibles incidencias que pudiera tener la resolución de los frentes jurídicos abiertos y sus potenciales desenlaces", decía la misiva. Para este contencioso, Rubiales contó con su abogado de confianza, Tomás González Cueto. En los chats se aprecian los intercambios que le hizo con el letrado. “Nos van a matar allí. Hay que mover ya rápido la idea de una Segunda de 24”. Finalmente, esa alternativa de una Liga de 24 equipos salvando a Dépor y Numancia no prosperó.

Medio año después, Rubiales concedió una entrevista al 'Larguero' de la Cadena SER, donde en varias ocasiones le preguntaron si consideraba injusto el descenso del Deportivo. El presidente de la Federación eludió considerarlo así, pero admitió que hubo que tomar una decisión 'in extremis'. Se quejó de no haber tenido conocimiento con más antelación de los contagios del Fuenlabrada. Esta disculpa figura también en una carta que Rubiales redactó el 22 de julio para el consejero de Sanidad de la Xunta de Galicia, Jesús Vázquez Almuiña, a la que ha tenido acceso este periódico. En ella, Rubiales se sacudía la responsabilidad de la decisión.

La misiva explica que la Liga informó a la RFEF a las 19:48 del día 20 de un total de 13 miembros del Fuenlabrada contagiados por covid. También que el resto de la plantilla deportiva había estado “en lugares comunes a distancias menores de 2 metros y durante más de 15 minutos en los días anteriores”. La explicación al consejero gallego añadía que en la misma reunión se les dijo que “las autoridades de la Xunta habían acordado la suspensión del partido debido a que habían obligado al confinamiento de los jugadores en el Hotel”. Por ello, “en atención a la información disponible se acordó que la suspensión del partido era lo pertinente”.

Deportivo y Fuenlabrada acabaron jugando su partido el 7 de agosto. Vencieron los gallegos, ya descendidos, con un gol de penalti en el minuto 95. El resultado apeó al Fuenlabrada de los 'play offs' de ascenso. La sexta plaza finalmente quedó en manos del Elche y esa temporada logró subir a Primera, donde sigue disputando sus partidos en la actualidad. El Fuenlabrada ha bajado hace escasas fechas a Primera RFEF (la antigua Segunda B). En esa misma categoría continúa el Deportivo, luchando todavía por volver al fútbol profesional.

El presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, y sus colaboradores reconocieron internamente en verano de 2020 que habían adulterado la competición liguera en Segunda División tras impedir al Deportivo de La Coruña jugar el partido decisivo del campeonato al mismo tiempo que sus rivales para lograr la salvación y evitar el descenso. El motivo fue el brote de covid en la plantilla del Fuenlabrada, el equipo que se enfrentaba a los gallegos. “Tenemos un marrón. Hemos adulterado la competición. Hay que asumirlo”; “Sí. Van a venir demandas”. Estas reflexiones figuran en las conversaciones de WhatsApp que Rubiales mantuvo con su secretario general, Andreu Camps, a las que ha tenido acceso El Confidencial. Los coruñeses acabaron descendiendo en una situación que siempre consideraron injusta.

Fuenlabrada Consejo Superior de Deportes (CSD) Elche Andreu Camps Real Federación Española de Fútbol Lugo Albacete Real Oviedo
El redactor recomienda