Aragonès rechazó la propuesta de Sánchez de crear un grupo de trabajo sobre autogobierno
  1. España
MESA DE DIÁLOGO

Aragonès rechazó la propuesta de Sánchez de crear un grupo de trabajo sobre autogobierno

El presidente de la Generalitat se opone a cualquier línea de trabajo que pueda diluir su máxima de la autodeterminación. Ni hay equipos específicos ni calendario para la mesa de diálogo

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), se despide del presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), se despide del presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)

La mesa de diálogo entre Gobierno y Govern sigue vaciada de contenido y sin perspectiva de convertirse en algo más que un fin en sí misma. Las respectivas delegaciones no han logrado crear ningún grupo de trabajo para continuar las conversaciones 'discretas' ni tampoco fijar una periodicidad para próximas reuniones, como se pactó durante el encuentro en el Palau de la Generalitat al que acudió Pedro Sánchez. Desde el Ejecutivo, se empujó para crear un grupo de trabajo sobre autogobierno catalán, según ha podido saber este diario de fuentes presenciales en el encuentro, pero fue rechazado de plano por parte del Govern.

El presidente Pere Aragonès se opone a cualquier línea de trabajo que pueda diluir su máxima de la autodeterminación, lo que a su vez es una línea roja para el Gobierno. De ahí que hayan seguido el mismo camino otras propuestas centradas en calidad democrática o identidad y cultura. Tampoco se han creado grupos de trabajo para avanzar en alguno de los 44 puntos de la denominada 'agenda para el reencuentro', con la que el Gobierno acudió a Barcelona la semana pasada recogiendo las demandas históricas de la Generalitat en la última década a excepción del referéndum, al considerarse que son asuntos para tratar en otros foros como la comisión bilateral Gobierno-Govern.

Foto: Aragonès (ERC) y Sànchez (Junts), durante un acto en Barcelona. (Reuters)

Las mismas fuentes presenciales del Gobierno en este foro reclaman tiempo para que puedan acabar asumiéndose posiciones más pragmáticas por parte de sus interlocutores. Mientras tanto, y más allá de la foto, los trabajos de la mesa de diálogo son inexistentes. El Ejecutivo insiste en que su hoja de ruta es clara y deja la pelota en el tejado de la Generalitat. Con todo, el mensaje que se traslada es que, mientras dure el compromiso de ambas partes por mantener viva la mesa, aunque sea vaciada de contenidos, más se alejarán las pulsiones unilaterales del independentismo.

Después de años de confrontación, en Moncloa se aferran a cualquier gesto de distensión que permita recuperar la normalidad institucional. A este respecto, de la última reunión destacan que sus interlocutores no arrancaron la conversación exponiendo la tradicional "lista de agravios" del Gobierno central. La ausencia de JxCAT, por el veto de Aragonès rechazando que integrasen la delegación de la Generalitat nombres que no forman parte del Govern, habría facilitado esta distensión, pero también aumentado la presión sobre ERC para no moverse del marco de la amnistía y la autodeterminación. Además, el 'president' tiene hipotecado su futuro a una cuestión de confianza a mitad de legislatura, según el acuerdo de investidura con la CUP, en función de los resultados de la mesa de diálogo.

Foto: La viceprimera secretaria del PSC, Eva Granados (i), junto al líder de la oposición en Cataluña, Salvador Illa. (EFE)

El riesgo de ser acusados de renunciar a sus postulados de máximos es parejo a perder la batalla por la hegemonía dentro del independentismo, como se encargaron de avisar las entidades organizadoras de la Diada. La apuesta de los republicanos por mantener viva su estrategia negociadora con el Gobierno y la exclusión de los posconvergentes de la mesa de diálogo han abierto un cisma dentro del independentismo que el Gobierno, o al menos los socialistas catalanes, no quiere dejar de aprovechar.

La viceprimera secretaria del PSC, Eva Granados, se ofrecía este lunes al 'president' para negociar su apoyo a los Presupuestos. O lo que es lo mismo, garantizar a ERC su gobernabilidad en minoría si la crisis entre los republicanos y los posconvergentes acaba en ruptura. “Aragonès sabe que si no se pone de acuerdo con sus socios tiene la mano tendida de Illa para hablar de Presupuestos”, aseguró Granados en una comparecencia ante los medios desde Ferraz, tras participar en la reunión del comité organizador del 40º Congreso del PSOE.

Foto: Borrás, Puigdemont, Batet y Sànchez, en un encuentro en Bruselas. (EFE)

Se explota la división en el seno del Govern y se visibiliza la alternativa de los socialistas con Salvador Illa frente a un Gobierno 'ineficaz'. Poner encima de la mesa las contradicciones de los independentistas y tender la mano para evitar una parálisis institucional está siendo la respuesta no solo del PSC, sino también de los comunes, con el objetivo de mover los esquemas actuales de alianzas. Un giro de guion que no se esperaba en estos primeros compases de la legislatura y que tendrá su principal representación durante el próximo debate de política general que se celebre en el Parlament.

El clima entre las formaciones independentistas viene empeorando desde el pasado verano, pero las discrepancias sobre la ampliación del aeropuerto de El Prat y, sobre todo, la mesa de diálogo han acabado por tensar al máximo las costuras de la coalición. En este contexto, Illa ya intentó arrastrar a los posconvergentes fuera de la ecuación de gobierno a finales de agosto, mostrando su voluntad de negociar las cuentas: "Cataluña necesita unos Presupuestos y al PSC le puede el principio de responsabilidad".

Foto: El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)

Si desde el Gobierno se pide tiempo para que la Generalitat acabe sintonizando sus prioridades con el actual contexto de recuperación económica tras la pandemia, el Ejecutivo de Pedro Sánchez necesita también ganar tiempo para asegurar su estabilidad con el apoyo de los republicanos en el Congreso. Casi al mismo tiempo que la vicesecretaria del PSC se mostraba dispuesta a apoyar las cuentas de la Generalitat, la portavoz de los republicanos, Marta Vilalta, hacía lo propio con los Presupuestos del Gobierno. "Nosotros no somos los del 'no a todo' ni los del 'cuanto peor, mejor", aseguró para diferenciarse de JxCAT.

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, quien coordina también la delegación del Gobierno en la mesa de diálogo, arrancará este martes la ronda de contactos con los partidos y grupos parlamentarios para negociar los Presupuestos. Comenzará de mayor a menor, reuniéndose en primer lugar con la portavoz de los populares, Cuca Gamarra, pero fuentes del grupo republicano en el Congreso confirman que también se sentarán con el Gobierno este mismo martes para negociar los Presupuestos.

Pedro Sánchez Pere Aragonès
El redactor recomienda