Es noticia
Menú
Rubiales pagó con dinero de la RFEF un viaje de placer a Nueva York con una pintora mexicana
  1. España
dijo que iba a reunirse con la ONU y la mls

Rubiales pagó con dinero de la RFEF un viaje de placer a Nueva York con una pintora mexicana

El presidente de la Real Federación Española de Fútbol simuló reuniones con Naciones Unidas y la Major League Soccer (MLS) para pasar seis días en EEUU con su pareja sentimental a cargo de los presupuestos de la institución

Foto:
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Luis Rubiales pagó con dinero de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) un viaje de placer de seis días a Nueva York. El dirigente aseguró a su entorno que había volado al otro lado del Atlántico para mantener reuniones de trabajo con representantes de Naciones Unidas y la Major League Soccer (MLS), la liga de fútbol de Estados Unidos. Pero, según ha podido confirmar El Confidencial, Rubiales pasó esa semana haciendo turismo por Manhattan en compañía de una pintora mexicana con la que mantenía una relación sentimental. Los hechos podrían ser constitutivos de un delito de administración desleal, castigado con hasta tres años de prisión.

Rubiales gestionó la escapada a Nueva York con Viajes El Corte Inglés y posteriormente pasó a la RFEF el importe de los vuelos, el hotel y un coche de alquiler, simulando que se trataba de gastos relacionados con el ejercicio de su cargo, según evidencia otra entrega de los llamados Supercopa Files, un alud de archivos que desvela nuevas irregularidades en el máximo órgano rector del fútbol en España.

placeholder Luis Rubiales junto a Roberta Lobeira durante el viaje a Nueva York.
Luis Rubiales junto a Roberta Lobeira durante el viaje a Nueva York.

El viaje tuvo lugar en otoño de 2018, cinco meses después de que Rubiales se convirtiera oficialmente en presidente de la Federación sustituyendo a Ángel María Villar. Documentos, mensajes y audios prueban que despegó de Barajas el 31 de octubre de ese año en un avión de American Airlines con un billete de clase business y aterrizó nueve horas después en el aeropuerto JFK de Nueva York.

Desde ahí se dirigió a The Nolitan, un hotel boutique de cuatro estrellas situado en el número 30 de Kenmare Street, en pleno barrio de Nolita, una de las zonas más exclusivas y demandadas de la ciudad. El precio de una habitación estándar en ese establecimiento supera los 350 euros por noche. Rubiales permaneció en el hotel hasta el 4 de noviembre de 2018, cuando inició su regreso a España.

La RFEF no pagó únicamente su estancia. Su ficha de cliente en The Nolitan indica que el dirigente también ordenó que todos los gastos relacionados con su alojamiento, como el consumo de comidas y bebidas y cualquier otro servicio extra, fueran cargados en una tarjeta de crédito Mastercard de un tercero que respondía a las iniciales E.F. y que en esa época trabajaba supuestamente para la Federación.

Rubiales se inventó una coartada para ese viaje. Unas semanas después de llegar a la Federación, logró que la Supercopa se celebrara por primera vez fuera de España. El lugar elegido para la edición 2018 del torneo fue Tánger. Teóricamente, su visita a Estados Unidos tenía como objetivo encontrar oportunidades de negocio o patrocinios para jugar en ese mercado otras competiciones gestionadas por la Federación o cerrar incluso amistosos de la Selección.

placeholder Ficha de cliente de Rubiales en el hotel The Nolitan de Nueva York con los datos de su estancia. Pulse aquí para ampliar la imagen.
Ficha de cliente de Rubiales en el hotel The Nolitan de Nueva York con los datos de su estancia. Pulse aquí para ampliar la imagen.

Sin embargo, el motivo del desplazamiento fue estrictamente personal. La verdadera razón del viaje fue encontrarse con una artista de origen mexicano, llamada Roberta Lobeira, muy conocida en su país, con la que mantenía en esos momentos una relación sentimental. La pareja ya había coincidido con anterioridad en viajes similares y pasó aquellos días en Nueva York haciendo compras y visitando la ciudad, según ha podido confirmar El Confidencial.

Rubiales urdió un engaño para poder pasar los gastos a la Federación y ocultar, al mismo tiempo, qué hacía realmente en Estados Unidos. Envió un mensaje a su círculo de confianza para indicarle lo que tenían que responder si alguien les preguntaba por su estancia en Nueva York. "Para ahora, la versión es que tenemos una reunión con la MLS y, después, también con el tema de la ONU para comer con ellos, ¿vale? Así es que primero MLS, mañana sobre las 9, por tanto, nos iremos a las 8, una cosa así. Luego ya quedaremos mañana. Y que después tenemos que comer con la gente de la ONU", transmitió Rubiales.

Ninguna de esas reuniones existió. Ni siquiera llegó a contemplarse que pudieran producirse. Lo más parecido a una reunión de trabajo surgió sobre la marcha. Los directivos de Relevent, una empresa dedicada a la organización de eventos deportivos que tiene su sede en Nueva York, escribieron a Rubiales para pedirle una reunión uno de los días en los que estaba casualmente en la ciudad. El dirigente de la RFEF les informó de la coincidencia y quedaron a comer en un restaurante de Manhattan. La cita llegó a ser publicada por el diario 'El País'. Pero, minutos antes de la hora fijada para el encuentro, Rubiales decidió desconvocarlo por miedo a que fuera algún tipo de encerrona orquestada por Relevent y su mayor enemigo, Javier Tebas, presidente de LaLiga.

placeholder El cuadro que la pintora mexicana le regaló a Rubiales y que este colgó en su despacho de la Federación. Pulse aquí para ampliar la imagen.
El cuadro que la pintora mexicana le regaló a Rubiales y que este colgó en su despacho de la Federación. Pulse aquí para ampliar la imagen.

El presidente de la RFEF inició la vuelta a España el 4 de noviembre de 2018 en otro avión de American Airlines y de nuevo en clase business. Llegó a Madrid a las 8.15 horas de la mañana del día siguiente. Semanas después, su pareja le envió un cuadro de recuerdo. En el lienzo aparecía un león con tres cachorros y una pelota de fútbol. El león representaba a Rubiales y, los cachorros, a sus tres hijas. Lobeira pintó en el rostro del león adulto el número 17, el dorsal que vistió Rubiales durante su etapa como jugador del Levante UD, con el que disputó 53 partidos en Primera División. El dirigente colgó el cuadro en su despacho de la Federación.

Rubiales imputó el coste de los vuelos, el hotel y un coche de alquiler a la institución. No consta que reintegrara posteriormente esos importes, a pesar del abultado salario que percibe del organismo. En 2021, Rubiales cobró 634.518 euros, ocho veces el sueldo de un ministro y siete el de Pedro Sánchez. A esa cantidad se suma la remuneración extra que llega a su cuenta por ser vicepresidente de la UEFA, en torno a otros 250.000 euros anuales.

La Federación ha hecho público un comunicado este lunes en el que asegura que esta noticia es "falsa" y que el viaje "fue institucional, de trabajo y en busca de más ingresos para la RFEF". Sin embargo, reconoce que los gastos del desplazamiento del presidente fueron abonados por el organismo y no aclara en qué consistieron exactamente esas supuestas reuniones de trabajo ni con quién se citó el dirigente.

El pago de gastos privados con dinero de la Federación podría acarrear diversas responsabilidades penales para Rubiales. La conducta sería constitutiva al menos de un delito de administración desleal, castigado con entre seis meses y tres años de prisión. Los hechos se suman, además, a otras irregularidades descubiertas en la primera entrega de los Supercopa Files, como el cobro de un complemento salarial de 3.100 euros mensuales para pagar el alquiler de un apartamento de lujo en la Plaza de España de Madrid, a pesar de que no tenía derecho a percibir ese plus.

Luis Rubiales pagó con dinero de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) un viaje de placer de seis días a Nueva York. El dirigente aseguró a su entorno que había volado al otro lado del Atlántico para mantener reuniones de trabajo con representantes de Naciones Unidas y la Major League Soccer (MLS), la liga de fútbol de Estados Unidos. Pero, según ha podido confirmar El Confidencial, Rubiales pasó esa semana haciendo turismo por Manhattan en compañía de una pintora mexicana con la que mantenía una relación sentimental. Los hechos podrían ser constitutivos de un delito de administración desleal, castigado con hasta tres años de prisión.

Nueva York Real Federación Española de Fútbol
El redactor recomienda