Es noticia
Menú
Feijóo busca pactar con Casado para liderar el PP y recaba el apoyo de Andalucía, Madrid y CyL
  1. España
CRISIS EN EL PARTIDO

Feijóo busca pactar con Casado para liderar el PP y recaba el apoyo de Andalucía, Madrid y CyL

Ayuso, Mañueco y Moreno ponen alfombra roja para que el gallego se haga con el control del partido mientras el equipo de Casado está dispuesto a dar la batalla en un Congreso

Foto: El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Brais Lorenzo)
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Brais Lorenzo)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Mientras en la calle Génova el líder del PP, Pablo Casado, vivía este lunes una convulsa reunión de su directiva en la que ya empezaban a surgir las primeras voces críticas, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, sumaba apoyos para dar un paso adelante ante la grave crisis que atraviesa el PP. El líder gallego cuenta ya con el respaldo de Isabel Díaz Ayuso, Juanma Moreno y Alfonso Fernández Mañueco.

La palanca para tomar esta decisión habría sido una conversación mantenida el domingo con la presidenta de la Comunidad de Madrid en la que esta le garantizó que contaría con sus votos en un eventual congreso. Despejada la incógnita de Ayuso, el barón gallego está dispuesto a asumir el papel que rechazó cuando Mariano Rajoy dio un paso atrás.

Foto: Pablo Casado

Feijóo siempre ha querido que su desembarco en la política nacional fuese de una forma pacífica y por eso buscará hasta el final sumar a Casado para liderar el partido sin resistencia interna. A estas alturas y con el control de los territorios que más compromisarios aceptan iría a un cónclave contra el todavía presidente del PP según confirman a 'El Confidencial' fuentes autorizadas del partido. Tras la reunión del comité de dirección este lunes, y según ha podido saber este medio, Casado ha convocado la Junta Directiva Nacional para el próximo lunes 28 de febrero, donde estará en el orden del día la votación sobre si activar el proceso para elegir una nueva dirección.

Durante todo el fin de semana el gallego ha pedido "gestos" a la actual dirección. En un principio se le trasladó que sacrificase al secretario general, pero esa oferta de paz caducó el domingo. Ahora tanto Feijóo como el resto de los barones coinciden en que todo lo que no pase por la dimisión del propio Casado es insuficiente. "Ofrecer la cabeza de Teo ya es pasado. Ahora estamos en un nuevo tiempo", aseguraba a este medio un barón durante la reunión de este lunes. Además de con Andalucía, Madrid y Castilla y León los dirigentes territoriales están convencidos de que Feijóo llegará por aclamación. "Ahora todo el que se enfrente a Casado arrasa". Ya ha empezado a haber los primeros movimientos de los afines a la actual cúpula. Los cuadros medios han trasladado que no aceptaran imposiciones porque "el PP se desangra. Hemos perdido cuatro puntos en cuatro días".

Foto: El presidente del PP, Pablo Casado. (EFE/Víctor Lerena)

Desde que la guerra estalló en el PP, todas las miradas se habían posado sobre el barón gallego, al que no pocos en el partido ven como "única vía de consenso" para tratar de coser a la formación tras el terremoto interno que ha roto en dos al PP. La primera pista la ha dado esta mañana Díaz Ayuso al descartarse públicamente para liderar el PP nacional. "Mi sitio está en Madrid".

La dirección nacional lleva todo el fin de semana buscando un armisticio con la baronesa y de ahí que se anunciase el cierre del expediente tras la "infructuosa" reunión con Casado del viernes. Casado necesitaba buscar un cierre en falso de la crisis para frenar la amenaza que suponía Feijóo y que finalmente se ha consumado. Tanto Juanma Moreno, con unas elecciones andaluzas en ciernes, como Fernández Mañueco pendiente de negociar un gobierno en Castilla y León, no eran candidatos a disputar el trono pero Ayuso y Feijóo, sí. En Génova además sabían que Feijóo no estaría cómodo con un duelo a tres y por eso intentaron ganarse el apoyo de Díaz Ayuso en un futuro Congreso. Con Ayuso del lado del gallego se empezó a poner en marcha el cambio de ciclo pero en el PP.

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

Las fuentes consultadas aseguran que Feijóo ha medido estos días sus fuerzas y siempre ha dejado a Casado la opción de una solución pacífica. Presidentes autonómicos y dirigentes del partido a nivel territorial y municipal ven con buenos ojos la 'vía Feijóo', aunque hasta que no lo oficialice más de uno no lo dará por bueno. "El gallego nunca habla claro" apuntan los más escépticos. "Pocas veces en la vida se presentan segundas oportunidades", coinciden dentro del PP donde solo con el rumor está habiendo ya cambio de bando de los que hasta hace 24 horas eran "casadistas".

El paralelo, los populares gallegos han comenzado a movilizarse para avalar una renovación del partido a nivel nacional de la mano de Feijóo. El presidente de Nuevas Generaciones de Galicia, Adrián Pardo, ha compartido a través de las redes sociales un comunicado promovido por la militancia en el que añade presión a la dirección nacional y exige la convocatoria urgente de un congreso extraordinario. "El actual contexto exige decisiones dolorosas que permitan recuperar la confianza y la unidad interna", reza el escrito.

La pretensión del gallego ha llegado también a la sede de Génova, donde Casado ha mantenido este lunes una reunión con la cúpula directiva del PP. El líder del PP buscaba fórmulas con su equipo de confianza para resistir, pero pronto llegaron las primeras fisuras. Finalmente, tras negarse a dimitir, agendó una Junta Directiva Nacional, el máximo órgano entre congresos, para el próximo lunes, 28 de febrero. Dentro los hay ya que piden un paso al lado. García Egea se mantiene firme y confiado en que podrá apretar las filas del partido en el que cada vez hay más desertores. El mensaje es que Casado fue elegido en unas primarias y heredó un partido con 50 escaños que ahora está en 89 y que algunas encuestas le dan más de cien. Desde el equipo del presidente recalcan que se le eligió para luchar contra la corrupción y es lo que ha hecho por lo que tiene "toda la legitimidad democrática para presentarse".

Pérdida de apoyos

Mientras Génova sigue queriendo dar la batalla, los apoyos de Pablo Casado han comenzado a desmoronarse. Dirigentes con peso en el partido han roto su silencio y han retirado su aval al presidente nacional. El clamor mayoritario es la petición de convocar un congreso extraordinario a más tardar en abril para volver a unir al partido en torno a un liderazgo fuerte que evite al PP desangrarse en favor de Vox, desde cuya formación ven cada vez más cerca dar el sorpasso al PP.

Dirigentes del PP exigen "decisiones drásticas" y evitar "personalismos" en la crisis

Y no ha sido el único. El presidente del PP de Castilla-La Mancha, Paco Núñez; el líder del partido en Cataluña, Alejandro Fernández; o el presidente del PP en País Vasco, Carlos Iturgaiz, han abrazado la equidistancia y han defendido la idea de que las siglas deben prevalecer sobre "personalismos" en el partido, deslizando la necesidad de convocar un congreso extraordinario que cosa al PP. El más claro ha sido el catalán, que ha calificado el conflicto interno de "divorcio traumático" y ha hecho un llamamiento a la movilización interna. "No podemos quedarnos tocando la lira observando el incendio. Hay que tomar decisiones drásticas que den la voz al afiliado ya", zanjaba en redes sociales.

Mientras en la calle Génova el líder del PP, Pablo Casado, vivía este lunes una convulsa reunión de su directiva en la que ya empezaban a surgir las primeras voces críticas, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, sumaba apoyos para dar un paso adelante ante la grave crisis que atraviesa el PP. El líder gallego cuenta ya con el respaldo de Isabel Díaz Ayuso, Juanma Moreno y Alfonso Fernández Mañueco.

Pablo Casado Alberto Núñez Feijóo Partido Popular (PP)
El redactor recomienda