Es noticia
Menú
La respuesta en Ucrania desintegra la frágil coalición entre Yolanda Díaz y Podemos
  1. España
Tensión máxima en la coalición

La respuesta en Ucrania desintegra la frágil coalición entre Yolanda Díaz y Podemos

El área confederal se rompe tras la rectificación de Moncloa. El espacio está pendiente del proceso de escucha de la vicepresidenta segunda, pero a los morados no les ha gustado el cierre de filas con el PSOE

Foto: Yolanda Díaz aplaude junto a Sánchez y Calviño. (EFE/Emilio Naranjo)
Yolanda Díaz aplaude junto a Sánchez y Calviño. (EFE/Emilio Naranjo)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La decisión de Pedro Sánchez de enviar directamente armamento ofensivo a Ucrania, impuesta y no pactada con sus socios de coalición, solo comunicada, ha desatado una crisis en el área de Unidas Podemos dentro del Gobierno. El pleno del Congreso de este miércoles era un hervidero en la parte morada. Por un lado, Yolanda Díaz, líder del espacio confederal y en quien están depositadas todas las expectativas de recuperación electoral, cerró rápidamente filas con el PSOE. Pero, por otro, Podemos se desmarcó con una evidente sensación y manifestación de malestar. Es un aviso a navegantes en forma de fractura de cara al inminente proceso de escucha de la vicepresidenta segunda. "Lo que genera discrepancias es que Sánchez cambie de posición", explican desde el partido morado en alusión al acuerdo previo con el presidente del Ejecutivo de no enviar material militar de forma bilateral ni impulsar una petición para la ampliación de tropas españolas en caso de que lo requiriese la OTAN.

Foto: Pedro Sánchez y Yolanda Díaz en el Congreso. (EFE/Emilio Naranjo)

El hemiciclo vivió escenas inéditas hasta ahora en el área morada. Sánchez tomó la palabra para anunciar un giro que se barruntaba desde la noche anterior: España sí enviará directamente armamento al margen del Fondo Europeo para la Paz. Hasta las horas previas, el acuerdo en la coalición era no desvincularse de ese fondo. El propio presidente y la ministra portavoz, Isabel Rodríguez, lo certificaron en público el lunes y el martes, respectivamente. Pero Moncloa cambió el argumentario el mismo martes, se lo comunicó a Yolanda Díaz y decidió guardarse el anuncio para uno de los plenos más importantes de la legislatura. Horas más tarde, por la noche, Margarita Robles concretaba que se enviarán 1.370 lanzagranadas y 700.000 cartuchos para fusiles.

Un anuncio que no fue aplaudido en pie por la cúpula de Podemos. Ni Ione Belarra, ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, ni Irene Montero, titular de Igualdad, se levantaron. Fueron las únicas de la bancada azul. En el grupo parlamentario de UP, Enrique Santiago, secretario de Estado para la Agenda 2030 y líder del Partido Comunista, hombre que está llamado a jugar un papel importante en el futuro espacio, tampoco lo hizo. Sí aplaudieron en pie junto a los ministros del PSOE tanto Yolanda Díaz como Alberto Garzón, evidenciando las diferencias que existen en el área confederal.

El giro de 180 grados de Sánchez puso a Unidas Podemos en un dilema. ¿Apoyar o desvincularse? La primera en reaccionar en el área morada fue Belarra, que en los pasillos del Congreso afirmó que "contribuir a la escalada bélica no va a resolver antes el conflicto y puede llevarnos a un escenario completamente incierto y muy peligroso de conflicto mundial". "Hemos echado en falta referencias a las vías diplomáticas y eso evidencia que España y la UE no están poniendo todo el esfuerzo que deberían en reforzar las vías diplomáticas y que podamos tener una solución dialogada y pacífica al conflicto", lamentó la ministra sobre el discurso del presidente. Una posición apoyada minutos más tarde por el portavoz del grupo parlamentario de Unidas Podemos, Pablo Echenique, que desde la tribuna enarboló el 'no a la guerra'. "No se está haciendo de manera suficiente" la exploración de vías diplomáticas, insistió, calificando el envío de armas como "un error". "Lo haga España o cualquier otro país, es un error porque no es eficaz", añadió.

Sánchez rectifica y, ahora sí, decide el envío de armas a Ucrania

Acto seguido, llegaba la reacción de Díaz. La ministra de Trabajo se desmarcaba de sus compañeras del espacio confederal y cerraba filas con Sánchez con un "total apoyo" a la decisión de enviar directamente armas a Ucrania. "Estamos ante una decisión muy seria, hay millones de vidas que están en peligro", dijo ante un posicionamiento que no fue fácil para ella, según explican fuentes de su entorno.

Fue una mañana de nervios, de caras largas y de distanciamientos claros en el área de Unidas Podemos. El ex vicepresidente segundo Pablo Iglesias, desde su altavoz mediático, quiso ofrecer su opinión al respecto y distanciarse de quien él mismo nombró como su sucesora. En declaraciones a TV3 afirmó que "lo que hay que discutir es si estamos dispuestos a ir a una guerra contra Rusia, y, ojo, que a lo mejor hay una mayoría de fuerzas parlamentarias que están de acuerdo", cerrando así filas con Belarra y Montero.

Foto: Irene Montero y Ione Belarra conversan en el Congreso. (EFE/Emilio Naranjo)

Horas más tarde, en su programa 'La Base', añadió: "Los valientes son los que dicen que no se acabará con la guerra elevando la escalada militar". "La grandeza se demuestra cuanto te toca ser decente", subrayó. Iglesias sigue siendo un militante de Podemos con gran influencia en las bases y votantes del partido, por lo que su posicionamiento no es casual. El ex vicepresidente segundo no ha citado en ningún momento a Díaz, a quien le ha prometido lealtad y que no se posicionará de forma crítica contra sus decisiones.

Esta división entre los líderes de Unidas Podemos se visualizó en el grupo parlamentario. Hay diputados que en los pasillos se alinearon con Yolanda Díaz. "Yo con Yolanda", proclamaba un veterano en plena sesión parlamentaria. Los más fieles de Podemos, sin embargo, se sienten visiblemente incómodos con este 'sapo' que han tenido que asumir en cuestión de horas. El propio PCE proclamaba hace unos días un rotundo 'no a la guerra'. Sin embargo, que la coalición se vaya a romper o que se vayan a producir dimisiones no es un escenario contemplado en este momento, insisten los morados. Sí seguirán haciendo un frente institucional para desmarcarse de la decisión del Gobierno. Unidas Podemos en Andalucía promoverá mociones en ayuntamientos y diputados reclamando que la solución al conflicto debe darse "por vías pacíficas y diplomáticas".

Pero llueve sobre mojado y la sensación de incomodidad en Podemos con algunas posiciones de Yolanda Díaz es aún más evidente después de lo ocurrido este miércoles en el Congreso. Las posiciones se van configurando de cara al lanzamiento del proyecto político de la gallega y al papel que quiere que juegue la formación.

Desde el PP, como desde otros grupos, ahondaron en esta división. Los populares, para condicionar su mano tendida a grandes acuerdos, con la exigencia de que Sánchez se desmarque de las posiciones anti-OTAN de sus socios. ERC, que teme la competencia electoral por la izquierda del proyecto de Díaz —en clara sintonía con los 'comuns' de Ada Colau—, aprovechó para posicionarse del lado de Podemos con mensajes poco velados. Tras alabar a Enrique Santiago desde la tribuna, el portavoz de los republicanos, Gabriel Rufián, celebró la "valentía de quien no aplaude según qué cosas". "Entendemos las contradicciones. Ahora, cuídense de quien les aplaude siempre", concluyó.

La decisión de Pedro Sánchez de enviar directamente armamento ofensivo a Ucrania, impuesta y no pactada con sus socios de coalición, solo comunicada, ha desatado una crisis en el área de Unidas Podemos dentro del Gobierno. El pleno del Congreso de este miércoles era un hervidero en la parte morada. Por un lado, Yolanda Díaz, líder del espacio confederal y en quien están depositadas todas las expectativas de recuperación electoral, cerró rápidamente filas con el PSOE. Pero, por otro, Podemos se desmarcó con una evidente sensación y manifestación de malestar. Es un aviso a navegantes en forma de fractura de cara al inminente proceso de escucha de la vicepresidenta segunda. "Lo que genera discrepancias es que Sánchez cambie de posición", explican desde el partido morado en alusión al acuerdo previo con el presidente del Ejecutivo de no enviar material militar de forma bilateral ni impulsar una petición para la ampliación de tropas españolas en caso de que lo requiriese la OTAN.

Conflicto de Ucrania Yolanda Díaz Pedro Sánchez
El redactor recomienda