Santander se queda con los Rubens, Goyas y Murillos de los Villar Mir por impago
  1. Empresas
CRÉDITO DE 72 MILLONES

Santander se queda con los Rubens, Goyas y Murillos de los Villar Mir por impago

La coyuntura financiera es tan crítica que la familia ha tenido que entregar buena parte de su colección de arte al banco por el impago de un crédito que llegó a alcanzar los 72 millones de euros

placeholder Foto: La presidenta del Banco Santander, Ana Botín. (EFE)
La presidenta del Banco Santander, Ana Botín. (EFE)

Liquidación por derribo. Esta expresión describiría con bastante precisión la situación de lo que fue el imperio empresarial de los Villar Mir. La coyuntura financiera es tan crítica que la familia madrileña ha tenido que entregar buena parte de su colección de arte al Banco Santander por el impago de un crédito que llegó a alcanzar los 72 millones de euros. La entidad dirigida por Ana Botín se ha quedado con obras de Rubens, Sorolla, Zurbarán, Goya o Murillo, que llegaron a alcanzar una valoración de más de 80 millones.

Según han confirmado fuentes próximas a las negociaciones, el Santander se ha quedado con buena parte de los cuadros que la familia propietaria en otros tiempos de OHL, Abertis y Colonial tiene a través del Fondo Cultural Villar Mir. Gran parte de estas obras estaban expuestas en la planta 52 de Torre Espacio, uno de los cuatro rascacielos situados al norte del paseo de la Castellana, construida por el propio 'holding' empresarial. En esa planta, donde Juan Miguel Villar Mir también cuenta con una capilla, así como una pista de pádel y una piscina en la azotea, el ingeniero exhibía sus joyas de la corona, cuya colección gestionaba su hija Silvia Villar-Mir de Fuentes.

Foto: Juan Villar-Mir de Fuentes, a la derecha, en una junta de accionistas de OHL. (EFE)

Silvia, uno de los tres hijos del marqués de Villar Mir, se encargaba de comprar y vender los cuadros, tanto en España como en el extranjero. La mujer de Javier López Madrid, el consejero delegado del Grupo Villar Mir, también gestionaba otra sociedad inglesa, denominada European Art Gallery, que fue disuelta en 2018. Según otras fuentes, algunos cuadros que están bajo el paraguas de esta empresa británica fueron regalados a políticos relevantes.

Los Villar Mir, que llegaron a ser accionistas destacados del Banco Santander, hasta el punto de que tuvieron un puesto en el consejo de administración hasta 2019, han ofrecido a Ana Botín la dación en pago mediante la entrega de cuadros para resolver el impago de un crédito que inicialmente fue de 35 millones y que después, tras varias ampliaciones, se incrementó hasta los 70 millones.

Foto: Juan Miguel Villar Mir. (Montaje: EC)

Inmobiliaria Espacio financiaba el Fondo Cultural Villar Mir mediante un crédito participativo de hasta 100 millones, concedido inicialmente en 2011 y que se renovaba anualmente. En 2019, la filial devengó unos intereses de 22.000 euros. Ese ejercicio, el último publicado, cuyas cuentas fueron aprobadas en septiembre de 2020, refleja que el valor en libros de las obras de arte de los Villar Mir era de 81 millones, una cifra ligeramente superior a la que debía al Santander.

Ni el yate de lujo

La situación de la familia Villar Mir, cuyo grupo ha llegado a facturar unos 5.000 millones, con unos activos de más de 4.000 millones, es tan delicada que el pasado año se vio forzada a vender el yate de lujo con el que veraneaba por el Mediterráneo. Según información oficial, los empresarios madrileños traspasaron por unos 20 millones de euros del conocido como Blue Eyes of London, un barco adquirido en 2012 por 36,45 millones, al que se le incorporaron otros elementos adicionales por 4,29 millones.

Foto: El yate Blue Eyes London. (RR. SS.)

En total, un yate de casi 41 millones de euros, con 60 metros de eslora, 10,20 metros de manga y un motor Yacht CRN de 1.455 KW de potencia que la familia utilizaba para descansar por las aguas de Grecia. Una compra que hicieron cuando los Villar Mir eran de los accionistas privados más importantes del Banco Santander y de Inmobiliaria Colonial y cuando el patriarca, Juan Miguel Villar Mir, fue nombrado marqués por el Rey emérito, con el que ha mantenido una estrecha amistad.

La venta se cerró el 22 de diciembre de 2020, dos días antes de que la familia se enfrentase a una de esas fechas clave para evitar un impago por una de sus sociedades. El dinero del yate impidió la ejecución de un crédito.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Juan Miguel Villar Mir Ana Patricia Botín Inmobiliaria Espacio Impago Javier López Madrid Noticias del Banco Santander
El redactor recomienda