PSOE y Podemos salen sin acuerdo y alejados por la reforma laboral tras la reunión de crisis
  1. España
MESA DE SEGUIMIENTO DE LA COALICIÓN

PSOE y Podemos salen sin acuerdo y alejados por la reforma laboral tras la reunión de crisis

Las posiciones se mantienen alejadas. Fuentes de ambos partidos se limitaban al término del encuentro a resumir las conclusiones del encuentro en: "Nos hemos emplazado a seguir hablando"

Foto: La diputada socialista Adriana Lastra, a su llegada a la reunión de la mesa de seguimiento del acuerdo gubernamental entre PSOE y Unidas Podemos. (EFE)
La diputada socialista Adriana Lastra, a su llegada a la reunión de la mesa de seguimiento del acuerdo gubernamental entre PSOE y Unidas Podemos. (EFE)

El conflicto en el seno del Gobierno por la reforma laboral amenaza con enquistarse. Los socios del Gobierno de coalición siguen sin acercar posiciones para buscar mecanismos de coordinación en la negociación de la reforma y para encontrar un encaje a las posiciones que defienden Yolanda Díaz y Nadia Calviño. La reunión de crisis celebrada en la tarde de este lunes en el Congreso durante más de dos horas no ha servido para encontrar puntos de encuentro, tras las acusaciones de "injerencia" en las negociaciones por parte de la vicepresidenta segunda hacia la primera. Tampoco ha habido avances respecto a los contenidos, con los morados reclamando una derogación total de la ley de leyes del PP y los socialistas abogando por suavizar estos cambios y evitando el verbo 'derogar'.

Las posturas se mantienen alejadas tras la primera reunión de crisis. Habrá más. Fuentes del PSOE se limitaban al término del encuentro a resumir las conclusiones del encuentro celebrado en el edificio donde ya sellaron su pacto de coalición en que "nos hemos emplazado a seguir hablando". Por su parte, desde Unidas Podemos indicaban que "la reunión ha durado dos horas" y que "será necesario seguir negociando, dado que por el momento no hay un consenso sobre la reforma laboral". No parece haber sintonía en el asunto nuclear, que es cuándo y cómo se va a acabar con las normas del PP.

Foto: La vicepresidenta primera, Nadia Calviño, y el comisario de Economía, Paolo Gestiloni. (EFE)

Fuentes de la formación morada destacaban que el punto de la injerencia que motivó el conflicto seguía sin resolverse. UP quiere concreción en los términos que provocan fricción con el PSOE y, esencialmente, con Nadia Calviño; y los socialistas indican que la clave de todo es la "coordinación" y el "consenso". "Nos coordinamos en lo que haga falta y en los niveles que quiera el PSOE, pero hay detalles que es necesario limar", indican fuentes moradas. Esos detalles son las pretensiones de la vicepresidencia primera y de Moncloa. Díaz quiere compromisos, a ser posible por escrito, de lo que se va a hacer. No es que la vicepresidenta segunda se niegue a que Calviño participe en la negociación, lo que no acepta es que lidere el contenido de la contrarreforma.

A pesar de la falta de acuerdo, ambas partes han destacado el bueno tono de sus interlocutores. Las formas y el respeto no se han perdido en ningún momento. El número dos de Yolanda Díaz en el Ministerio de Trabajo, Joaquín Pérez Rey, aseguraba a la salida que la cita se había celebrado en un ambiente de sintonía. En lo nuclear, sin embargo, no ha habido entendimiento.

Modernizar versus derogar

A la reunión de crisis acudieron por parte del PSOE la vicesecretaria general, Adriana Lastra; el portavoz del Grupo parlamentario, Héctor Gómez; el ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, y la ministra de Hacienda y Función Pública, Maria Jesús Montero. Por parte de Unidas Podemos, asistieron el secretario de Estado de Trabajo, Joaquín Pérez Rey; el jefe de gabinete de Díaz, Josep Vendrell; la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra; la ministra de Igualdad, Irene Montero; el secretario de Estado para la Agenda 2030, Enrique Santiago, y el portavoz en el Congreso, Pablo Echenique.

Foto: La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño. (EFE)

La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, ya había subido el tono este lunes al insistir, desde Santiago de Compostela, en que las diferencias entre los socios de gobierno “no van de quién lidera” la negociación y sí “de qué vamos a hacer en la principal reforma de mercado de trabajo de nuestro país”. Aunque ha pedido cautela para "dejar trabajar a los negociadores", Díaz ha reconocido que estos contactos se producen en un "momento delicado".

Pero Sánchez, por su parte, le respondía minutos más tarde afirmando que "todo el Gobierno está comprometido con [desmontar] la reforma laboral", remarcando que se hará "con diálogo social y con vocación de consenso". A su lado, se encontraba Calviño.

Yolanda Díaz Noadex
El redactor recomienda