Es noticia
Menú
Podemos pone en jaque la coalición con el PSOE al señalarlo como "partido de la guerra"
  1. España
"En el lado correcto de la Historia"

Podemos pone en jaque la coalición con el PSOE al señalarlo como "partido de la guerra"

La invasión de Ucrania ha provocado una grave inestabilidad entre los socios del Gobierno, que ya ni disimulan a la hora de aparentar la mínima cohesión requerida

Foto: Montero y Belarra, ministras de Podemos, en el Congreso. (EFE)
Montero y Belarra, ministras de Podemos, en el Congreso. (EFE)

La guerra de Ucrania ha fracturado el Gobierno de España en dos y los socios ya ni disimulan, todo lo contrario. Las dos ministras de Podemos, Ione Belarra e Irene Montero, bramaron este domingo contra el PSOE, al que denominaron "partido de la guerra", por considerar nefasto el envío de armamento militar a la resistencia en Ucrania, mientras que Pedro Sánchez, reunido ante su comité federal, proclamaba estar "en el lado correcto de la Historia". La brecha entre los socios es cada vez más profunda y la invasión rusa de Ucrania, que será larga, puede acabar siendo letal para la coalición gubernamental. De momento, Yolanda Díaz, Alberto Garzón (IU) y los comunes navegan ya hacia su propia deriva apartados de Podemos.

Lo que sigue siendo un tabú dentro del Consejo de Ministros —sus miembros fueron incapaces en la reunión del viernes de mantener un debate sobre la posición estratégica de España ante la guerra europea de Putin— fue ayer motivo de reventón declarativo entre el presidente y sus ministras moradas en sendos actos de los partidos gubernamentales. Y dejó muy mala sensación sobre la unidad presente y futura del Ejecutivo.

Foto: Yolanda Díaz aplaude junto a Sánchez y Calviño. (EFE/Emilio Naranjo)

Hubo fuego a discreción, sobre todo desde el flanco morado hacia el socialista. "España es un país solidario, del 'no a la guerra', y se conmueve con el sufrimiento de otros pueblos. Los partidos de la guerra dicen: '¡Muy bien, enviemos armas!'. ¿Esas son las armas para ayudar? No hacemos todo lo posible por la diplomacia", denunció Belarra, sucesora de Pablo Iglesias como ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030 y al frente hoy de Podemos, que ha presentado mociones en todas las instituciones de Andalucía para denunciar el envío de armas decretado por el Gobierno.

La ministra de Igualdad, Montero, arrancó el resto de filamento que todavía unía su coalición de gobierno con el PSOE. Atacó a Pedro Sánchez donde más le duele, acusándole de falta de "diplomacia de precisión y de altísima política", en alusión a la especialidad del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, más laureado en su agenda internacional por Podemos que por su propio partido. "La única forma de pararle los pies a Putin y de estar al lado del pueblo ucraniano es defender la diplomacia de precisión, la altísima política, como decía el expresidente Zapatero", aseveró durante un acto de Podemos para reivindicar el 8 de marzo feminista.

"Vienen tiempos duros, la guerra de Putin lo va a hacer todo más duro y más difícil", reseñó Sánchez

"Defenderemos el diálogo, la negociación y la paz. Cueste lo que cueste", precisó retadora. No se sabe si fue un desafío al presidente para que rompa la sociedad o es que acaso anticipara su renuncia involuntaria a seguir en el Consejo de Ministros, donde parece que Yolanda Díaz, Alberto Garzón (IU) y los comunes andan más cómodos. Para Podemos, el abismo abierto por la guerra no es motivo de divorcio, solo de alta inestabilidad, según señalaron en los últimos días fuentes del partido a este diario. No parece, en resumen, que sean ellas las que vayan a cortar la cuerda de Moncloa.

Foto: Sánchez, en su última visita a Argelia, en 2020. (EFE/Fernando Calvo)

Casi a la misma hora, el presidente del Gobierno intervenía este domingo ante el comité federal del PSOE, reunido de urgencia por la guerra, y respondía a sus socios de Podemos que "no ha faltado diplomacia, sino que ha sobrado agresión", pues "mientras se agotaban las vías diplomáticas", Putin "se preparaba para la guerra". De ahí que sitúe a los socialistas en el "lado correcto de la Historia" frente a las apelaciones de los morados a no enviar armas de forma bilateral a Ucrania. "Vienen tiempos duros, la guerra de Putin lo va a hacer todo más duro y más difícil", reseñó el presidente.

Foto: Pedro Sánchez y Yolanda Díaz en el Congreso. (EFE/Emilio Naranjo)

Lo cierto es que Sánchez se vio obligado el pasado miércoles a modificar la posición en retaguardia que situó a España sola junto a la Hungría de Viktor Orbán, reacia en un principio a participar en el envío de ayuda militar a Ucrania de manera bilateral. El pacto con Podemos rechazaba también ampliar el envío de soldados aunque lo requiera la OTAN, una posición que de momento no ha tenido que ser revisada.

En esta ruptura de bloques dentro del Gobierno, la vicepresidenta segunda y líder del sector minoritario, Yolanda Díaz, ha cerrado filas con Sánchez. Junto a ella se han posicionado, como ha venido informando El Confidencial, tanto el ministro Garzón como los comunes liderados por Ada Colau. Las fuerzas en la izquierda del PSOE se reposicionan mientras la guerra abre un escenario incierto para todos, también en la derecha.

La guerra de Ucrania ha fracturado el Gobierno de España en dos y los socios ya ni disimulan, todo lo contrario. Las dos ministras de Podemos, Ione Belarra e Irene Montero, bramaron este domingo contra el PSOE, al que denominaron "partido de la guerra", por considerar nefasto el envío de armamento militar a la resistencia en Ucrania, mientras que Pedro Sánchez, reunido ante su comité federal, proclamaba estar "en el lado correcto de la Historia". La brecha entre los socios es cada vez más profunda y la invasión rusa de Ucrania, que será larga, puede acabar siendo letal para la coalición gubernamental. De momento, Yolanda Díaz, Alberto Garzón (IU) y los comunes navegan ya hacia su propia deriva apartados de Podemos.

PSOE Ucrania Vladimir Putin Irene Montero
El redactor recomienda