Es noticia
Menú
Sánchez plantea un pacto de rentas para moderar los salarios ante la inflación
  1. España
COMPARECENCIA EN EL CONGRESO

Sánchez plantea un pacto de rentas para moderar los salarios ante la inflación

El presidente del Gobierno retrasa la reforma fiscal, reunirá a los agentes sociales y plantea un nuevo escudo para proteger a los sectores más afectados por las consecuencias de la invasión de Ucrania

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/Mariscal)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/Mariscal)

La guerra en Ucrania supone un cambio tectónico en las relaciones internacionales, con repercusiones en la economía nacional que están obligando al Gobierno a revisar su planificación fiscal. Por el momento, el Ejecutivo ha puesto en cuarentena los trabajos del grupo de expertos para la reforma prevista, planteándose el freno a determinados tributos. Más allá de la progresividad, entre las propuestas destacaban subidas de impuestos en los carburantes que, junto a la energía, son los que más se están disparando por la crisis. "La política fiscal del Gobierno se adaptará a las necesidades económicas", avanzan fuentes de Hacienda, que ponen como ejemplo las rebajas ya adoptadas en el pasado mes de septiembre para compensar el alza de los precios de la luz.

Pedro Sánchez ha protagonizado este miércoles en el Congreso un discurso en el que la economía ha tenido un protagonismo especial. El presidente ha puesto sobre la mesa un Plan Nacional de Respuesta al Impacto a la Guerra en el que se impulse un gran pacto de rentas. Es decir, subir salarios de forma acordada y limitada. El jefe del Ejecutivo ha apelado a empresarios y sindicatos para cerrar un acuerdo de país "con el objetivo de evitar una espiral inflacionaria que mine el poder adquisitivo de las familias".

Foto: Olli Rehn, presidente del Banco Central de Finlandia. (Reuters/Francois Lenoir)

A esta propuesta de pacto de rentas Sánchez ha añadido medidas de protección a las familias más vulnerables. Por ejemplo, ha anunciado la prórroga hasta el 30 de junio del bono social eléctrico para los colectivos más desprotegidos y la ampliación de las rebajas fiscales que ya se aprobaron con motivo de la subida de la factura de la luz.

El presidente también ha anunciado decisiones concretas en el terreno energético, como una partida de 500 millones para acelerar el autoconsumo, una nueva subasta de renovables y una partida de 1.000 millones para fomentar el hidrógeno verde. Además, ha reclamado a la oposición aprovechar la coyuntura para eliminar del debate partidista el reparto de los fondos europeos. Sánchez ha advertido que la invasión de Ucrania por parte de Rusia va a tener importantes repercusiones en la economía española.

“Hago un llamamiento a todos los grupos parlamentarios para la unidad” en el terreno económico, ha propuesto Sánchez. "Es más que probable que las sanciones tengan un impacto en las exportaciones de España a Rusia y en el flujo de turistas. También en las importaciones, como el aceite de girasol o productos agropecuarios. Pero el impacto más importante va a ser en el terreno energético," ha advertido, antes de señalar que la dependencia del gas ruso de España en este momento es menor y que el suministro está garantizado. "La incertidumbre asociada al conflicto está provocando subidas importantes en los mercados y es muy probable que los precios se mantengan altos en un futuro" y "el resultado será una ralentización del crecimiento", ha añadido.

En el terreno europeo, Sánchez ha planteado la desvinculación de forma temporal del precio del gas del precio de la electricidad, una propuesta defendida desde hace meses por España pero que hasta ahora no había tenido buena aceptación en Bruselas y en el resto de los países. El presidente también defiende el fomento de los contratos de largo plazo para dar estabilidad a los precios. No sin renunciar, ha defendido, a la transición energética.

Otra propuesta de Sánchez este miércoles ha sido la de que la UE mantenga la manga ancha en el gasto y no volver a las férreas reglas fiscales previas al Covid. Será una propuesta que defenderá el Gobierno español en las próximas reuniones en Bruselas. Ello conlleva, inevitablemente, a posponer la citada reforma de los impuestos. En materia fiscal se avanza que "todo se tiene que adaptar", teniendo en cuenta la situación económica, con los precios del gas y el petróleo disparados tras los primeros días de la invasión. Este lunes, el precio del petróleo Brent subía un 9%, hasta los 106,8 dólares, mientras que el West Texas, de referencia en EEUU, batía los 100 dólares al dispararse más de un 10% y cotizar sobre los 107 dólares. Por su parte, el gas natural repuntó por encima del 28%, cotizando sobre los 126 euros/MWh.

Desde el Ministerio de Economía que dirige Nadia Calviño, además, no ven demasiado margen para realizar más rebajas fiscales de cara a contener las fuertes subidas previstas en el precio del gas por las sanciones a Rusia, si bien sí lo habría para prorrogar las actuales. A finales de marzo expira la suspensión del impuesto de generación al 7% que pagan las empresas, mientras que el próximo 30 de abril lo harán la rebaja del IVA del 21 al 10% y el impuesto especial eléctrico del 5,11%, situado ahora en el 0,5%. Desde el PP siempre vieron más margen para reducir la presión fiscal, optando por un IVA de tipo superreducido del 4%. El planteamiento del Gobierno de subir impuestos queda ahora congelado, a la espera de cómo evolucione el escenario económico, y hasta se apunta a la posibilidad de aliviar la presión fiscal.

Foto: Una carroza con la imagen de Vladimir Putin en el carnaval de Colonia, Alemania. (EFE/Focke Strangmann)

"Si estamos todos unidos en las sanciones a Rusia, debemos también unirnos en cuanto a las respuestas económicas para hacer frente a las consecuencias de estas acciones", explicaba. En el plano europeo, el jefe del Ejecutivo aboga por hacer frente a los efectos en el precio de la energía que tendrá la situación bélica con Rusia a través de una reforma del mercado energético y avanzar en la autonomía energética. El objetivo se centraría en frenar la evolución de los precios, para que el gas no condicione el coste de la electricidad, y en garantizar las fuentes de suministro. A pesar del efecto bumerán de las sanciones contra el Kremlin, Sánchez ha defendido que no aplicarlas tendría un coste mucho mayor y "sería absolutamente inaceptable e inasumible". Al mismo tiempo, anunciaba que conforme pasen los días las sanciones "se agravarán" y "probablemente tomemos más" hasta que el Gobierno de Vladímir Putin "retire todas sus tropas de toda Ucrania".

Foto: Foto: EC.

Con el principal partido de la oposición en plena transición de su liderazgo, la encargada de interpelar este miércoles a Sánchez por parte del PP será su portavoz parlamentaria, Cuca Gamarra. Una función que mantendrá hasta que se celebre el congreso de los populares, que se celebrará los días 1 y 2 de abril en Sevilla, donde previsiblemente el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, reemplazará a Pablo Casado. Gamarra será la encargada, junto a Esteban González Pons, de pilotar la transición hasta el congreso nacional. Desde el Ejecutivo esperan mejorar el diálogo y un modelo de oposición menos "negacionista" para poder llegar a acuerdos de país.

El propio Casado ya contactó con Sánchez el primer día de la invasión rusa a Ucrania para transmitirle el "respaldo" del PP "en la respuesta coordinada con la UE y la OTAN al ataque ruso a Ucrania". Gamarra, asimismo, manifestó el apoyo del Grupo Parlamentario Popular "al Gobierno de España en una respuesta firme y contundente con nuestros aliados UE y OTAN".

La menor exposición de España

El alto representante de la Política Exterior de la UE, Josep Borrell, pidió tras el consejo extraordinario de ministros en el que se aprobaron nuevas sanciones contra Rusia que se comunicase a la opinión pública europea sus consecuencias. Según explicó, la dependencia de las economías europeas del gas y el petróleo ruso hace inevitable “que haya turbulencias, que suban los precios y que ese precio lo paguen los consumidores”.

La invasión en Ucrania provoca un varapalo para la economía en plena fase de recuperación

La vicepresidenta económica Nadia Calviño aseguraba este martes en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros que España sería uno de los países menos expuestos a la crisis energética derivada de la guerra por su menor dependencia del gas ruso. De Rusia proviene el 40% del gas que importa la UE (y el 26% del petróleo), mientras que en el caso español las importaciones son del 10,43%. Con todo, Calviño alertaba de que el impacto se sentirá igualmente en el aumento de los precios de la energía. Para amortiguar ese efecto negativo, abogó por mantener las medidas ya en marcha, como la reducción de impuestos y consensuar los pasos a seguir con los agentes afectados y las diferentes administraciones. Además de las medidas de contención en clave nacional, desde el Gobierno se busca también una respuesta europea coordinada, como en la pandemia del coronavirus con los planes de recuperación, para hacer frente a esta crisis.

La guerra en Ucrania supone un cambio tectónico en las relaciones internacionales, con repercusiones en la economía nacional que están obligando al Gobierno a revisar su planificación fiscal. Por el momento, el Ejecutivo ha puesto en cuarentena los trabajos del grupo de expertos para la reforma prevista, planteándose el freno a determinados tributos. Más allá de la progresividad, entre las propuestas destacaban subidas de impuestos en los carburantes que, junto a la energía, son los que más se están disparando por la crisis. "La política fiscal del Gobierno se adaptará a las necesidades económicas", avanzan fuentes de Hacienda, que ponen como ejemplo las rebajas ya adoptadas en el pasado mes de septiembre para compensar el alza de los precios de la luz.

Conflicto de Ucrania Pedro Sánchez
El redactor recomienda