Es noticia
Menú
El Gobierno pide por teléfono a la Generalitat que proteja a la familia acosada de Canet
  1. España
Ante la pasividad del Govern

El Gobierno pide por teléfono a la Generalitat que proteja a la familia acosada de Canet

La ministra de Educación ha contactado por dos veces con el consejero Cambray para que desde la administración se garantice la seguridad de la familia que reclamó que su hijo estudiara en castellano

Foto: La ministra de Educación, Pilar Alegría. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)
La ministra de Educación, Pilar Alegría. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

La actitud de pasividad de la Generalitat de Cataluña ante el acoso que está recibiendo la familia de Canet de Mar que reclamó judicialmente que su hijo recibira clases en castellano, y a la que el Tribunal Superior de Justicia autonómico ha dado la razón, ha provocado la intervención del Gobierno central. Intervención tibia, a través de una llamada telefónica doble, para ofrecer "colaboración" al Govern de Pere Aragonès, según explican fuentes gubernamentales.

La ministra de Educación, Pilar Alegría, descolgó el teléfono este jueves para hablar con el consejero Josep Gonzàlez Cambray (ERC), que visitaba la escuela Canet de Mar Turó de Drac, para ofrecerle esa "colaboración". Las mismas fuentes incluyen en ese ofrecimiento la posible protección policial a la familia que esta siendo acosada. Pero la ministra no pudo hablar en un primer momento con el conseller y ha tenido que volver a llamarle este viernes.

En la conversación, que el Ejecutivo central enmarca en un clima de "normalidad" y "colaboración", se ha concretado esta posición del Gobierno de Pedro Sánchez "para que con todos los medios públicos se proteja a la familia" del menor. El Ejecutivo considera que la sentencia judicial que obliga a impartir el 25% de las asignaturas en castellano ha de cumplirse y ha dado su "absoluta garantía" para que todos los niños en Cataluña puedan estudiar en castellano y catalán.

Foto: La ministra de Educación, Pilar Alegría. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

Esta es la respuesta del Gobierno central ante la actitud que está teniendo de la Generalitat en un asunto especialmente sensible en Cataluña. El conseller de Educación, en lugar de apoyar en un primer momento a la familia, optó por visitar el colegio de la polémica. Desde redes sociales y grupos de WhatsApp se sigue acosando al menor y a su familia, pero el máximo responsable educativo prefirió no apoyar a los señalados. Mientras tanto siguen circulando mensajes como: “Este niño se tiene que encontrar absolutamente solo en clase. En las horas que se hacen en castellano, los otros niños deberían salir de la clase. Reaccionemos o nos matan la lengua”.

El consejero sí que se reunió en su visita a Canet con la dirección del centro; con la alcaldesa del municipio, Blanca Arbell, también de ERC, y con representantes de los padres, pero no con los acosados. El martes, la portavoz de la Generalitat, Patrícia Plaja, evitaba también apoyar a la familia y al niño, pero pedía que nadie señalase ni al centro educativo ni al resto de progenitores y alumnos.

Moncloa critica al PP

Para el Gobierno central lo que es inadmisible es "que el PP utilice cualquier asunto para hacer oposición". "Que no utilice la riqueza del ámbito linguistico para enfrentarnos", reclamó la ministra portavoz, Isabel Rodríguez. Los populares han pedido una reunión de la Comisión de Delitos de Odio pero el Ejecutivo no se plantea reunirla como sí hizo con la falsa agresión homófoba de Malasaña.

El Gobierno de Sánchez considera que "las lenguas cooficiales nos enriquecen" y que, por tanto, no va a "utilizar de forma partidista" la polémica. "Por supuesto el Gobierno rechaza y condena cualquier situación de acoso", añadió la propia Rodríguez.

La actitud de pasividad de la Generalitat de Cataluña ante el acoso que está recibiendo la familia de Canet de Mar que reclamó judicialmente que su hijo recibira clases en castellano, y a la que el Tribunal Superior de Justicia autonómico ha dado la razón, ha provocado la intervención del Gobierno central. Intervención tibia, a través de una llamada telefónica doble, para ofrecer "colaboración" al Govern de Pere Aragonès, según explican fuentes gubernamentales.

Cataluña Catalán
El redactor recomienda