tras el rastro de los colaboradores

La Guardia Civil traza el mapa del tráfico de llamadas de la célula de Ripoll

El juez autoriza la intervención de las comunicaciones y pide informes sobre los contactos telefónicos de los yihadistas

Foto: Registros en Ripoll. (EFE)
Registros en Ripoll. (EFE)

La Guardia Civil ya rastrea los contactos telefónicos que mantuvieron los integrantes de la célula de Ripoll en los meses previos a los atentados. El juez encargado de instruir la causa por los ataques terrorista de Barcelona y Cambrils, Fernando Andreu, ha encargado al Instituto Armado que arme el puzle de las llamadas telefónicas que intercambiaron los miembros del grupo terrorista y de los contactos establecidos con terceras personas en los meses previos al atropello de las Ramblas.

Según informan a El Confidencial fuentes jurídicas, los agentes tratan de establecer un mapa de relaciones y vínculos de los terroristas. Para ello, reclamarán a las compañías telefónicas la información de la que dispongan sobre los números de teléfono titularidad de los 12 identificados y de otras personas cercanas a su entorno. El periodo investigado se remonta a varios meses atrás, coincidiendo con la creación del grupo y su progresiva radicalización.

Los investigadores tendrán que poner nombre y apellidos a todas las personas con las que contactaron en este periodo. Además de los teléfonos oficiales, los agentes tratan de detectar si hacían uso de algún otro aparato y cuáles eran sus vías de comunicación: llamadas, servicios de mensajería instantánea o internet. El análisis de este tráfico establecerá cuáles eran los números más empleados y puede arrojar información sobre aspectos como las vías de financiación de la célula, que acumuló en la casa franca que ocupaban en Alcanar cientos de litros de acetona y un elevadísimo número de bombonas de gas.

Los primeros datos apuntan a que sufragaron la compra de los materiales que necesitaban para la fabricación de bombas no solo con el dinero de sus salarios —al menos dos de ellos tenían empleos bien remunerados—, sino también a través de la venta de joyas, oro y objetos robados. Consiguieron por esta vía en torno a 1.200 euros que habrían dedicado a la adquisición de parte de las 106 botellas de butano que almacenaban en la vivienda de Alcanar. En esta parte de las pesquisas, una de las pistas que siguen los agentes conduce a la localidad de Vinaròs (Castellón), donde pudieron recaudar parte de estos fondos.

La atención de la Guardia Civil se centra en el tráfico de llamadas de los terminales que utilizaban el imán de Ripoll, Abdelbaki es Satty, y los seis terroristas abatidos por los Mossos. Los hermanos Younes y Houssaine Abouyaaqoub, Omar y Mohamed Hichamy y Said Aalla y Mousa Oukabir. El análisis de estos contactos también servirá para establecer quién cogió el testigo después de que el líder espiritual falleciera al estallar la mezcla con la que pensaban cebar las bombas que preparaban en el chalé ocupado.

Red de colaboradores

Quién y con quién. La prioridad es determinar si los terroristas contaban con ayuda externa en sus planes. A pesar de que la investigación da por desarticulada la célula, la policía autonómica catalana trabaja con la hipótesis de que el grupo yihadista se apoyaba en una red de colaboradores que proporcionaba apoyo logístico en momentos puntuales. Tras la muerte de la mayor parte de sus miembros, el análisis de sus llamadas resulta básico para determinar la identidad de estos contactos.

Otra de las líneas fundamentales consiste en determinar si desde los terminales se efectuaron llamadas al extranjero. Tras solicitar cooperación internacional para cotejar datos que lleven a explicar los desplazamientos de varios de los miembros de la célula a Francia, Bélgica y Marruecos, la prueba de que se pusieron en contacto con personas del exterior marcaría los siguientes pasos a seguir.

Las operadoras de telefonía móvil ofrecerán también información que situará a cada uno de los yihadistas en la zona donde se encontraban en los momentos previos al ataque y en los posteriores. Gracias a las antenas repetidoras, se podrá establecer el punto aproximado en el que se hallaban. El uso de las redes sociales a través de los teléfonos es otra herramienta esencial tras la autorización judicial de intervención de las comunicaciones.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios