Es noticia
Menú
Villar Mir pagó 12 M a militares argelinos y comisionistas por amaños para Fertiberia
  1. España
garantizó otros 57 millones de dólares

Villar Mir pagó 12 M a militares argelinos y comisionistas por amaños para Fertiberia

Los investigadores localizan hasta tres cartas que implican al presidente del Grupo Villar Mir en una presunta trama de corrupción para que Fertiberia se quedara con el 66% de una empresa pública argelina

Foto: El empresario Juan Miguel Villar Mir. (EFE)
El empresario Juan Miguel Villar Mir. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El Grupo Villar Mir pagó presuntamente 12 millones de dólares en comisiones ilegales a altos cargos de las Fuerzas Armadas de Argelia y otras autoridades de ese país para asegurarse la implantación de su filial Fertiberia en el norte de África. El Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional ha reconstruido el movimiento de los fondos a través de un complejo entramado financiero en el que intervinieron testaferros, cuentas opacas y sociedades pantalla de paraísos fiscales. La compañía también se habría comprometido a abonar otros 57 millones de dólares en sobornos.

La documentación incorporada al sumario, al que ha tenido acceso El Confidencial, implica al máximo responsable del grupo, Juan Miguel Villar Mir, aunque por ahora no está imputado. También puede ocasionar un roto en las ya delicadas cuentas de su 'holding'. El Grupo Villar Mir vendió Fertiberia en 2019 al fondo sueco-alemán Triton Partners por una cantidad cercana a los 200 millones de euros, pero el comprador podría reclamar una indemnización si la futura sentencia condena a la mercantil a hacer frente a una hipotética responsabilidad civil por haber recurrido a prácticas corruptas para aumentar su cuenta de resultados.

Las pesquisas se remontan al año 2003, cuando el Grupo Villar Mir entró en contacto con los intermediarios Juan José Azcárate Olano y Miguel Moragues Tortosa —este último, familiar del consejero delegado de la compañía y yerno del propio Villar Mir, Javier López Madrid— para lograr que Fertiberia se hiciera con el 66% del accionariado de la empresa pública argelina Fertial mediante una ampliación de capital de 160 millones de dólares. Además de esos dos comisionistas, la compañía también recurrió a un agente comercial con más de cuatro décadas de experiencia en Argelia, Cristóbal Tomé, fallecido en 2016.

placeholder Pinche para ampliar la imagen.
Pinche para ampliar la imagen.

Los investigadores han localizado dos cartas firmadas por Villar Mir, una de 2003 y otra de 2004 (ver imagen), en las que reconocía a Tomé, Azcárate y Moragues como representantes de su grupo y les otorgaba un derecho de cobro de 12 millones de dólares por llevar a término el desembarco de Fertiberia en Fertial. La operación se completó finalmente en 2005.

El 12 de septiembre de ese año, Tomás García Madrid, ejecutivo del grupo hasta 2017, envió un fax a los intermediarios para comunicarles que había procedido al pago de la cantidad pactada y que el comprobante de la transferencia les llegaría por mensajería privada. Además, Villar Mir redactó una tercera carta para agradecer las gestiones. “Les informamos de nuestra satisfacción por haberse cumplido los objetivos previstos”, aseguró el presidente del grupo. La misiva fue localizada por la UDEF en los registros practicados por orden judicial en 2016.

Foto: Juan Villar-Mir de Fuentes (i), junto al fundador del grupo, Juan Miguel Villar Mir. (Reuters)

Los expertos en delitos económicos de la Policía Nacional han comprobado que los 12 millones de dólares llegaron efectivamente a las cuentas de los presuntos conseguidores y que posteriormente estos usaron el dinero para comprar a los funcionarios y altas autoridades argelinas que favorecieron la inversión, a través de complejas transacciones financieras en las que intervinieron sociedades instrumentales de Gibraltar, Países Bajos, Malta y la Isla de Man.

Según el sumario, hasta tres millones de dólares habrían ido a parar a un empresario argelino llamado Omar Aouci, que estaba conectado con generales de las Fuerzas Armadas de su país. Otros dos millones fueron enviados a Mahmoud Ouadah, hermano del coronel argelino Salim Ouadah. Y, finalmente, el general Atmane Bahloul, fallecido en 2013, recibió al menos otros 891.990 euros a través de operaciones bancarias e inmobiliarias que conducen hasta Bulgaria. Los tres tenían capacidad de influencia en el Consejo de Participaciones del Estado, el órgano público que gestionaba las empresas nacionales.

12 millones por el otro 34%

La entrada en Fertial generó beneficios millonarios para Fertiberia y el conjunto del Grupo Villar Mir. En 2008, el 'holding' propietario de la constructora OHL decidió recurrir a los mismos intermediarios para tratar de adquirir el 34% de la sociedad, que seguía en manos del Estado argelino. A cambio, la compañía aceptó el pago de otros 12 millones de dólares en comisiones en concepto de 'success fee'. La UDEF encontró una copia de ese acuerdo con la firma de Francisco de la Riva, presidente en ese momento de la filial del Grupo Villar Mir.

Foto: EC.

Solo dos años después, el grupo español firmó un tercer compromiso con Tomé, Azcárate y Moragues para que obtuvieran una autorización del Gobierno de Argel para construir una planta de fabricación de amoniaco. La compañía cifró la recompensa por este otro negocio en 45 millones de dólares. El acuerdo pedía expresamente a los conseguidores que hicieran “las gestiones oportunas y necesarias” para poner en marcha la fábrica y lograr que las autoridades accedieran a incrementar la producción prevista, inicialmente de 1.100 toneladas/año de amoniaco, hasta los tres millones de toneladas/año.

De los dos últimos acuerdos, solo hay constancia del pago de un pequeño porcentaje de las cantidades comprometidas, pero también se han localizado otras gestiones. El exdiputado del PP Pedro Gómez de la Serna —procesado en otra pieza de esta causa por pagar comisiones a militares argelinos para amañar la adjudicación de un tranvía para la empresa Elecnor— invitó en 2014 a España por razones comerciales a Mahmoud Ouadah y, posteriormente, tramitó un visado para el hermano de este, el coronel Salim Ouadah, para que pudiera pasar sus vacaciones con su familia en territorio nacional en agosto de ese mismo año.

Foto: El presidente de Grupo Villar Mir, Juan Miguel Villar Mir. (EFE)

De la Serna y otro exdiputado del PP, Gustavo de Arístegui, también están imputados en la pieza de Fertiberia por cohecho y blanqueo de capitales, al igual que Tomás García Madrid, De la Riva, un hermano de Tomé que colaboró en el pago de las comisiones y los intermediarios Azcárate y Moragues. En 2019, el Grupo Villar Mir traspasó Fertiberia al fondo Triton Partners. La planta de Fertial se quedó fuera de la operación, pero una sentencia desfavorable afectaría igualmente al conjunto de la mercantil por los beneficios que obtuvo en Argelia cuando dependía de sus antiguos propietarios.

Fuentes próximas a los nuevos gestores de Fertiberia aseguran que, en realidad, esta empresa nunca entró en el accionariado de Fertial, sino que esa operación la efectuó directamente el Grupo Villar Mir. Asimismo, manifiestan que nunca quisieron adquirir Fertial, a pesar de que el 'holding' les ofreció quedarse también con esa participada.

Este procedimiento es el enésimo caso de corrupción que salpica al Grupo Villar Mir. Tiene causas pendientes por la licitación del Cercanías de Navalcarnero; irregularidades en la adjudicación de obras de puertos y carreteras de toda España; el presunto pago de donaciones ilegales al PP de Madrid, y aparece incluso tras un ingreso de 4,6 millones de dólares a la Fundación Zagatka, el vehículo que usó durante dos décadas Juan Carlos I para cobrar presuntamente comisiones y pagar vuelos privados por todo el mundo.

El Grupo Villar Mir pagó presuntamente 12 millones de dólares en comisiones ilegales a altos cargos de las Fuerzas Armadas de Argelia y otras autoridades de ese país para asegurarse la implantación de su filial Fertiberia en el norte de África. El Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional ha reconstruido el movimiento de los fondos a través de un complejo entramado financiero en el que intervinieron testaferros, cuentas opacas y sociedades pantalla de paraísos fiscales. La compañía también se habría comprometido a abonar otros 57 millones de dólares en sobornos.

Juan Miguel Villar Mir Audiencia Nacional Fertiberia Tomás García Madrid PP de Madrid UDEF Santiago Pedraz
El redactor recomienda