Es noticia
Menú
La inmigración irregular se dispara un 116% en Canarias en el inicio del año
  1. España
Balance tras mes y medio

La inmigración irregular se dispara un 116% en Canarias en el inicio del año

Si se mantuviera este ritmo migratorio del primer mes y medio, 2022 sería el peor ejercicio desde que se elaboran estadísticas sobre la llegada de "sin papeles". Se produce pese a la ayuda energética de España a Marruecos

Foto: Salvamento marítimo rescata a un grupo de inmigrantes en Canarias. (EFE/Javier Fuentes)
Salvamento marítimo rescata a un grupo de inmigrantes en Canarias. (EFE/Javier Fuentes)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

De poco ha servido que España resuelva el déficit energético de Marruecos exportándole el gas que Argelia ha dejado de suministrarle desde noviembre. La inmigración irregular se ha disparado en lo que va de año, especialmente en la primera quincena de febrero, sobre todo a Canarias. Pese a estar en invierno, la temporada más baja, desde el 1 de enero hasta el martes 15 de febrero han desembarcado en el archipiélago 4.753 "sin papeles", un 116,3% más que durante el mismo periodo de 2021, que ya era un mal año, según ha informado este miércoles el Ministerio del Interior. El 53% eran marroquíes y el 46% procedían del África subsahariana, según otras fuentes conocedoras del fenómeno. El 8% eran menores.

Más allá de Canarias, los datos son malos para el conjunto de España, en cuyas costas pusieron pie en el primer mes y medio del año 6.360 inmigrantes irregulares (+79,4%). A la Península y Baleares llegaron durante ese periodo 1.437 "sin papeles", un 50,6% más que en 2021.

El fenómeno se acentúa a medida que trascurre el año. En los últimos cuatro días, del sábado 12 al martes 15 de febrero, fueron 1.020 los que llegaron a España, el 64% a Canarias. Si se mantuviera este ritmo durante los diez meses restantes, 2022 sería el peor año migratorio desde que se elaboran estadísticas.

Foto: Un migrante desembarca de un barco de la Guardia Costera en el puerto de Arguineguín. (Reuters/Borja Suarez)

La Policía y Frontex, la agencia europea de control de fronteras, efectúan encuestas entre los recién llegados para averiguar desde donde zarparon en África.Es un dato que Interior guarda celosamente, pero en lo que va de año todos los cayucos que arribaron a Canarias, excepto uno, se echaron a la mar desde el Sáhara Occidental, controlado por Rabat, o desde el sur de Marruecos. De Mauritania no salió ninguno y de Senegal, uno. Nunca hasta ahora la “hegemonía” marroquí había sido tan aplastante.

El subidón migratorio en Canarias ha desatado las alarmas en el Gobierno, que estos últimos meses se esforzó por trasladar un mensaje apaciguador. El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, ha elogiado en varias ocasiones la cooperación de Marruecos. “El Gobierno marroquí está colaborando en una materia fundamental como es el control de la inmigración irregular en la frontera”, declaró, por ejemplo, el 11 de febrero.

La reactivación del "frente" canario pone de relieve que la crisis continúa con Rabat y que esta presiona con la migración

Las autoridades de Marruecos no admiten repatriaciones de sus inmigrantes desde marzo de 2021. Entre diciembre de 2020 y marzo de 2021 las aceptaron solo en avión a El Aaiún, la capital del Sáhara Occidental, al ritmo de unos 80 a la semana, muy inferior al de las llegadas a España.

Más alarmado está aún el presidente canario, Ángel Víctor Torres, que este miércoles reiteró la petición de que otras comunidades autónomas acojan a parte de los casi 3.000 menores extranjeros no acompañados a día de hoy tutelados por Canarias. Una cifra récord. Cataluña, añadió, ha dado una respuesta al SOS canario “que no es suficiente, pero sí importante”, al aceptar entre 45 y 50 menores. Mientras, Madrid solo acogerá a cinco.

Negociación

La reactivación del 'frente' migratorio canario demuestra que la crisis diplomática que Marruecos desencadenó con España en diciembre de 2020 persiste. Se mantiene pese a que el Ministerio de Transición Ecológica español ha negociado todos estos meses con su equivalente marroquí para revertir el gasoducto y exportarle el gas que Argelia ya no le proporciona. Rabat comprará gas licuado que será regasificado en alguna planta española (Marruecos carece de este tipo de infraestructura energética) antes de ser vertido en el gasoducto para abastecer dos centrales marroquíes de ciclo combinado.

Foto: Imagen: Laura Martín.

La diplomacia y los servicios de inteligencia españoles sospechan que con su laxitud migratoria en el Sáhara, el territorio con mayor presencia militar y policial de África, Rabat presionará al Gobierno de España para que modifique públicamente su postura sobre el conflicto que asola a esa antigua colonia. Desde noviembre de 2020 se desarrolla allí una guerra de baja intensidad entre el Ejército marroquí y el Frente Polisario.

Las autoridades marroquíes saben que el Ejecutivo español no puede llegar tan lejos como Donald Trump, que en diciembre de 2020 reconoció la soberanía marroquí sobre el Sáhara, pero sí aspiran a que dé un espaldarazo a su oferta de autonomía para resolver el conflicto. El Ejecutivo de Pedro Sánchez ha hecho múltiples gestos hacia Marruecos, pero mantiene la tradicional postura diplomática de España parapetándose detrás de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

Foto: La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. (Reuters/Virginia Mayo)

Pese a que solo una pequeña parte de las pateras que alcanzan el archipiélago canario parten de Senegal, Frontex se va a desplegar frente a las costas y dentro de ese país a partir del próximo verano. Intentar así frenar el flujo migratorio sobre todo hacia Canarias. Será su primera actuación fuera de las fronteras de la Unión Europea y ha sido, en buena medida, impulsada por el Gobierno español.

1.200 fallecidos

Ylva Johansson, la comisaria europea de Interior, anunció el viernes pasado en Dakar que Frontex había ofrecido su ayuda a las autoridades senegalesas, pero no desveló su respuesta. Aunque quedan algunos flecos por cerrar estas han dado su acuerdo de principio para que la agencia europea de control de fronteras, cuyos efectivos se han multiplicado diez en cuatro años, no solo actúe en sus aguas sino también dentro del país. Deberá hacerlo en colaboración con la Gendarmería de Senegal. Numerosos jóvenes senegaleses no se echan a la mar directamente, sino que para emigrar a Europa pasan por Mauritania, el Sáhara, Marruecos o Libia.

Un despliegue de estas características ante las costas del Sáhara Occidental, desde donde zarpan rumbo a Canarias la mayoría de los “sin papeles”, es inimaginable aunque sería mucho más útil que en aguas de Senegal. Marruecos nunca lo aceptaría.

A lo largo del año pasado, unas 1.200 personas fallecieron intentando alcanzar las costas españolas, sobre todo cuando navegaban hacia Canarias, la travesía más peligrosa, según la Organización Internacional de Migraciones, una agencia de Naciones Unidas.

De poco ha servido que España resuelva el déficit energético de Marruecos exportándole el gas que Argelia ha dejado de suministrarle desde noviembre. La inmigración irregular se ha disparado en lo que va de año, especialmente en la primera quincena de febrero, sobre todo a Canarias. Pese a estar en invierno, la temporada más baja, desde el 1 de enero hasta el martes 15 de febrero han desembarcado en el archipiélago 4.753 "sin papeles", un 116,3% más que durante el mismo periodo de 2021, que ya era un mal año, según ha informado este miércoles el Ministerio del Interior. El 53% eran marroquíes y el 46% procedían del África subsahariana, según otras fuentes conocedoras del fenómeno. El 8% eran menores.

Canarias Inmigración
El redactor recomienda