La AN investiga al capo de la red del PSOE que robó 14M de ayudas para reindustrializar Cádiz
  1. España
peritos analizan sus ordenadores

La AN investiga al capo de la red del PSOE que robó 14M de ayudas para reindustrializar Cádiz

Un juzgado de Cádiz remite a la Audiencia Nacional la parte del sumario del caso Bahía Competitiva que afecta al asesor Joaquín Arespacochaga, experto en la creación de entramados 'offshore'

Foto: Joaquín Arespacochaga, fotografiado por la Policía en Madrid.
Joaquín Arespacochaga, fotografiado por la Policía en Madrid.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La Audiencia Nacional está investigando al presunto cerebro de la trama corrupta del PSOE que se apropió de 14 millones de euros de subvenciones públicas que estaban destinadas a reindustrializar la provincia de Cádiz, un caso conocido con el nombre de Bahía Competitiva. El juzgado que investiga este escándalo, el número 4 de Cádiz, ha enviado al Juzgado Central de Instrucción número 5 de Madrid todos los archivos y documentos del sumario que están relacionados con el supuesto cabecilla, Joaquín Arespacochaga Llópiz, un inspector de Hacienda en excedencia que montó el entramado societario para desviar las ayudas a paraísos fiscales.

La documentación sobre Araspacochaga ya ha sido incorporada al caso Charisma, las diligencias abiertas por la Audiencia Nacional en 2016 en las que se investiga a un grupo de gestores fiscales que, en colaboración con el banco HSBC de Ginebra y otras entidades financieras de Suiza y Andorra, urdieron complejas redes instrumentales para que grandes fortunas y corporaciones privadas pudieran evadir impuestos sin ser detectadas por la Agencia Tributaria. Uno de los principales investigados es Alejandro Pérez Calzada, marido de la exdirectora de la ONIF Margarita García-Valdecasas. Arespacochaga dirigía una de las oficinas más activas en el diseño de estructuras opacas de toda España, pero había conseguido quedarse fuera del procedimiento hasta ahora.

placeholder Pinche para ampliar el documento.
Pinche para ampliar el documento.

Según la información a la que ha tenido acceso El Confidencial, entre las pruebas de la trama del PSOE que han sido remitidas a la Audiencia Nacional se encuentran dos discos duros externos de la marca Toshiba y un soporte USB Lexar que fueron localizados en 2013 por la Policía Nacional en el despacho de Arespacochaga, en el número 17 de la calle Menéndez Pidal de Madrid, así como la copia del disco duro de un ordenador portátil de la marca Fujitsu que fue intervenido en el coche de una de sus trabajadoras. Además, los agentes se incautaron de sellos de medio centenar de firmas controladas por testaferros desde diferentes países, como Luxemburgo, Suiza y Panamá, que en realidad era dirigidas por Arespacochaga desde su oficia en la capital.

A petición de la Fiscalía Anticorrupción, el instructor del caso Charisma, el juez Santiago Pedraz, ha ordenado que peritos de la Agencia Tributaria analicen los soportes informáticos y documentos vinculados a Arespacochaga para tratar de detectar otros posibles casos de corrupción o de fraude fiscal, y estrechar el cerco sobre sus clientes. Además de los implicados en el desvío de los fondos públicos para Cádiz, por su despacho también pasaban los hermanos Cotoner, grandes de España e hijos del exjefe de la Casa del Rey Nicolás Cotener y Cotener; el intermediario iraní Massoud Zandi, y el abogado Enrique Maestre Cavanna, hijo del constructor que edificó La Manga del Mar Menor en los sesenta y setenta, Tomás Maestre.

Foto: Joaquín Arespacochaga, fotografiado por la policía en Madrid. (El Confidencial)

Fuentes próximas a las pesquisas aseguran a este diario que la lista de sus clientes es mucho más larga e incluye empresas que cotizan en la actualidad en el Ibex 35. Los peritos han comunicado al juez que su informe de conclusiones estará listo en las próximas semanas.

Arespacochaga es hijo del último alcalde franquista y primero de la democracia de Madrid, Juan de Arespacochaga y de Felipe (1976-1978). La Agencia Tributaria ya le investigó en el pasado por fingir que vivía en Luxemburgo. El análisis de sus movimientos reveló que residía en un inmenso chalé de La Moraleja y que había puesto todas sus propiedades a nombre de firmas 'offshore' para aparentar que carecía del más mínimo patrimonio. Además de abogado experto en evasión fiscal, es ensayista y poeta. En 2017 publicó su última obra, 'Resonancias', un poemario de 89 páginas.

Para entonces, ya estaba siendo investigado en el Juzgado de Instrucción número 4 de Cádiz por la estafa de las subvenciones de Bahía Competitiva junto a otros miembros de su familia. Las diligencias de ese escándalo, que estalló en 2011, también implican a un tío de Joaquín Arespacochaga, Fernando Juan de Arespacochaga y Alcalá del Olmo, y a uno de sus hijos, Juan de Arespacochaga Fernández de Mazambroz. La instructora del caso dio por concluida la investigación en octubre de 2020 y envió a los tres a juicio. Se sentarán en el banquillo con otros 26 procesados, entre ellos, Antonio Perales, un dirigente socialista que ocupaba el puesto de gerente del Plan Bahía Competitiva, dependiente de la agencia IDEA, de la Junta de Andalucía.

Foto: Darragh Mac Anthony (derecha) en el palco durante un partido entre el Peterborough United y el Tottenham Hotspur. REUTERS

Según la investigación, Perales, hermano del histórico dirigente del PSOE andaluz fallecido en 2006 Alfonso Perales, manipuló los expedientes de concesión de subvenciones que debían servir para crear tejido empresarial en la provincia de Cádiz con el objetivo de beneficiar a proyectos fantasma que supuestamente iban a implantarse en su localidad de nacimiento, Alcalá de los Gazules, y que habían sido presentados por sociedades instrumentales controladas por Arespacochaga y el empresario gallego Alejandro Dávila Ouviña. A cambio, Perales colocó a una hija de su hermano Alfonso en una empresa de Dávila y logró que este inversor le pagara también una renta por el alquiler de un inmueble, entre otras irregularidades.

Además de Perales, también están procesados la entonces diputada de Empleo de la Diputación de Cádiz, María José Valencia; la directora de la Agencia de Innovación y Desarrollo (IDEA) de la Junta en aquella época, Rosa Mellado; la responsable de Bahía Competitiva en la mesa que evaluaba los proyectos empresariales, Rosa Rodríguez, y una asesora en la gerencia provincial de la agencia IDEA en Cádiz, Gema Herrera, nuera de otro histórico socialista del clan de Alcalá de los Gazules, el exconsejero Luis Pizarro, entre otros dirigentes de los gobiernos de Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

Les acompañarán otros funcionarios y técnicos de la Administración andaluza que manipularon supuestamente el proceso de evaluación de los proyectos para que el presupuesto del plan Reindus del Ministerio de Industria que debía servir para mejorar el empleo en una de las comarcas de España más castigadas por la crisis terminara en las empresas ficticias de Arespacochaga y Dávila. En total, la red se habría quedado con 14 millones de euros que fueron rápidamente desviados a firmas de Panamá, Luxemburgo, Seychelles e Islas Vírgenes.

La Audiencia Nacional está investigando al presunto cerebro de la trama corrupta del PSOE que se apropió de 14 millones de euros de subvenciones públicas que estaban destinadas a reindustrializar la provincia de Cádiz, un caso conocido con el nombre de Bahía Competitiva. El juzgado que investiga este escándalo, el número 4 de Cádiz, ha enviado al Juzgado Central de Instrucción número 5 de Madrid todos los archivos y documentos del sumario que están relacionados con el supuesto cabecilla, Joaquín Arespacochaga Llópiz, un inspector de Hacienda en excedencia que montó el entramado societario para desviar las ayudas a paraísos fiscales.

Cádiz Audiencia Nacional PSOE Luxemburgo Andorra Fiscalía Anticorrupción Santiago Pedraz Manuel Chaves
El redactor recomienda