HABÍA VARIOS TEST "NO CONCLUYENTES"

El Fuenlabrada sabía que en el avión a Coruña iban probables contagiados

El equipo madrileño descubrió varias señales de alarma, pero optó por presentarse en la ciudad gallega a jugar con casi todos sus integrantes, que hoy siguen confinados en un hotel

Foto: El Cádiz-Fuenlabrada disputado hace 10 días también está bajo sospecha. (EFE)
El Cádiz-Fuenlabrada disputado hace 10 días también está bajo sospecha. (EFE)

Tras ganar 3-1 al Elche el pasado viernes 17 en la penúltima jornada del campeonato, el Club de Fútbol Fuenlabrada descubrió al día siguiente que, de los 50 test PCR practicados al primer equipo y cuerpo técnico, uno de los jugadores había dado positivo por coronavirus. El domingo 19, otra ronda de test revelaba que el médico del equipo y otros dos miembros del cuerpo estaban también contagiados.

La última fecha del calendario para el equipo era el lunes 20 a las 21:00 contra el Deportivo de la Coruña en el estadio de Riazor. El Fuenla se jugaba entrar en el 'playoff' de ascenso y el Dépor, salvar la categoría.

El lunes a las 8:30, antes de viajar a Coruña, el Fuenlabrada vuelve a someter a un test a aquellos integrantes del plantel que tomarán el avión. Los resultados aparecieron en torno a las cinco de la tarde: seis positivos más entre los jugadores que provocaban el aplazamiento del partido, el descenso del Deportivo a Segunda B y una crisis sanitaria, futbolística y legal cuyas consecuencias aún están por dirimir.

LaLiga y la Xunta de Galicia están actualmente investigando si esta situación ha sido inevitable o si ha habido negligencia por alguna de las partes implicadas.

El Fuenlabrada sabía que en el avión a Coruña iban probables contagiados

Un protocolo cuestionable

El protocolo de LaLiga indica que los jugadores locales, en este caso el Deportivo de la Coruña, deben someterse a un test PCR 24 horas antes de disputar el partido. Por su parte, el equipo visitante debe hacerlo antes de viajar. Si en esta prueba se detectara algún positivo, el protocolo ordena aislar a ese jugador inmediatamente y que no viaje. Eso mismo sucedió el sábado. Tras los preceptivos test, cuatro integrantes del ‘staff’ se bajan de la expedición a Riazor y deben permanecer en Madrid.

El presidente de LaLiga, Javier Tebas, fue bastante explícito a este respecto antes de reanudar la competición: "Si hay un positivo, la Liga no se detendrá, se apartará a ese jugador y se le someterá a un control, pero la competición continuará".

Si esto sucediera en una empresa cualquiera, todos los contactos estrechos de ese positivo serían enviados a aislamiento domiciliario, lo que en la práctica equivaldría a toda la plantilla y cuerpo técnico del Fuenlabrada. Pero el fútbol es diferente, y dado que tiene los recursos para someter a toda la empresa a test PCR y serológicos semanales, el protocolo ordena que aquellos que han dado negativo en la prueba puedan jugar el partido.

Tebas añadía en aquellas declaraciones de mayo que es extremadamente inusual que todos los jugadores den negativo un día y al siguiente aparezcan cinco positivos. Y lleva razón, pasar de una PCR negativa a otra positiva en cuestión de 24 horas es muy complicado, pero en el caso de la plantilla azulona varios integrantes no dieron negativo, sino que el resultado de los test era "no concluyente", según han confirmado desde el club a este periódico.

Después de que el domingo aparecieran varios integrantes de la plantilla con un PCR "no concluyente", el equipo kiriko se prestó a realizar un nuevo análisis confirmatorio justo antes de subir al avión. La prueba diagnóstica que ha hecho descarrilar la competición en Segunda estaba, en principio, fuera del protocolo liguero. Este solo indica que los futbolistas deberán ser sometidos a una PCR antes del partido y una segunda a las 48 horas del encuentro.

El test PCR fue realizado fuera del protocolo, justo antes de que el equipo subiera al avión. Los resultados llegaron cuando ya estaban allí

Lo inusual de esta prueba 'fuera de calendario' explica que los resultados llegaran una vez el cuadro madrileño estuviera ya en tierras gallegas. Apenas cinco horas antes de que el balón se pusiera en juego, todo se detuvo.

En un comunicado reciente, el Fuenlabrada sostiene que los jugadores que dieron positivo antes del partido, habían sido negativos los días anteriores. Además, consideran que no han cometido ninguna negligencia, ya que han cumplido todos los protocolos que impone LaLiga, entre ellos informarles del estado del brote desde el primer minuto. LaLiga dispone de una serie de una red de delegados desplegados por todos los equipos de Primera y Segunda, que trabajan estrechamente con los servicios médicos de los clubes, de modo que esconder un positivo a la competición es complicado. Así, y aunque Tebas mantiene un silencio sepulcral desde anoche, es más que probable que el Fuenlabrada viajase a Galicia con la aprobación de LaLiga.

¿Cómo se trata un caso no concluyente?

En el ámbito futbolístico, el caso de Vinícius sirve para explicar cómo funcionan los protocolos. El brasileño dio un resultado no concluyente a comienzos de julio y el Real Madrid inmediatamente lo puso en cuarentena. Es lo que dicta el protocolo. Durante un día, el jugador no pudo entrenarse ni siquiera salir de casa. Se le practicó otra prueba PCR y, en este caso, dio negativo, como las veces anteriores. Su caso es de los pocos conocidos -ya saben que la información médica es sagrada- porque se le escapó a Zidane en una rueda de prensa: "Me informó nuestro médico de que el test salió mal y que vamos a repetir la prueba esta tarde", respondió el entrenador francés al ser preguntado por una lesión de Luka Jovic. Zidane se dio cuenta del error y, ya metido en harina, explicó lo sucedido: "A veces al hacer la prueba da error y se tiene que repetir. No hay problemas y lo lógico es que esté mañana esté con nosotros".

El otro caso más conocido pertenecer al Gobierno. A finales de marzo, la vicepresidenta Carmen Calvo fue diagnosticada con un 'negativo no concluyente' y ahí fue cuando España se familiarizó con el concepto. La política socialista tenía síntomas y además había estado en contacto estrecho con personas —otras ministras como Irene Montero o Carolina Darías— que habían dado positivo por covid-19. Un día más tarde, el contagio de Calvo era confirmado en otra prueba PCR.

Carmen Calvo fue el primer caso célebre de negativo no concluyente de covid-19. (EFE)
Carmen Calvo fue el primer caso célebre de negativo no concluyente de covid-19. (EFE)

Entre medias, la socialista fue tratada como un 'caso probable' de covid-19, es decir, probablemente positivo pero aún no confirmado en laboratorio. El protocolo de Sanidad lo define precisamente como "casos sospechosos con PCR no concluyente", que es justo la situación de los futbolistas del Fuenlabrada, y se recomienda tratarlos como a un positivo, es decir, aislamiento hasta su confirmación. El test PCR busca varios marcadores del virus para identificar su presencia en el organismo. Sin embargo estos marcadores no crecen al mismo ritmo o no son detectados con la misma sensibilidad, por eso a veces detecta unos y no otros. Es en estos casos en los que el diagnóstico es "no concluyente".

Fernando Simón definía así la circunstancia en el caso de Calvo: "Es cierto que en algunas ocasiones por diferentes razones como el estado de la muestra, por la carga viral que pueda tener el paciente o por otros factores puede haber alguna prueba que no dé resultado positivo siendo positivo". Simón decía que no era una situación habitual, dado que en condiciones normales las PCR solo se encargan para casos sospechosos, por lo que lo normal es que den positivo o negativo. Sin embargo, en el caso de los futbolistas que se están realizando test cada dos o tres días, no es tan sorprendente que estos sean capaces de detectar la infección justo mientras está desarrollándose.

El delantero del Rayo Yacine Qasmi llega a las instalaciones del club para someterse a un test. (EFE)
El delantero del Rayo Yacine Qasmi llega a las instalaciones del club para someterse a un test. (EFE)

En este caso, habiendo tenido contacto con varios casos positivos y con una PCR no concluyente, que varios jugadores del Fuenlabrada dieran positivo era cuestión de tiempo. A la sospecha se unía que parte del equipo médico, encargado de realizar los test, había dado positivo. Para más inri, el delantero francés del Rayo Vallecano Yacine Qasmi comunicó a su club que había estado en una cena con un jugador del Fuenlabrada —un extremo izquierdo con el que comparte representante— y no disputó por precaución el partido que el club franjirrojo disputó el lunes contra el Racing de Santander en la capital cántabra.

¿Cómo habría que haber actuado?

El asunto ha pasado hoy a la Xunta de Galicia, dado que ya ha pasado a ser considerado un nuevo brote en su territorio. "Las únicas pruebas epidemiológicas que ha realizado la Consellería de Sanidade a los miembros de CF Fuenlabrada han tenido lugar hoy, 21 de julio de 2020, y no en jornadas precedentes", confirman a El Confidencial. Las autoridades sanitarias han hecho al equipo, aislado en el hotel NH Finisterre, una nueva tanda de 46 test PCR detectando ocho positivos, que se unen a los cuatro que se quedaron en Madrid.

Un jugador del Fuenlabrada se asoma a la ventana de su habitación del hotel de A Coruña. (EFE)
Un jugador del Fuenlabrada se asoma a la ventana de su habitación del hotel de A Coruña. (EFE)

El sábado era un jugador aislado y dos días más tarde son 12 personas que comprometen las opciones de ascenso del equipo revelación de este año en la categoría, al que aún le falta por disputar el partido de Riazor. Siguiendo las normas de LaLiga, los casos positivos tendrán ahora que dar dos negativos seguidos en el test PCR y además se rastreará a familiares, personas cercanas o contactos que hayan pasado más de cinco minutos cerca de ellos en los partidos anteriores, en este caso Elche y Cádiz.

La pregunta es por qué no se empezó el sábado a hacer esto. En parte, porque el laxo protocolo de LaLiga solo prevé dos escenarios y si no es positivo, tendrá que ser negativo. Pero la realidad es muy diferente. El Fuenlabrada lo detectó, pero actuó como si esos resultados "no concluyentes" fueran negativos, cuando como se ha confirmado horas más tarde, eran "positivos en desarrollo".

El Fuenlabrada lo detectó, pero actuó como si esos resultados "no concluyentes" fueran negativos cuando eran "positivos en desarrollo"

El club puede argumentar que ha cumplido con los (insuficientes) protocolos de Tebas, pero no así con las prescripciones de Sanidad, que les habrían obligado a dejar en tierra y aislados a todos aquellos jugadores o técnicos cuyo test PCR no fuera claramente negativo y que hubieran estado en contacto con el primer jugador que dio positivo. Es decir, prácticamente a todos.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios