Es noticia
Menú
Pablo Casado aguantará hasta el congreso nacional para medirse con Ayuso y los barones
  1. España
Atrincherado en Génova

Pablo Casado aguantará hasta el congreso nacional para medirse con Ayuso y los barones

Los presidentes autonómicos quieren fijar ya una fecha del cónclave nacional, que no será extraordinario, para dar una salida a la crisis del partido. Feijóo solo se postulará si no tiene rival

Foto: Isabel Díaz Ayuso y Pablo Casado. (EFE/Mariscal)
Isabel Díaz Ayuso y Pablo Casado. (EFE/Mariscal)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

A la planta noble de Génova no llegaron los gritos de "¡Casado dimisión!" de los miles de personas que se concentraron ayer ante la sede del PP para apoyar a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. La dirección nacional aguantará el pulso y, salvo sorpresa de última hora, la decisión es convocar el congreso ordinario previsto para julio y medir las fuerzas que les quedan a Casado y su equipo. Hoy se reúne la cúpula del partido para dar consigna de unidad y mantener prietas las filas. El presidente está convencido de que, pese al desgaste y la fuerte crisis que se ha abierto, ha actuado como debía “en defensa de la honorabilidad del partido”. Sobre la mesa está la opción de adelantar la convocatoria o anunciar ya una fecha que dé un horizonte a los críticos y permita rebajar la tensión. En la agenda no está entregar la cabeza del secretario general, Teodoro García Egea, que es quien está pulsando a cada momento el partido y quién tendrá que diseñar la estrategia de cara al cónclave. Él dio la victoria a Casado y espera poder revertir esta tendencia hacia el ocaso del actual equipo.

VÍDEO | Primeras imágenes de Díaz Ayuso tras su enfrentamiento con Casado

“Cualquiera que se presente ahora en un congreso contra Casado arrasa”, asegura un diputado popular que ha tenido responsabilidades orgánicas en el pasado. La afirmación se sustenta en el “cabreo” que se palpa entre los afiliados. Esto es lo que remataría a Casado si finalmente decide llegar hasta el final y no abandonar antes. El sistema en el congreso es a doble vuelta. Primero votan los afiliados y luego los compromisarios. Si lo que se traslada ahora en la calle y en los chats internos del partido es algo más que un calentón, la actual dirección podría incluso no llegar a la segunda vuelta. Aquí es donde García Egea tendría más poder gracias al control sobre los compromisarios. Incluso se podría llegar a dar la opción de que ni siquiera hubiese que llegar a la segunda vuelta si el primero de los candidatos saca más de 15 puntos al segundo. “Nadie va a votar a Casado. Ahora se elige un candidato, no un presidente de partido. Ningún alcalde quiere jugarse su alcaldía”, insisten los que ven ya a Casado como un cadáver político.

Foto: El presidente del PP, Pablo Casado (d), y el secretario general del partido, Teodoro García Egea (i). (EFE David Mudarra)

Pero ¿quién es el contrincante llamado a arrasar? Aquí reside la última esperanza de la séptima de Génova. Un miembro del equipo del presidente lo resume de la siguiente forma: “A los barones los metes juntos en una habitación y no se ponen de acuerdo en nada”. Entre los líderes territoriales hay acuerdo en que García Egea debe caer y con él Casado a futuro. Van a presionar, porque para ellos se ha perdido la credibilidad en la calle y eso es irrecuperable: “Ni en la época de los papeles de Bárcenas estábamos tan mal”. Aunque entre los cuadros del partido hay mucha presión para forzar la convocatoria de un congreso extraordinario que acorte los plazos, los barones tienen sus tiempos y harán fuerza para que se convoque cuanto antes, pero sin abrir más heridas. Alberto Núñez Feijóo es el redentor y el único capaz de coser el partido, hacer frente a Vox y ganar a Pedro Sánchez, según la mayoría de los consultados, pero todos coinciden en que el gallego sigue en la posición que mantuvo cuando se marchó Mariano Rajoy. No se presentará si no es un candidato de unidad y tiene el apoyo de Casado y Ayuso. Busca ser aclamado sin rival.

Este escenario parece difícil porque Casado está decidido a volver a presentarse salvo una decisión familiar que cambie todo su esquema. El presidente del PP espera que al final el caso Ayuso le refuerce como el candidato de la honorabilidad. Todo dependerá de si la Fiscalía sigue adelante con la investigación de la comisión que cobró el hermano de la presidenta por un contrato de mascarillas en la primera ola de la pandemia. Después de la reunión “infructuosa” del pasado viernes y tras la manifestación de Génova, cuya convocatoria atribuyen a Miguel Ángel Rodríguez, sellar una falsa paz va a ser más difícil, pero seguirán trabajando en esta línea. Eso sí, el congreso del PP de Madrid por ahora no se convocará.

Foto: El líder de Vox, Santiago Abascal. (EFE/Mariscal)

Sobre si Ayuso saldrá al ruedo nacional hay dudas. Apoyo social no le falta, pero dentro del partido las fuerzas se miden de otra forma e incluso entre los afiliados puede tener más tirón Feijóo si se hace caso a la máxima de “Madrid no es España” a la que siempre recurren los otros líderes territoriales. Ambición tiene y equipo también. Habrá que ver cómo de tocada sale de esta contienda. Casado intentará sumarla a su equipo en la convicción de que él es su mejor valedor a futuro. Unidos frente a la amenaza externa. Empujando con fuerza también está el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, que estaría en el bando de los de Feijóo. Él tiene sus propias elecciones y un plan B. Ahora debe ir Feijóo, pero si finalmente no logran desbancar a Casado y es el candidato en 2023, y se estrella, como empiezan a augurar los sondeos, tendría su oportunidad. El barón de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, está a lo suyo. Toda esta crisis coincide con sus negociaciones para formar Gobierno. Hoy se sienta con el PSOE y, dada la debilidad del partido en estos momentos, los apoyos van a salir muy caros. Cuando haya fecha para el congreso, se situará en un bando u otro. Arranca una semana clave en la que Casado tendrá que buscar una salida a la crisis si quiere evitar la suya.

A la planta noble de Génova no llegaron los gritos de "¡Casado dimisión!" de los miles de personas que se concentraron ayer ante la sede del PP para apoyar a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. La dirección nacional aguantará el pulso y, salvo sorpresa de última hora, la decisión es convocar el congreso ordinario previsto para julio y medir las fuerzas que les quedan a Casado y su equipo. Hoy se reúne la cúpula del partido para dar consigna de unidad y mantener prietas las filas. El presidente está convencido de que, pese al desgaste y la fuerte crisis que se ha abierto, ha actuado como debía “en defensa de la honorabilidad del partido”. Sobre la mesa está la opción de adelantar la convocatoria o anunciar ya una fecha que dé un horizonte a los críticos y permita rebajar la tensión. En la agenda no está entregar la cabeza del secretario general, Teodoro García Egea, que es quien está pulsando a cada momento el partido y quién tendrá que diseñar la estrategia de cara al cónclave. Él dio la victoria a Casado y espera poder revertir esta tendencia hacia el ocaso del actual equipo.

Teodoro García Egea Partido Popular (PP) Alberto Núñez Feijóo
El redactor recomienda