España cierra su misión de evacuación tras el atentado en el aeropuerto de Kabul
  1. Mundo
Los militares españoles "están bien"

España cierra su misión de evacuación tras el atentado en el aeropuerto de Kabul

Al menos dos explosiones han sacudido el aeropuerto de Kabul en un presunto atentado terrorista contra el aeródromo. Hay víctimas estadounidenses y civiles

Foto: Imágenes de heridos en el atentado trasladados a un hospital en Kabul (Reuters)
Imágenes de heridos en el atentado trasladados a un hospital en Kabul (Reuters)

España da por concluida la evacuación del aeropuerto de Kabul con la llegada esta mañana a Dubai de los dos últimos aviones que trasladaban a nacionales y colaboradores afganos. El final de la operación llega después de que en el día de ayer un doble atentado sacudiera el aeropuerto y otras naciones europeas como Alemania terminaran sus evacuaciones. EEUU o Reino Unido han anunciado que continuarán evacuando hasta el 31 de agosto.

"Hoy es un día duro". Estas han sido las palabras utilizadas por el general Kenneth 'Frank' McKenzie, comandante del Comando Central de Estados Unidos tras anunciar la muerte de doce militares de Estados Unidos y decenas de civiles afganos muertos en el aeropuerto de Kabul, desde el que han salido unas 100.000 personas de Afganistán tras la toma de la ciudad por parte de los talibán.

Por su parte, oficiales afganos han confirmado este jueves la muerte de al menos 60 personas en este ataque, incluidos extranjeros y niños, pero se espera que la cifra aumente. El atentado se ha producido poco después de varias alertas de seguridad de países occidentales que apuntaban a un atentado "inminente" y "letal" de una filial del grupo terrorista ISIS en Afganistán, quien a última hora de la tarde ha reclamado la autoría de los ataques.

Los hechos han tenido lugar a última hora de la tarde. En las inmediaciones de la puerta Abbey Gate, uno de los principales puntos de acceso al Aeropuerto Internacional Hamid Karzai, un terrorista ha detonado la carga explosiva que portaba en plena multitud, toda vez que cientos de personas seguían este jueves junto al aeródromo a pesar de los reiterados avisos de un atentado inminente. Tras la explosión, otro presunto terrorista habría comenzado un tiroteo contra la gente y las fuerzas de seguridad occidentales. La segunda deflagración, frente al Hotel Baron, habría sido resultado de una explosión de un IED con un coche bomba.

"Tras la explosión en Abbey Gate varios individuos armados de Estado Islámico abrieron fuego contra los civiles y las fuerzas militares", ha relatado el general McKenzie.

La rama afgana de EI reclama el atentado

La rama afgana del grupo terrorista Estado Islámico (EI) ha reivindicado varias horas después el doble atentado, según un comunicado de esta facción radical difundido a través de sus canales de propaganda por internet. El grupo ha afirmado que "una explosión suicida" ha causado la muerte de 60 personas y heridas a otras 100, entre civiles afganos y fuerzas estadounidenses.

Sin embargo, solo ha reivindicado un ataque suicida y no el doble atentado que tuvo lugar en las inmediaciones del aeropuerto. El autodenominado Estado Islámico de Khorasán afirmó que uno de sus soldados logró lanzar el ataque después de pasar inadvertido a través de los controles de seguridad "de las fuerzas estadounidenses y de la milicia talibán alrededor de la capital, Kabul".

[Siga en directo la última hora sobre lo ocurrido en Afganistán]

"Él pudo llegar a una gran concentración de traductores y colaboradores del Ejército estadounidense en el campo de Baran, cerca del aeropuerto de Kabul, e hizo estallar un cinturón explosivo matando a unas 60 personas e hiriendo a 100, entre ellos miembros de los talibanes", según la versión de los yihadistas. En el comunicado especificó que 20 soldados de Estados Unidos perecieron y resultaron heridos en el ataque.

EEUU continuará con la evacuación

No obstante, las autoridades estadounidenses han reiterado su intención de proseguir con la evacuación hasta la fecha límite, el 31 de agosto. Para ello, según McKenzie, se están coordinando con las autoridades talibán porque "compartimos un propósito común" para la salida de las fuerzas militares extranjeras del país.

Por el momento, fuentes del Ministerio de Defensa han informado que no hay heridos entre los militares españoles: "Nuestros militares están bien, ningún personal español del operativo para la evacuación de colaboradores afganos ha sido afectado por la explosión de esta tarde".

Vídeos muy gráficos de presuntamente de las escenas posteriores al atentado compartidos en redes sociales muestran escenas de decenas de personas ensangrentadas en el suelo, entre en agua del foso que rodea la pared exterior del aeropuerto y donde en los últimos días se han producido grandes aglomeraciones de gente intentando entrar en el aeródromo. A lo largo de la tarde, varias personas han informado de una tercera explosión, pero por el momento se desconoce el origen de la misma.

Varias alertas previas

La noche del miércoles, la embajada de EEUU en Kabul ya había publicado una alerta de seguridad advirtiendo a los ciudadanos estadounidenses todavía en el país -que se cifran en 1.500- según el Departamento de Estado-, evitaran tres puertas específicas del aeropuerto, entre ellas, la puerta Abbey, objetivo de esta explosión.

Esta mañana, el secretario de Estado de las Fuerzas Armadas británicas, James Heappey, aseguró a la BBC que había informes "muy, muy creíbles" de un "atentado inminente" al aeropuerto en cuestión de "horas". El jefe de la OTAN, Jens Stoltenberg, había asegurado que las alertas terroristas contra el aeropuerto eran "un peligro real" y no "teórico" que fatalmente ha terminado por cumplirse.

placeholder Heridos llegan al hospital tras el doble atentado en Kabul. (Reuters)
Heridos llegan al hospital tras el doble atentado en Kabul. (Reuters)

Las alertas apuntaban a un posible atentado de la filial local del Estado Islámico en Afganistán, ISIS-K, contra los aviones de evacuación con misiles tierra-aire obtenidos del descalabro del Ejército afgano o, más probable, un atentado suicida o con coche bomba contra las miles de personas que se amontonan en el aeropuerto Hamid Kanzai, pendientes de su evacuación. Pese a los acuerdos de Estados Unidos con los talibanes para que éstos controlaran los accesos al aeropuerto, ha sido difícil impedir que un terrorista con explosivos pudiera acceder a la zona entre el enorme flujo de personas intentando salir del país por el aeropuerto.

Foto: Evacuados en un avión del Ejército español (Ministerio de Defensa)

Ante la posibilidad de un atentado, países como Francia, Reino Unido, Australia, Bélgica, Canadá o Dinamarca, entre otros, ya habían anunciado el fin, entre hoy y mañana, de sus operaciones de evacuación, antes de la fecha límite del 31 de agosto. La noche del miércoles Polonia y Bélgica anunciaron el regreso de sus últimos vuelos de evacuación desde Kabul y hace unas horas ha salido el último vuelo de Dinamarca, con unas 90 personas entre soldados y diplomáticos que habían apurado hasta el último minuto su presencia en Afganistán para facilitar la evacuación de afganos. Países Bajos anunció el fin de su operativo de evacuación esta misma noche y Alemania presuntamente finalizaría sus operaciones este mismo jueves, según reportes de la prensa local. "Ya no es seguro volar hacia o desde Kabul", lamentaba el ministro de Defensa danés, Trine Bramsen.

Desde un principio, Estados Unidos atribuyó el atentado a terroristas suicidas del ISIS-K, grupo rival de los talibanes y que, hasta el momento y desde su creación hacia 2014, se había mantenido en la zona del este de Afganistán, en la 'histórica' provincia del Khorasan, de donde nace su nombre: ISIS-K. Esta filial se alimentó de milicianos talibanes descontentos y con una visión aún más extrema del islam y avivados por el éxito del Daesh en Irak y Siria. Han sido responsables de varios atentados en Afganistán, entre ellos un sangriento asalto en 2020 contra un hospital materno infantil en Kabul, durante el que pasaron a cuchillo a bebés y decenas de mujeres. Sin embargo, su rivalidad con los talibanes los había acorralado a una posición relativamente residual en el mapa del yihadismo del país, de la que se están recuperando y engordando sus filas gracias a la liberación de cientos de presos de las cárceles afganas tras la conquista talibán del poder en Kabul.

Afganistán