Es noticia
Menú
La Justicia devuelve 15.000 euros al acusado 'fantasma' de los atentados de Barcelona
  1. España
Más de cuatro años después

La Justicia devuelve 15.000 euros al acusado 'fantasma' de los atentados de Barcelona

La policía incautó dinero y ordenadores al dueño del locutorio de Ripoll que, tras ser detenido, pasó años imputado sin juicio ni condena. A su negocio asistían los yihadistas

Foto: El Karib, en su locutorio de Ripoll.
El Karib, en su locutorio de Ripoll.

Victoria sin gloria para Salh El Karib. El dueño del locutorio al que acudían los terroristas de los atentados de Barcelona y Cambrils ha logrado que la Justicia le devuelva los 15.000 euros y los ordenadores que le incautó la policía después de ser detenido por la matanza. Han pasado cuatro años y medio desde su arresto, por el que pasó imputado toda la investigación policial y judicial, pero no llegó a sentarse en el banquillo de los acusados ni fue condenado.

Denuncia haber vivido una pesadilla desde entonces. En el último aniversario de los atentados, su local amaneció con una pintada amenazante en la fachada: “Moros asesinos”. Ahora, la Audiencia Nacional le ha concedido cierto consuelo con una providencia en la que ordena “devolver 15.000 euros intervenidos en su día en la entrada y registro en el locutorio Ripoll que él mismo regentaba”. También los efectos intervenidos, tanto en el negocio como en su casa, donde fue detenido en presencia de su mujer y sus hijos.

Foto: Concentración contra del terrorismo en Ripoll tras los atentados. (EFE)

Según la documentación que obra en el sumario, los 15.000 euros estaban repartidos en 29 billetes de 500 euros y cinco de 100. También le incautaron dos teléfonos móviles, una 'tablet', anotaciones, recibos, tarjetas prepago, dos tarjetas de crédito, un billete de tren de Lyon a Barcelona, un cheque por valor de 50 euros, una tarjeta de memoria... Permaneció arrestado e incomunicado el máximo de cinco días que permite la ley antiterrorista. Nunca antes había sido arrestado.

Le acusaron de prestar labores logísticas para el comando yihadista. Durante los primeros compases de la investigación, se detectó que varios de los investigados habían viajado a Marruecos y a Bélgica con billetes de avión financiados por el locutorio antes de los atentados. Se pudo demostrar que el negocio regentado por Salh El Karib se sacaba un dinero comprando billetes a cambio de una comisión por la gestión, pero no formaba parte de la célula ni conocía los planes terroristas de sus integrantes.

Problemas con los bancos

La providencia de la Audiencia Nacional a la que ha tenido acceso El Confidencial lleva la fecha del 27 de diciembre y la firma el juez de Instrucción número 4, José Luis Calama. Pide al afectado que facilite un número de cuenta para que le ingresen el dinero. En este punto aparecen de nuevo los problemas para el dueño del locutorio. Fuentes de su entorno advierten de que su arresto por los atentados ha supuesto un obstáculo todo este tiempo para abrirse una cuenta en alguna entidad bancaria.

placeholder El Karib, en la puerta de su locutorio.
El Karib, en la puerta de su locutorio.

Este periódico entrevistó a Salh El Karib con motivo del cuarto aniversario del atentado terrorista que el verano de 2017 mató a 16 personas arrolladas en la Rambla de Barcelona y en el paseo marítimo de Cambrils horas después. Según cuenta, más allá del estigma, todavía no se ha recuperado económicamente de los perjuicios económicos que le costó tener que reabrir su negocio sin la confianza de las empresas de telefonía y sin material. Le ayudaron unos amigos de Marruecos, que le dejaron 10.000 euros para empezar de nuevo. Hace seis meses, todavía les debía la mayor parte del préstamo.

"Solamente estamos esperando que nos devuelvan las cosas que nos han llevado. Se han llevado el original del certificado de matrimonio y cuando hemos tenido al hijo hemos tenido problemas en el registro. Nos dejaron el local vacío", lamentaba el verano pasado esta persona sin causas pendientes con la Justicia que, cuatro años y medio después, comienza a cerrar un círculo.

Victoria sin gloria para Salh El Karib. El dueño del locutorio al que acudían los terroristas de los atentados de Barcelona y Cambrils ha logrado que la Justicia le devuelva los 15.000 euros y los ordenadores que le incautó la policía después de ser detenido por la matanza. Han pasado cuatro años y medio desde su arresto, por el que pasó imputado toda la investigación policial y judicial, pero no llegó a sentarse en el banquillo de los acusados ni fue condenado.

Tren Audiencia Nacional Barcelona Cataluña Bélgica
El redactor recomienda