Yolanda Díaz apuesta por el continuismo y descarta cambios en el grupo parlamentario
  1. España
RELEVO EN UNIDAS PODEMOS

Yolanda Díaz apuesta por el continuismo y descarta cambios en el grupo parlamentario

Más allá de la continuidad a nivel de organigrama, sí se prevé una ruptura en lo referente a la estrategia, forma de relacionarse con sus socios de gobierno e incluso prioridades políticas

placeholder Foto: La vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. (EFE)
La vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. (EFE)

Nueva hoja de ruta, diferente estilo, pero mismo organigrama. Yolanda Díaz optará por el continuismo a nivel orgánico en el grupo parlamentario de Unidas Podemos, descartando cambios tanto en las portavocías como en la dirección confederal. Se respetarán las decisiones internas ya tomadas, explican desde el entorno de la nueva líder el sector morado en el Gobierno de coalición, apuntando, eso sí, que su intención pasa por intensificar la comunicación y la coordinación con los responsables de las diferentes áreas. Esto no implica que Díaz no vaya a imprimir su propio estilo, sobre todo en lo que se refiere a posicionarse en contra del conflicto y priorizando el diálogo, así como revisar las prioridades políticas.

Precisamente, Díaz tiene pendiente de cerrar un encuentro con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para redefinir las relaciones entre los socios. Uno de los objetivos es "recuperar" los espacios de coordinación, indican estas mismas fuentes, tanto formales como informales. Espacios que dependerían de las urgencias políticas del momento o la salud de la coalición, adaptándose a la realidad y las necesidades marcadas por la actualidad. Pero siempre con visión "pragmática", incluso "feminizada", con la que se pretende rebajar tensiones y facilitar el acuerdo interno evitando el ruido hacia afuera.

"Máxima coordinación posible", se concluye desde el entorno de la vicepresidenta tercera, mirando tanto al Gobierno de coalición como a la relación entre la pata de Unidas Podemos en el Ejecutivo y la del Congreso. Desde que se materializó el relevo de Pablo Iglesias por Yolanda Díaz, las tensiones entre los socios han quedado prácticamente fuera de la esfera pública, si bien ayudados por una estrategia electoral en las elecciones de Madrid que, al contrario de las catalanas, pasa por evitar todo enfrentamiento entre las candidaturas de izquierdas.

Foto: La vicepresidenta tercera del Gobierno, Yolanda Díaz (d), junto a la vicepresidenta primera, Carmen Calvo (i), y la vicepresidenta segunda, Nadia Calviño. (EFE)

La única tensión se produjo a cuenta de la decisión de retirar la reforma 'dura' del CGPJ, aunque se trató más bien de una "confusión" que se atribuyó a una falta de coordinación. Lo que parecía el enésimo conflicto entre los socios de la coalición se abortó en apenas unos minutos. Tras la decisión de Justicia de enterrar definitivamente la reforma del sistema de elección del Consejo General del Poder Judicial, el presidente del grupo confederal, Jaume Asens, trasladó a los medios de comunicación en rueda de prensa que no estaba de acuerdo con retirar la propuesta de ley si no se planteaban alternativas.

"Si persiste la voluntad de bloqueo, tenemos que encontrar vías para solucionarlo. Nosotros estamos dispuestos a estudiar otros mecanismos alternativos, pero de momento no hay ninguno sobre la mesa y, hasta que no lo tengamos, no estamos de acuerdo en retirarla", argumentó desde el Congreso. Instantes después, se matizaban estas palabras desde el grupo confederal, para evitar que se interpretasen como un nuevo pulso con los socialistas, y finalmente se daba cuenta de que Unidas Podemos retiraría la firma de la propuesta registrada junto a sus socios el pasado mes de octubre. Desde el entorno de Díaz, se insistía horas después en la intención de atender la petición de Justicia, aunque asociando el cambio de criterio a una "decisión colectiva".

En Unidas Podemos, se asume que el liderazgo de Díaz será radicalmente distinto al de Iglesias

Más allá de la continuidad con respecto al organigrama en lo que resta de legislatura, sí se prevé una ruptura en lo referente a la estrategia, forma de relacionarse con sus socios de gobierno e incluso cambios en términos de calendario y prioridades programáticas. En Unidas Podemos, se asume que el liderazgo de Díaz será radicalmente distinto al de Iglesias. Como ya se está demostrando, más pragmático, aunque igualmente firme a la hora de exigir cumplimientos de programa. Su intención es "feminizar" la política.

El propio Pablo Iglesias se explayaba este fin de semana, a través de una entrevista casi monográfica sobre el feminismo con el diario italiano 'Il Corriere della Sera', asegurando que "las organizaciones políticas, económicas o gobiernos dirigidos por mujeres logran aportar una sensibilidad humana que hace funcionar mejor toda la estructura. Sin idealizarlo como solución universal, el feminismo es la clave para las próximas transformaciones sociales". Recalcaba asimismo que el feminismo es "más transversal socialmente que el movimiento obrero". En la misma entrevista, admitía que su figura "está gastada" y que "está claro que Yolanda aporta más votos que yo a nuestro proyecto".

Foto: Pablo Iglesias en Vallecas. (Ana Beltrán) Opinión

El continuismo a nivel orgánico coincide con la pretensión de Yolanda Díaz de mantener la incógnita de si liderará el espacio de Unidas Podemos después de que Pablo Iglesias la situase como la próxima candidata para unas elecciones generales. Tanto en público como en privado, la vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo insiste en que no ha tomado esta decisión porque no quiere distraerse de sus responsabilidades de gobierno. Con todo, sí avanza que su objetivo pasa por "ensanchar" el espacio político a la izquierda del PSOE.

La ministra de Trabajo milita en el PCE y no tiene previsto darse de baja para integrarse en Podemos. Su participación orgánica se limitará así a Unidas Podemos, que es la marca electoral que aglutina a Podemos, IU, En Comú Podem, Galicia en Común y PCE. De ahí la relevancia de las pistas que da al referirse a "ensanchar" este espacio, sobre todo cuando voces relevantes que lo han conformado coinciden en la necesidad de caminar hacia "una izquierda más abierta, que vaya más allá de IU y Podemos". Ese será el gran desafío de Díaz, si finalmente decide dar el paso de liderar no solo el sector morado en el Gobierno, sino también el espacio a la izquierda del PSOE de cara al futuro.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Yolanda Díaz
El redactor recomienda