Un juez investiga ya por simulación de delito la falsa agresión homófoba de Malasaña
  1. España
Tras recibir el atestado

Un juez investiga ya por simulación de delito la falsa agresión homófoba de Malasaña

El titular del Juzgado 52 de Madrid abre diligencias para investigar la falsa denuncia de ataque en un portal del barrio madrileño de Malasaña

placeholder Foto: Policía Nacional, en Madrid. (EFE)
Policía Nacional, en Madrid. (EFE)

El titular del Juzgado 52 de Madrid, David Suárez, acaba de abrir diligencias para investigar por simulación de delito al joven de 20 años que denunció hace unos días una agresión homófoba en un portal del barrio madrileño de Malasaña para después confesar que no había sido atacado. Según confirman fuentes jurídicas, el magistrado ha iniciado la investigación tras recibir un atestado policial donde se detalla lo sucedido.

El Código Penal castiga en el artículo 457 el delito de simulación de delito con pena de multa de seis a 12 meses, con cuota diaria que por ley va de 200 a 400 euros, si bien los jueces suelen fijar dicha cuota alrededor de los 10 euros diarios, dependiendo de la capacidad económica del obligado al pago. El culpable de este delito tiene que simular haber sido víctima de un delito inexistente, ante la autoridad judicial o administrativa que tenga el deber de proceder a la averiguación de ese delito denunciado en falso. No obstante, para cometer el delito no es suficiente con acudir a la Policía e inventarse que ha sido víctima de una infracción penal inexistente.

Foto: Manifestación organizada por las asociaciones LGTBI. (EFE) Opinión

Lo que en inicio parecía una brutal agresión resultó al final no serlo. El joven había denunciado que el domingo, sobre las cinco de la tarde, ocho encapuchados le acorralaron en el portal de su casa, entre insultos de "asqueroso" y "comemierda", lo tiraron al suelo, le rajaron el labio y le grabaron con un cuchillo la palabra "maricón" en un glúteo. Pero ni las imágenes grabadas por las numerosas cámaras instaladas en la zona captaron a ese grupo ni la Policía pudo localizar a testigos entre vecinos y comerciantes.

Las inconsistencias de su declaración desembocaron en una rectificación ante los agentes que investigaban los hechos. El agredido reconoció que lo sucedido había sido un acto consentido durante un encuentro con prácticas masoquistas con dos personas. En su última declaración admitió que denunció la agresión para esconder a su pareja que había mantenido relaciones sexuales con otras personas.

Homofobia Jueces Malasaña Agresión
El redactor recomienda