Es noticia
Menú
Vox ve con buenos ojos la llegada de Feijóo para seguir creciendo a la derecha del PP
  1. España
LA CRISIS DEL PP

Vox ve con buenos ojos la llegada de Feijóo para seguir creciendo a la derecha del PP

El partido de Abascal, que se ha postulado como alternativa a Sánchez, confía en que el barón gallego ampliaría el electorado del bloque sin perjudicarles a ellos. Ese escenario no se produciría si Ayuso liderase a los populares

Foto: Santiago Abascal, durante la rueda de prensa de este lunes. (Vox)
Santiago Abascal, durante la rueda de prensa de este lunes. (Vox)

Santiago Abascal habló ayer por primera vez sobre el terremoto que ha sacudido al PP y, por extensión, a toda la derecha. El líder de Vox, con un tono muy comedido, incluso conciliador, mostró su preocupación por la debilidad del bloque en su objetivo de derrotar a Pedro Sánchez. Y aunque se postuló para encabezar una alternativa a la izquierda, dejó claro que será imposible con los populares en su situación actual. Cualquier plan a medio o largo plazo está supeditado al final de la guerra fratricida, también en su caso. El partido, disparado en las encuestas, aguarda con expectación el desenlace de la crisis de Génova, consciente de que Alberto Núñez Feijóo o Isabel Díaz Ayuso pueden influir de un modo distinto en sus intereses y estrategias.

La pregunta que en este momento se hacen en Vox es quién sería mejor compañero de baile, si el barón gallego o la presidenta madrileña. Fuentes de la formación conservadora reconocen que, de entrada, el desembarco de Feijóo encaja mejor en su idea. Se trata de uno de los dirigentes populares que más lejos están de los postulados de Abascal, pero precisamente por ello lo prefieren. Él mismo dijo ayer en rueda de prensa que entre los principales problemas a los que se enfrenta el bloque de la derecha destaca una abstención masiva de los antiguos votantes de PP y Ciudadanos, a los que desea que estén fuertes. "Observamos con preocupación la debilidad conjunta de la alternativa. Es posible que a pesar del ascenso de Vox, los números no sean suficientes", dijo el presidente del partido.

Foto: El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Brais Lorenzo)

La aspiración de Vox es ampliar lo máximo posible el electorado de la derecha. El perfil centrista de Feijóo permitiría a los de Abascal seguir creciendo a la derecha del PP, mientras que los populares podrían hacer lo propio a su izquierda, mordiendo en el centro y en el votante más moderado de Sánchez. Es decir, que aunque algunos electores del PP se marcharían y votarían a Santiago Abascal, es probable que un porcentaje de indecisos se decantase por Feijóo. Todo, evidentemente, sobre el papel y teóricamente. "Hay electores que van de izquierda a derecha", destacó el líder de Vox, que recordó que su objetivo pasa por seducir también a aquellos que acuden por primera vez a las urnas o a quienes se quedaron en la abstención en las últimas elecciones generales.

La estrategia de Vox cobraría fuerza en el caso de que el PP y el PSOE fueran capaces de cerrar un gran pacto a nivel nacional, en la línea de lo que ya se ha planteado en Castilla y León o Andalucía, aunque con escaso éxito. Ese supuesto reforzaría el discurso de los conservadores, que ya han situado a los populares en lo que denominan el "consenso progre". Feijóo, de hecho, ha sido el blanco de muchas de sus críticas en cuestiones como el uso del castellano o la gestión de la pandemia.

Abascal: "El único sorpaso que nos interesa es el sorpaso al Partido Socialista"

Pugna con Ayuso

Con Isabel Díaz Ayuso, el escenario que se plantea es distinto. Las posibilidades de un futuro pacto PP-Vox serían mucho mayores con ella al frente de los populares, pero en principio los dos atraerían al mismo tipo de votante y no se produciría ese crecimiento del electorado. "Nos anularíamos", señalan los de Santiago Abascal. Las elecciones del 4-M, cuando la presidenta de la Comunidad de Madrid concentró buena parte del voto del centro derecha, son la prueba más evidente que manejan en Vox para preferir otro liderazgo. Ayuso, no obstante, ya ha manifestado que no dará el salto a la dirección nacional y, de momento, seguirá en la Puerta del Sol.

Foto: El presidente andaluz, Juanma Moreno. (EFE/Javier Lizón)

Aunque se habla ya del crecimiento exponencial de Abascal ante la caída del PP, a los que estaría cerca de sobrepasar, en Vox mantienen la calma. Tanto, que se muestran comprensivos con la crisis popular y rechazan presentar una nueva moción de censura aprovechándose de la debilidad de sus posibles socios. "Sería un movimiento muy sucio", apuntan fuentes de la formación, que también rechazarían un adelanto electoral de Pedro Sánchez.

No es ningún secreto. El sentir generalizado en el partido fue expuesto ayer por el propio líder de Vox, que lejos de hacer leña del árbol caído insistió en que el rival a batir es Sánchez. “A nosotros el único sorpaso que nos interesa es el sorpaso al PSOE, que se ha unido a los enemigos de España”, declaró Abascal en referencia a su estrategia política y el pulso electoral con el PP. También se permitió el lujo de mandar un mensaje de "esperanza" al votante de derechas que ha visto cómo en solo unos días el bloque está más lejos que nunca de llegar a la Moncloa. "En este momento de preocupación, queremos trasladar esperanza a los españoles y mostrarles nuestra convicción de que hay una mayoría social que comparte una agenda frente a Pedro Sánchez", subrayó.

Santiago Abascal habló ayer por primera vez sobre el terremoto que ha sacudido al PP y, por extensión, a toda la derecha. El líder de Vox, con un tono muy comedido, incluso conciliador, mostró su preocupación por la debilidad del bloque en su objetivo de derrotar a Pedro Sánchez. Y aunque se postuló para encabezar una alternativa a la izquierda, dejó claro que será imposible con los populares en su situación actual. Cualquier plan a medio o largo plazo está supeditado al final de la guerra fratricida, también en su caso. El partido, disparado en las encuestas, aguarda con expectación el desenlace de la crisis de Génova, consciente de que Alberto Núñez Feijóo o Isabel Díaz Ayuso pueden influir de un modo distinto en sus intereses y estrategias.

Vox Santiago Abascal Partido Popular (PP) Alberto Núñez Feijóo
El redactor recomienda