Es noticia
Menú
Garzón y Colau cierran filas con Díaz frente a la "presión" de Podemos
  1. España
DIVISIÓN ENTRE LOS SOCIOS DE SÁNCHEZ

Garzón y Colau cierran filas con Díaz frente a la "presión" de Podemos

El espacio a la izquierda del PSOE se reconfigura. Los diferentes actores toman partido tras el último choque, que ha hecho estallar las costuras entre la dirección morada y la vicepresidenta segunda

Foto: El ministro de Consumo, Alberto Garzón (c), la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz (i), y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. (EFE/Toni Albir)
El ministro de Consumo, Alberto Garzón (c), la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz (i), y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. (EFE/Toni Albir)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El sector de Unidas Podemos en el Gobierno se ha partido en dos. Por un lado, las ministras del partido político Podemos, Ione Belarra e Irene Montero. Por otro, la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, que tiene de su lado al coordinador federal de IU y ministro de Consumo, Alberto Garzón, y al de Universidades, Joan Subirats, quien representa la cuota de los 'comuns' de Ada Colau. A las diferencias estratégicas que venían arrastrándose entre la dirección de Podemos y Díaz respecto a su futuro proyecto electoral, se han sumado ahora diferencias políticas sobre la respuesta del Gobierno en la guerra de Ucrania, obligando al resto de actores de este espacio a posicionarse. Fuentes del sector de Unidas Podemos en el Gobierno indican, sin embargo, que no se trata solo de un debate de contenidos, sino también de poder y liderazgo.

Desde fuentes cercanas a Garzón y Subirats, se les sitúa "totalmente" del lado de Díaz, mostrando cansancio por la "presión" que ejercería Podemos para intentar controlarla. Estas mismas fuentes de las confluencias de Unidas Podemos cercanas a los ministros de IU y la confluencia catalana En Comú Podem lamentan lo que consideran "zancadillas" constantes a la vicepresidenta segunda por parte del partido morado.

Foto: Ione Belarra e Irene Montero en el Congreso. (EFE/Emilio Naranjo)

El último choque —en un asunto trascendental como es el envío de armamento ofensivo a la resistencia ucraniana— habría supuesto la consumación de un divorcio 'de facto', con Díaz alineándose con la política exterior marcada por Pedro Sánchez y las ministras moradas oponiéndose. Diferencias que pese a explicitarse en público no se consideran motivo de ruptura en la coalición. Sí de "preocupación", según indican desde el entorno de Montero y Belarra. Esta última, de hecho, ya trasladó al ministro de Exteriores, José Manuel Albares, cuando le anunció el cambio de posición de Sánchez sobre el envío de armas, que "tensaba la estabilidad del Gobierno".

El escenario bélico y los próximos pasos a dar por el Gobierno, en cambio, dejan entrever incógnitas. "La guerra genera un nuevo escenario impredecible, pero para todos", señalan fuentes del equipo de Díaz. La vicepresidenta segunda y la ministra de Derechos Sociales no han hablado desde el choque que protagonizaron este miércoles, lo que da cuenta de que no se trata de un choque comparable a otros anteriores.

Foto: Yolanda Díaz aplaude junto a Sánchez y Calviño. (EFE/Emilio Naranjo)

Desde Moncloa restan importancia al rechazo de las ministras de Podemos sobre el envío de armamento militar a Ucrania, enmarcando sus posiciones dentro de la línea política del partido y no del Gobierno. Entienden, por tanto, que el problema no está tanto dentro de la coalición, sino del espacio de Unidas Podemos. Eso sí, desde la parte socialista abogan por la necesidad de un proyecto político de Yolanda Díaz "fuerte" para revalidar el Gobierno en las próximas elecciones, lo que se vería mermado sin una candidatura a su izquierda cohesionada o hasta, peor aún, dividida.

Lejos de esconderse de las diferencias sobre la línea del Gobierno tras la decisión de enviar armas de forma bilateral a Ucrania que se manifestaron este miércoles en el pleno del Congreso, se han reforzado. La vicepresidenta segunda volvía a insistir en una entrevista en Canal Sur ayer por la mañana en que el Ejecutivo "está comprometido con la defensa de la legalidad internacional" y que, en cualquier caso, "la política exterior de España la lidera el presidente del Gobierno". Reconocía, además, que "hay distintas sensibilidades ante decisiones complicadas".

La líder de Podemos, Ione Belarra, a modo de respuesta, difundía un vídeo unas horas después a través de las redes sociales reafirmando su 'no a la guerra' y profundizando la distancia con Díaz. Volvía a calificar la decisión de enviar armamento como "un error" y una "medida ineficaz para cambiar la correlación militar de fuerzas". Frente a quienes han cerrado filas con el presidente del Ejecutivo, la líder de Podemos definía la posición de su formación como un "ejemplo ético de resistencia a la presión mediática" y "de defensa de la paz como una manera efectiva de pararle los pies a Putin y de acabar con las vulneraciones de derechos a la población ucraniana, así como con las consecuencias económicas, energéticas y sociales".

El PCE y Alianza Verde, con Podemos

Los equilibrios se resquebrajan dentro del espacio de Unidas Podemos, del que es hegemónico Podemos, pero que lidera Díaz, sin militancia en este partido ni puestos de dirección en ningún otro. Si a nivel del Gobierno las ministras moradas están solas dentro de esta división, en el ámbito de espacio tienen el apoyo del secretario general del PCE y número dos de Belarra en el ministerio, Enrique Santiago, y de una parte de IU afín a dirigentes con responsabilidad en el Ministerio de Igualdad, así como de Alianza Verde, la formación que lidera el diputado Juantxo López de Uralde.

Foto: Pedro Sánchez y Yolanda Díaz en el Congreso. (EFE/Emilio Naranjo)

El próximo domingo, precisamente, se escenificarán estos bloques en un acto político protagonizado por Belarra y Montero, bajo el título 'Feminismo para cambiarlo todo'. En él no participarán Díaz ni ningún miembro de los 'comuns', pero sí la europarlamentaria y portavoz de IU, Sira Rego, o la coordinadora de Alianza Verde en Andalucía, Carmen Molina, además de otros cargos de Podemos en el Ministerio de Igualdad.

La vicepresidenta segunda, por su parte, ya participó en actos similares en los que tampoco se rodeó de las dirigentes de Podemos, pero sí de Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona y líder de los 'comuns', alineada con su proyecto, y de otras formaciones que compiten electoralmente con Unidas Podemos, pero a las que pretende atraer a su proyecto Díaz, como es el caso de la vicepresidenta de la Generalitat valenciana y dirigente de Compromís, Mónica Oltra, y la portavoz de Más Madrid en la Asamblea de Madrid, Mónica García. La ruptura entre Díaz y Podemos reconfigura el espacio a la izquierda del PSOE.

El sector de Unidas Podemos en el Gobierno se ha partido en dos. Por un lado, las ministras del partido político Podemos, Ione Belarra e Irene Montero. Por otro, la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, que tiene de su lado al coordinador federal de IU y ministro de Consumo, Alberto Garzón, y al de Universidades, Joan Subirats, quien representa la cuota de los 'comuns' de Ada Colau. A las diferencias estratégicas que venían arrastrándose entre la dirección de Podemos y Díaz respecto a su futuro proyecto electoral, se han sumado ahora diferencias políticas sobre la respuesta del Gobierno en la guerra de Ucrania, obligando al resto de actores de este espacio a posicionarse. Fuentes del sector de Unidas Podemos en el Gobierno indican, sin embargo, que no se trata solo de un debate de contenidos, sino también de poder y liderazgo.

Conflicto de Ucrania Yolanda Díaz
El redactor recomienda