Vox aviva en la calle el clamor por la subida del precio de la luz y se lanza contra PP y PSOE
  1. España
Manifestación en Madrid

Vox aviva en la calle el clamor por la subida del precio de la luz y se lanza contra PP y PSOE

El partido de Santiago Abascal, a través de su sindicato, busca este domingo capitalizar el hartazgo en un intento de revitalizar su discurso con tintes sociales

Foto: Santiago Abascal en un acto de Vox el pasado abril. (EFE)
Santiago Abascal en un acto de Vox el pasado abril. (EFE)

La escalada del precio de la electricidad está causando estragos al Gobierno y generando una ola de descontento cuyos límites se desconocen. Los españoles asisten semana tras semana a un nuevo récord y Pedro Sánchez no da con la tecla para poner coto al mercado. Y es por este flanco donde Vox cree que puede intentar sacar rédito de un caldo de cultivo que creen transversal e identificarse como el defensor de las clases populares frente a los gobiernos de PSOE y PP. Confían, así, en poder resucitar su discurso social a través de su sindicato, que cumple ahora su primer aniversario y que ha salido a la calle este domingo en Madrid, en la primera manifestación por la subida de la luz.

El asunto se está convirtiendo en las últimas fechas en uno de sus ejes. Los de Santiago Abascal entienden que es un tema del que pueden salir muy beneficiados. Les permite ser los primeros en movilizarse contra la situación, por delante de las fuerzas sindicales de izquierda, y mostrar su músculo de seguidores con una concentración en la que esperan congregar a miles. Creen, asimismo, que es un tema con el que pueden equiparar a populares y socialistas por haber estado en los gobiernos que han llevado hasta la situación actual y con el que ahondar en su retórica soberanista con tintes autárquicos.

Foto: La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. (EFE)

"En esto, como en tantas otras cosas, el PP y el PSOE no tienen ninguna diferencia en sus políticas", verbalizó esta semana el portavoz orgánico de la formación, Jorge Buxadé, uno de los dirigentes que apuesta más claramente por buscar fórmulas para seducir a los votantes tradicionales de la izquierda. La movilización se ha celebrado este domingo en la glorieta de Cuatro Caminos (Madrid). Buscan agitar y capitalizar una oleada contra la coyuntura energética que podría ir en aumento conforme bajen las temperaturas con la llegada del invierno.

Vox llevaba meses con complicaciones para mantener su retórica social, que había exprimido a partir de la pandemia y con la que trata de ampliar su base electoral. Con la creación de un sindicato en septiembre de 2020, consolidaron este giro, que se ha limitado al ámbito discursivo y que no ha supuesto por el momento un cambio programático de sus políticas ultraliberales en lo económico, como reconocen dentro de la formación en privado. Hasta ahora, únicamente han combinado las acciones de Solidaridad, su organización sindical, con referencias dialécticas de tintes populistas en las que se dicen defensores de las clases trabajadoras frente a "la izquierda caviar" o las élites.

Estos elementos los ha alternado con consignas en las que vinculan a los inmigrantes con la inseguridad en los barrios obreros. El caso más claro fue en la campaña electoral madrileña de la pasada primavera, en la que agudizaron estos mensajes, en un tono más agresivo, con el objetivo de reforzarse en estas zonas de la Comunidad, en las que aguantaron mejor que en los municipios de rentas más altas.

Discurso soberanista

Sin embargo, no ha sabido encontrar el encaje a esta estrategia "social" en la agenda parlamentaria. La ley 'rider' del Ejecutivo puso de manifiesto su apoyo al sistema de falsos autónomos vigente, y el debate en torno al salario mínimo interprofesional tampoco ha sido sencillo en el seno de Vox. Mientras que su sindicato apoyó en su fundación una subida del SMI sin matices, el partido le enmendó poco después y matizó que esta solo debería darse si supusiera una bajada en las cotizaciones para la empresa.

En el ámbito de la electricidad, Vox ha agitado, en paralelo, una hostilidad hacia las eléctricas y las prácticas que estas han desarrollado en los últimos tiempos. El propio Buxadé cargó contra ellas esta semana: "Este verano conocimos como Iberdrola vaciaba un embalse en Zamora para beneficiarse de la subida del precio de la luz. Necesitamos un Gobierno que nos defienda a los españoles de estas actuaciones en las que parece que se coordinan las grandes eléctricas, las mismas que parece que se van a llevar el dinero de los fondos de reconstrucción", incidió el también jefe de la delegación de la formación en la Eurocámara.

Foto: Foto: iStock.

El partido acusa a los ejecutivos populares y socialistas y a las propias compañías de haber establecido un sistema que perjudica a la población y que limita la supuesta autonomía del país. Es en este punto en el que sus dirigentes han hilvanado una argumentación nacionalista por la que reclaman una hipotética soberanía energética que no les haga depender de otros estados, algo que han plasmado en el hashtag que acompaña la manifestación: #EnergíaEspañolaYa. Vox defiende que se invierta en renovables, y así no tener que adquirirla de otras potencias, pero también se decanta por la supervivencia y proliferación de centrales térmicas y nucleares.

Estas consignas fueron expuestas por el propio Abascal en la moción de censura fallida de octubre del curso pasado, donde desveló ante el gran público su mensaje contra el globalismo, cargando contra unas supuestas élites que estarían conjuradas para debilitar el poder de los Estados nación. Esta línea, de hecho, ha causado perplejidad recientemente en el fundador del partido, Alejo Vidal-Quadras, como informó El Confidencial.

Vox Santiago Abascal PSOE Partido Popular (PP) Electricidad
El redactor recomienda