El PSC se ofrece a Aragonès para aprobar los Presupuestos tras la crisis en el Govern
  1. España
GARANTIZA SU GOBERNABILIDAD SIN JXCAT

El PSC se ofrece a Aragonès para aprobar los Presupuestos tras la crisis en el Govern

La división en el seno del independentismo está siendo aprovechada tanto por los socialistas catalanes como por los Comunes para hurgar en las discrepancias y visibilizar su alternativa

Foto: La viceprimera secretaria del PSC, Eva Granados (i), junto al líder de la oposición en Cataluña, Salvador Illa. (EFE)
La viceprimera secretaria del PSC, Eva Granados (i), junto al líder de la oposición en Cataluña, Salvador Illa. (EFE)

El PSC toma posiciones ante la crisis en el seno del Govern por la exclusión de JxCat de la mesa de diálogo. La viceprimera secretaria del PSC, Eva Granados, se ha ofrecido al presidente Pere Aragonès para negociar su apoyo a los Presupuestos. O lo que es lo mismo, garantizar a ERC su gobernabilidad en minoría si la crisis entre ERC y los posconvergentes acaba en ruptura. “Aragonès sabe que si no se pone de acuerdo con sus socios tiene la mano tendida de Illa para hablar de Presupuestos”, ha asegurado Granados en una comparecencia ante los medios desde Ferraz, tras participar en la reunión del Comité Organizador del 40 Congreso del PSOE.

La división en el seno del independentismo, agravada por la estrategia negociadora de ERC a la que se han opuesto tanto JxCat como la CUP, está siendo aprovechada tanto por los socialistas catalanes como por los Comunes para explotar el cisma y visibilizar su alternativa. Granados ha justificado su ofrecimiento por "responsabilidad" con los catalanes y ha destacado el "liderazgo incuestionable" de Salvador Illa como ganador de las pasadas elecciones en Cataluña. La preferencia de ERC por pactar con JxCat y llegar a un acuerdo de investidura con la CUP es para la dirigente del PSC la causa de las "contradicciones" de Aragonès. Contradicciones en las que ahondan los socialistas y buscan poner de relieve.

Foto: Aragonès (ERC) y Sànchez (Junts), durante un acto en Barcelona. (Reuters)

El clima entre las formaciones independentistas viene empeorando desde el pasado verano, pero las discrepancias sobre la ampliación del aeropuerto de El Prat y, sobre todo, la mesa de diálogo, han acabado por tensar al máximo las costuras de la coalición. En este contexto, Salvador Illa ya intentó arrastrar a los posconvergentes fuera de la ecuación de Gobierno a finales de agosto, mostrando su voluntad de negociar las cuentas: "Cataluña necesita unos presupuestos y al PSC le puede el principio de responsabilidad". Al tiempo que se insiste en las consecuencias de un "Gobierno ineficaz" por las discrepancias entre los socios, Illa trata de visibilizarse como alternativa a ese desajuste.

El Gobierno precisa también de los votos de ERC para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado de 2022 y garantizar así su estabilidad hasta el final de la legislatura con el flujo de los fondos europeos. Este mismo martes arrancará una ronda de contactos por parte del ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, con los distintos grupos parlamentarios y partidos para negociar los apoyos a las cuentas. A la espera de cerrar la hora del encuentro, se verá con los republicanos en la primera jornada de la ronda de contactos.

Foto: Carles Puigdemont. (EFE)

Los Comunes, que siempre apostaron por un Ejecutivo de izquierdas, han intensificado sus críticas a un Govern "roto". Su líder en el Parlament, Jéssica Albiach, está situando a Aragonès en la disyuntiva de elegir ante unos socios que no comparten las principales líneas estratégicas como habría quedado patente con la estrategia negociadora con el Gobierno. Poner encima de la mesa las contradicciones de los independentistas y tender la mano para evitar una parálisis institucional está siendo la respuesta de socialistas y Comunes con el objetivo de mover los esquemas actuales de alianzas. Un giro de guion que no se esperaba en estos primeros compases de la legislatura y que tendrá su principal representación durante el próximo debate de política general que se celebre en el Parlament.

Órdago de la CUP

La portavoz del PSC en el Parlament, Alicia Romero, era de las más explícitas tras la exclusión de JxCat de la mesa diálogo al conminar a Aragonès a decidir si el Govern está roto o no, de cara a "buscar otros aliados". A la espera de ello, lanzaba el argumentario de la "mano tendida en materia de presupuestos". El mensaje que se traslada es que, mientras dure el diálogo, más se alejarán las pulsiones unilaterales del independentismo.

Aragonès tiene hipotecado su futuro a una moción de confianza a mitad de legislatura, según el acuerdo de investidura con la CUP, en función de los resultados de la mesa de diálogo. Un foro que desde la CUP calificaron de "fracaso y despropósito" tras su segunda reunión, dejando la puerta abierta a adelantar la moción de confianza. Mientras asoma este cisma en el independentismo, los socialistas buscan asfaltar su alternativa de Gobierno señalando un cambio de fase y sin dejar de ofrecer oxígeno a Aragonès.

Foto: El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)

La asistencia de Pedro Sánchez a Barcelona para participar en la mesa de diálogo insufló cierto oxígeno legitimador a un debilitado Aragonès, mostrando una confabulación entre el presidente del Gobierno y el máximo mandatario de la Generalitat. Se profundiza la crisis interna y las divergencias entre los socios del Govern, que ya llevaron a suspender el proyecto de ampliación del aeropuerto de El Prat, cuando apenas han transcurrido 100 días desde la investidura de Aragonès.

Pere Aragonès PSC Salvador Illa Esquerra Republicana de Catalunya (ERC)
El redactor recomienda