Los GEO usaron una alcantarilla para evacuar en secreto a afganos en el aeropuerto
  1. España
Éxodo de Afganistán

Los GEO usaron una alcantarilla para evacuar en secreto a afganos en el aeropuerto

El embajador fue informado del plan, que permitió salvar a trabajadores de la legación diplomática. La vía se mantuvo varios días hasta que sellaron la entrada por seguridad

Foto: Los GEO desembarcan de su vuelo a su llegada a Torrejón. (EFE)
Los GEO desembarcan de su vuelo a su llegada a Torrejón. (EFE)

El grupo de policías españoles en Kabul usó una alcantarilla para introducir en secreto a ciudadanos afganos en el interior del aeropuerto, principalmente trabajadores de la embajada y sus familias, según informan a El Confidencial varias fuentes conocedoras de la evacuación. Este plan contó con el visto bueno del embajador, Gabriel Ferrán, y se mantuvo varios días hasta que el acceso fue detectado y se selló por seguridad.

La alcantarilla desembocaba en unos conductos de saneamiento que daban a una zona segura del aeropuerto y que tenían un acceso cerca del Hotel Baron. En los alrededores de este edificio, próximo a la Abbey Gate, se registró el jueves 26 de agosto una de las explosiones que, 'de facto', pusieron fin a las evacuaciones. Esta vía de acceso se activó días antes, a finales de la primera semana, y se beneficiaron decenas de afganos.

España evacuó de Afganistán a 2.206 personas en 17 vuelos

En aquellos días, el aeropuerto era un caos. Atrás habían quedado las imágenes de personas encaramadas en los aviones, pero en los alrededores ya se agolpaban miles de afganos intentando acceder al aeródromo. Se enfrentaban a los controles talibanes en toda la ciudad y a los filtros de los militares de EEUU y Reino Unido en los accesos. Eso provocó colas de varios días y las escenas que mostraban a los que pretendían huir con los salvoconductos en la mano entre empujones y condiciones extremas.

Las autoridades españolas citaban a sus excolaboradores inscritos en la lista de la embajada a una hora concreta en el punto exacto y se introducían a través de los conductos siguiendo las indicaciones de los policías nacionales. El contingente policial lo integraba una decena de agentes del GEO y siete antidisturbios de la UIP. Una de las principales complicaciones del plan era burlar la presencia de talibanes. Los insurgentes han mantenido una actitud beligerante contra los ciudadanos que trataban de salir del país.

Foto: Una multitud se agolpa en el exterior del aeropuerto de Kabul. (Reuters)

Otro de los riesgos era revelar una ‘grieta’ en el férreo perímetro de seguridad establecido por los militares desde el principio en todo el aeropuerto para evitar un posible atentado en su interior. Ese es el motivo, según las mismas fuentes, de que pasados varios días la entrada se terminara sellando. Lo hicieron militares de otro de los países presentes en el aeródromo.

Durante los trabajos de evacuación, el embajador ha llevado el peso de localizar a sus extrabajadores, pero este particular operativo de rescate secreto también contó con el conocimiento de los responsables policiales en España. Las fuentes consultadas destacan que los trabajos incluyeron el estudio de planimetrías para acreditar que era viable llevar a cabo el plan.

Militares españoles narran el lado más humano y terrible de la evacuación de Kabul

El paso de los días está permitiendo conocer detalles que componen la intrahistoria de una de las mayores evacuaciones de la historia. Los países occidentales han sacado a cerca de 200.000 personas a través de la pista de despegue del aeropuerto, 2.200 han corrido a cargo de España. En su inmensa mayoría, son ciudadanos afganos que temen las represalias de los talibanes tras haber colaborado con la OTAN durante los 20 años de ocupación. También se ha salvado a periodistas, activistas o deportistas, entre otros perfiles.

La alcantarilla usada por agentes de los Grupos Especiales de Operaciones (GEO), junto a los contactos entre países, permitió incrementar el número de 'afganos españoles' que subían a los aviones fletados por el Ministerio de Defensa. El primer A400m despegó de Kabul con apenas 53 personas, de las cuales solo 17 eran parte de la colonia que permanecía en Afganistán o colaboradores de las instituciones nacionales. Hubo que completar los asientos libres con trabajadores afganos del Servicio Europeo de Acción Exterior de la UE.

La sensación tras aquel primer despegue era agridulce entre las autoridades de España. Si bien las evacuaciones comenzaban a adquirir ritmo, el número de colaboradores propios era muy escaso. El acceso a través de la alcantarilla impulsó las cifras en jornadas posteriores, cuando los aviones ya evacuaban a más de un centenar de personas, en su mayoría, ya sí, los llamados 'afganos españoles'.

Esta estrategia pone de relieve que la entrada al aeropuerto a través de las entradas custodiadas por militares fue la principal, pero no la única. El Confidencial ya informó de que España había participado en otro plan de evacuación desde Kabul al aeropuerto trasladando a personas en autobuses. Fue posible gracias a los contactos de EEUU con los talibanes y no incluyó la presencia de fuerzas occidentales en las calles de la capital afgana.

Foto: Refugiados afganos a su llegada al Aeropuerto Internacional Washington-Dulles, en Estados Unidos, tras abandonar Kabul. (Getty)

Varios ciudadanos han confirmado a este periódico —aportando imágenes— la llegada de autobuses con personas que eran citadas en Kabul y en los vehículos llegaban directamente a los controles donde se chequeaban sus salvoconductos. La propia ministra de Defensa, Margarita Robles, se refirió a ello este fin de semana en una entrevista concedida a 'El País': “Excepcionalmente, un día hubo una salida con autobuses, no solo de España, sino de varios países, para recoger gente. Pero fue muy excepcional porque, fuera del aeropuerto, el control era de los talibanes”.

El grupo de policías españoles en Kabul usó una alcantarilla para introducir en secreto a ciudadanos afganos en el interior del aeropuerto, principalmente trabajadores de la embajada y sus familias, según informan a El Confidencial varias fuentes conocedoras de la evacuación. Este plan contó con el visto bueno del embajador, Gabriel Ferrán, y se mantuvo varios días hasta que el acceso fue detectado y se selló por seguridad.

Antidisturbios Ministerio de Defensa Afganistán
El redactor recomienda