José Luis Moreno 'levantó' a su mayor víctima 3 millones de euros en préstamos en solo 10 días
  1. España
se gastó el dinero y no devolvió los créditos

José Luis Moreno 'levantó' a su mayor víctima 3 millones de euros en préstamos en solo 10 días

El productor convenció al empresario argentino Alejandro Guillermo Roemmers en abril de 2018 para que le prestara dinero con la excusa de que lo usaría para saldar su deuda con Hacienda

placeholder Foto: EC.
EC.

José Luis Moreno convenció a su principal víctima, el empresario argentino Alejandro Guillermo Roemmers, para que le concediera dos préstamos por un total de 3 millones de euros en un plazo de solo 10 días. El productor de TV aseguró a Roemmers que usaría el dinero para saldar sus deudas con Hacienda, bancos y otros proveedores, y que se lo devolvería en un máximo de cinco años. Pero Moreno no solo no devolvió nunca ninguna parte de los créditos, sino que consiguió que Roemmers invirtiera otros 35 millones de euros en una sociedad conjunta para financiar una serie de televisión de la que no existe ni un solo capítulo.

El episodio es uno de los presuntos engaños por los que Moreno está siendo investigado por el Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, tras ser detenido el pasado 29 de junio por los presuntos delitos de asociación ilícita, alzamiento de bienes, blanqueo de capitales y estafa. La red que lideraba habría usado más de 700 sociedades para quedarse con el dinero de créditos bancarios y fondos de inversores privados como Roemmers, que ya se ha personado como acusación en la causa de la llamada operación Titella.

placeholder [Haga clic aquí para consultar el documento completo]
[Haga clic aquí para consultar el documento completo]

Según fuentes próximas a las pesquisas, Moreno logró que el industrial argentino, perteneciente a una de las familias más ricas de Sudamérica, con un patrimonio que supera los 1.500 millones de dólares, le otorgara un primer préstamo por importe de 1.750.000 euros en abril de 2018. El creador de formatos como 'Aquí no hay quién viva' y 'Escenas de matrimonio' explicó a Roemmers que destinaría el dinero a pagar deudas con la Agencia Tributaria para que sus empresas salieran de la lista de morosos y pudieran volver a concurrir a licitaciones de RTVE y otros canales públicos. Además, sin los embargos, Moreno podría aportar sus activos a Dreamlight International Productions SL, la mercantil que él y Roemmers iban a constituir para rodar Resplandor y Tinieblas, una superproducción para televisión en torno a la vida de San Francisco de Asís.

El préstamo quedó sellado el 20 de abril de 2018 en un contrato privado al que ha tenido acceso El Confidencial. Por parte de Roemmers, firmó su representante legal en España, pero Moreno no usó intermediarios. Su rúbrica figura al final de la única página del pacto. Las condiciones eran extremadamente ventajosas para el ahora investigado. "Durante el plazo del préstamo, el capital prestado no devengará interés alguno", estipulaba el contrato. Además, aunque el capital debía ser devuelto por el productor en un plazo de cinco años, el documento abría la puerta a que "las partes, de mutuo acuerdo, antes de finalizar el plazo máximo de devolución estipulado", podían pactar "otras formas de amortización".

Foto:  Imagen: EC.

Segundo préstamo

Con todo, el préstamo le pareció insuficiente a Moreno en poco más de una semana. El 30 de abril 2018, persuadió de nuevo a Roemmers para que le concediera otro préstamo por valor de 1.250.000 euros que igualmente podría devolver en un plazo de cinco años y sin intereses. Al final de este segundo contrato privado, en poder también de este diario, aparece nuevamente la firma del representante legal del industrial argentino y la del propio Moreno como "parte prestataria".

El dinero de Roemmers empezó a llegar días después a las cuentas que tenía Moreno en el banco Santander. Ninguno de sus empleados, ni siquiera los de mayor confianza, tenían acceso a esos depósitos. Solo él conocía los saldos y movía el dinero mediante transferencias ordenadas desde su teléfono móvil.

Pese a lo que le contó a Roemmers, en realidad no usó sus préstamos para ponerse al corriente con la Agencia Tributaria. En 2018, una de sus empresas, Alba Adriática SL, había desaparecido de la lista de morosos porque sus saldos pendientes no superaban la barrera del millón de euros. Sin embargo, en los ejercicios siguientes, la mercantil volvió a la clasificación de Hacienda. En 2021, su deuda ascendía a 1.622.022 euros. También aparece en la tabla Kulteperalia SL, la sociedad propietaria de sus estudios de grabación de Moraleja de Enmedio (Madrid).

placeholder [Haga clic aquí para consultar el documento completo]
[Haga clic aquí para consultar el documento completo]

Una serie que no existe

Este incumplimiento no impidió a Moreno volver a embaucar a Roemmers para montar a medias Dreamlight International Productions SL y producir la serie sobre San Francisco de Asís. Su presunta víctima empezó aportando 12 millones de euros a la sociedad para financiar la serie, pero terminó poniendo un total de 35 millones ante las continuas demandas del empresario madrileño. Moreno se encargaba de dirigir el presupuesto del proyecto. Cuando se quedaba sin fondos para seguir rodando, llamaba a Roemmers y le pedía más dinero. En 2021, la participación de Roemmers en Dreamlight acabó aumentando hasta el 70%.

'Resplandor y tinieblas' debía haberse estrenado el pasado marzo, pero no hay ni un solo capítulo listo para ser emitido. Apenas hay algunas horas de grabación con escenas aisladas. Los investigadores sospechan que Moreno infló las facturas del rodaje para engañar a su socio y apropiarse del dinero de la serie para sufragar su elevado tren de vida. Su deuda con Roemmers ronda en estos momentos los 40 millones de euros, incluidos los dos préstamos de 3 millones.

José Luis Moreno convenció a su principal víctima, el empresario argentino Alejandro Guillermo Roemmers, para que le concediera dos préstamos por un total de 3 millones de euros en un plazo de solo 10 días. El productor de TV aseguró a Roemmers que usaría el dinero para saldar sus deudas con Hacienda, bancos y otros proveedores, y que se lo devolvería en un máximo de cinco años. Pero Moreno no solo no devolvió nunca ninguna parte de los créditos, sino que consiguió que Roemmers invirtiera otros 35 millones de euros en una sociedad conjunta para financiar una serie de televisión de la que no existe ni un solo capítulo.

José Luis Moreno Audiencia Nacional RTVE Préstamos Blanqueo Créditos
El redactor recomienda